¡Regina vence la tuberculosis!

¡Regina vence la tuberculosis!

Regina, de 10 años, respiró hondo, sonrió y luego corrió tan rápido como pudo a través de la clínica en Port Moresby, Papúa Nueva Guinea. Ella todavía estaba sonriendo cuando llegó a su meta. Regina se detuvo y regresó al punto de partida.

"Me gusta correr", dijo Regina radiante. "En la escuela, siempre soy la primera en las carreras", nos explica. Hace siete meses, Regina y su madre, Ellis, de 27 años, fueron diagnosticadas con tuberculosis y apenas podían salir de su casa, incluso de sus camas.

"Cuando estaba enferma, me sentía débil y dormía mucho, no podía comer y no podía ir a la escuela", recordó Regina. En Papúa Nueva Guinea, aproximadamente dos de cada 10 personas con tuberculosis son niños que a menudo contraen la enfermedad de un adulto infectado que vive en la misma casa. En el asentamiento donde vive Regina y su familia, el acceso a las instalaciones de agua y saneamiento es un problema que contribuye a la propagación de enfermedades como la tuberculosis. Regina y su madre fueron inmediatamente puestas a tratamiento que implicaba tomar antibióticos todos los días durante seis meses bajo la supervisión de un voluntario sanitario.

Regina y su madre, Ellis, acudirían al centro de salud para obtener su medicación diaria. Tomar medicamentos diariamente es la única forma de curar la tuberculosis. Con el apoyo de voluntarios de la comunidad, Regina tomó su medicina, sin falta, durante seis meses y ahora está curada.  "Todos los días, alrededor de las seis en punto, Regina y yo caminábamos al centro y tomábamos nuestra medicina para la tuberculosis", dijo Ellis, la madre de Regina. “Realmente ayudó que el sitio estuviera cerca de nuestra casa y del mercado. Podía continuar con mis tareas habituales y Regina podría ir a la escuela después de tomar su medicamento", dijo Ellis. "A veces el personal de World Vision también vendían a nuestra casa para ver cómo estábamos", agregó.

El centro de salud al que asistieron Regina y su madre es uno de los nueve sitios en Port Moresby, administrado por World Vision y la Oficina de Salud del Distrito Capital Nacional, con el apoyo del Gobierno de Australia. World Vision ha puesto en marcha otros cinco sitios de tratamiento en Daru, Provincia Occidental, en estrecha colaboración con el Instituto Burnett, el Hospital General de Daru y la Oficina Provincial de Salud de Daru. Daur es el punto caliente del país para la tuberculosis farmacorresistente. Estos centros de tratamiento se establecieron para hacer que los servicios contra la tuberculosis sean más accesibles para las comunidades.

En Papúa Nueva Guinea, alrededor del 20 por ciento de las personas diagnosticadas con tuberculosis no completan su tratamiento. Un régimen de tratamiento básico involucra muchos meses de ingesta diaria de antibióticos para matar la bacteria. Las personas comienzan a sentirse bien unas semanas después de comenzar su tratamiento y, a menudo, dejan de tomar sus medicamentos pensando que están curados. La falta de conocimiento sobre la tuberculosis y la falta de orientación y apoyo son algunas de las razones principales por las que las personas abandonan el tratamiento.

 

Seis meses después de comenzar el tratamiento, se descubrió que Regina y su madre estaban curadas.

La asignatura favorita de Regina es el inglés. “Todos los días, cuando llegaba a casa de la escuela, le enseñaba a Joseph, mi hermano, lo que aprendía en clase. También practico mi inglés con mamá y papá ", dijo Regina. Regina y Ellis han detenido la propagación de la tuberculosis en su familia. El hermano de Regina, Joseph, de tres años, está feliz y libre de tuberculosis.

"Todos queremos que nuestros pacientes se recuperen", dijo Ronnie Kirokei, supervisor de tratamiento de World Vision. "Historias de éxito como las de Regina y Ellis nos motivan a esforzarnos más y trabajar para apoyar a nuestros pacientes. Me da mucha alegría ver a Regina y a su mamá felices y bien", agregó.