Cómo funciona el apadrinamiento

Descubre cómo funciona el apadrinamiento y qué implica apadrinar a un niño con World Vision 

- Las donaciones de los padrinos se destinan a las actividades de nuestros programas de desarrollo con el que financiamos los proyectos de desarrollo, que benefician tanto a los niños como a sus familias y, en general, a todas las poblaciones de una misma región.

- Estos fondos nos permiten actuar de una forma solidaria y llevar ayuda humanitaria a todas las familias y niños por igual.

- En cada país las necesidades son diferentes, pero siempre realizamos actividades en áreas fundamentales: educación, nutrición, salud, incremento de los ingresos familiares (a través de la agricultura, por ejemplo) y capacitación de las comunidades.

- Las familias de los niños conocen el funcionamiento del apadrinamiento y se involucran de forma activa: cuando toman las fotos de los niños, en la correspondencia con los padrinos y en las actividades de los proyectos.

- A los padrinos en España les informamos tanto del progreso particular del niño o niña que apadrinan como del proyecto de desarrollo que se realiza en la población del niño.

Los programas de apadrinamiento van unidos a proyectos de desarrollo que, por sus características, son una forma efectiva de lucha contra la pobreza:

a. Abarcan zonas geográficas: así son más las familias que se benefician y se utilizan de forma más eficiente los recursos. Por ejemplo, la construcción de una escuela beneficia a niños de diferentes aldeas.

b. Es un proceso a largo plazo: no se trata de ayudas puntuales, si no de procesos duraderos, que realmente logran cambios significativos. Por ejemplo: no sólo se construyen escuelas, también se mejora la formación de los profesores, se sensibiliza a los padres sobre la importancia de la educación de sus hijos, etc.

c. Las familias participan en todas las actividades, toman decisiones ,y lo más importante: con el tiempo la ayuda se convierte en autoayuda.

El apadrinamiento es una forma de solidaridad de doble vía: porque a través del lazo que los padrinos construyen con sus niños apadrinados, se acercan a otras realidades y se sensibilizan sobre las causas de la pobreza.