Más cosechas, más ingresos

Más cosechas, más ingresos

Julio, su esposa Judit y sus cuatro hijas viven en el municipio de Bobonaro en Timor- Leste. El fenómeno del Niño de 2015-2016 afectó severamente a la familia de Julio, y muchas otras, causando cosechas fallidas y por tanto escasez de alimentos. Parece que la vida de Julio ha cambiado y las cosas empiezan a ir mejor, os contamos su historia. 

"En el pasado, antes de involucrarme en el proyecto World Vision, tenía poco o incluso cero ingresos mensuales", dijo. La nutrición se veía altamente afectada por esta situación. "Nos resultó difícil comer alimentos nutritivos, así que solo comíamos hojas de calabaza y papaya. No había otra variedad de alimentos ", explica su hija Sandra, de 13 años.
 
El proyecto de respuesta y resiliencia que llevamos a cabo en Bobonaro tiene como objetivo ayudar a familias como Julio a ser más resilientes ante eventos como El Niño, mejorar la seguridad alimentaria, la gestión del agua y los medios de vida sostenibles. A través del proyecto, Julio aprendió cómo plantar árboles, administrar viveros y cultivar y vender vegetales nutritivos. Además, como líder del grupo de agricultores, compartió este conocimiento con los otros miembros del grupo.
 
"Ahora estamos plantando más camote amarillo, moringa, melón y frijol mungo. Estos nos proporcionarán ingresos adicionales este año ", dijo. Su grupo de agricultores ahora también cultiva caoba, fruta de pan, papaya, berenjena, tomate, tamarindo dulce, camote anaranjado y maíz. "Nuestro grupo ha vendido verduras al mercado de Balibo y en todo el pueblo. El grupo ganó USD $ 1,400 en 2017. Hasta ahora en 2018, nuestro grupo ha cosechado más de 1,000kg de frijol mungo. Por lo tanto, los ingresos del grupo han alcanzado entre USD $ 1,000 y USD $ 1,500 durante los últimos dos meses [de marzo a abril] ", nos explica Julio.

Un impacto que cambia la vida

"Siento que hay un cambio significativo en la vida de mi familia porque tenemos suficientes ingresos después de involucrarnos en este proyecto", dijo Judit, la esposa de Julio. "He estado cocinando comidas altamente nutritivas para mis hijos, usando comida local de mi propia granja", dijo. "Ahora tengo suficientes ingresos para garantizar una vida decente para mi familia", dijo Julio. Él y Judit cultivarán más cultivos para aumentar sus ingresos, de modo que sus hijas puedan ir a la universidad.