De lágrimas de miedo a lágrimas de alegría

 

Cuando un niño huye de su hogar en un conflicto armado lo deja todo atrás, menos sus recuerdos. La violencia y los abusos vividos les atormentarán para siempre. Necesitamos crear un Espacio Seguro para los niños que viven en el campo de refugiados de Juba, en Sudán del Sur. Allí les ayudaremos a superar las secuelas psicológicas que sufren y podrán recuperar su infancia.

A día de hoy, con la ayuda de nuestros socios y donantes, ya hemos ayudado a cientos de niños en los Espacios Seguros construidos en distintas zonas afectadas por emergencias. Sabemos que funcionan, que los niños superan los horrores de la guerra, que vuelven a sonreír tras el desamparo, que tras haber abandonado su hogar -a menudo solos-, vuelven a tener a alguien en quien confiar. Los monitores que les atienden son personas locales, les ofrecen su confianza, les ayudan a expresarse, a jugar y les hacen sentirse a salvo.

Los niños de Sudán nos están esperando y necesitan tu ayuda. Con una donación:

- de 15€ les entregamos juguetes

- de 40€ tienen acceso a un pack sanitario de cuidados básicos

- de 120€ alimentamos a un niño y su familia durante un mes

Podemos ayudarles a superar esta situación y devolverles la sonrisa. Por favor, haz una donación ahora.