Su trabajo está acabando con su futuro

Hoy en día, más de 150 millones de niños son víctimas del trabajo infantil. 

El trabajo infantil impide a los niños disfrutar de su infancia y recibir una educación, afectando a su salud física y mental. Actualmente, los conflictos, guerras y las crisis migratorias han provocado un aumento del trabajo infantil entre los niños refugiados, desplazados internos y otras poblaciones vulnerables, especialmente en Oriente Medio, Asia y norte de África.

Kanya es una niña de 12 años que vive en Agra, India, donde cose zapatos durante largas jornadas junto a su madre y dos hermanas mayores. "Hace calor en el verano y trabajar durante largas horas bajo con este calor es muy agotador", nos cuenta Kanya. “Me duelen las manos porque el cuero es difícil de perforar. Es aún más difícil porque tengo que tener cuidado al usar la aguja para coser, me he pinchado muchas veces y es muy doloroso.”

Miles de niños en la región no tienen otra opción al trabajo infantil, especialmente los niños refugiados y desplazados que se ven obligados a sacrificar su infancia por la venta ambulante en la calle, matrimonios precoces, explotación sexual o reclutamiento por parte de grupos armados.

El padre y el hermano mayor de Kanya trabajan en una fábrica de zapatos cercana, mientras que su madre, sus dos hermanas mayores y ella, trabajan en casa, haciendo zapatos. La familia enfrentó problemas financieros y sus padres decidieron que Kanya también debía ayudar a hacer zapatos para poder ganar más. Estaba en quinto grado cuando dejó de ir a la escuela. “Hace un año que dejé la escuela y comencé a trabajar en casa” dice Kanya y añade: “Me gustaba la escuela. La lectura siempre me hacía feliz, pero desde que mi madre me sacó de la escuela para trabajar en casa, no he vuelto.

Ella es uno de los 64 millones de niñas que están trabajando en el mundo mientras lees esto.

En World Vision trabajamos para proteger a los niños en los lugares más peligrosos del mundo: naciones que han sufrido catástrofes naturales, emergencias, países en conflicto y regiones con índices de mortalidad infantil extremadamente altos. En este tipo de contextos los niños son mucho más vulnerables a cualquier tipo de abuso infantil: ablación, matrimonios tempranos, explotación infantil -desde violaciones hasta tráfico y prostitución-, o el reclutamiento de niños soldado.

Millones de niños son víctimas de trabajo infantil y tú puedes hacer que esto pare.