Nuestro trabajo

Nuestra meta, es decir, el objetivo de nuestro trabajo es construir un mundo en el que todos los niños tengan la misma oportunidad de vivir su vida en plenitud; un mundo donde se les ama, se les protege y se les cuide. Un mundo en el que puedan disfrutar de una buena salud y una educación de calidad. En el que puedan vivir sin miedo ni violencia.

Para que esto sea una realidad, trabajamos junto a las comunidades en cerca de 100 países para lograr un cambio a largo plazo que perdure en el tiempo; somos la voz de millones de niños para que se les tengan en cuenta en las tomas de decisiones y respondemos lo más rápidamente posible a las emergencias que afectan a más de 250 millones de personas en todo el mundo cada año.

Para esto nos centramos en tres áreas clave: programas de desarrollo, ayuda humanitaria y promoción de la justicia. Te lo explicamos con más detalle.

Lucha contra la pobreza

A través de programas de desarrollo a largo plazo y sostenibles, trabajamos con las comunidades para que su lucha contra la pobreza dé resultados concretos que se mantengan en el tiempo.  Las familias participan en todo el proceso, de modo que van aprendiendo y con el tiempo, la ayuda se convierta en autoayuda. Nuestros programas tienen una duración de entre 10 y 15 años.

Salvando vidas durante emergencias

En situaciones de emergencia, como pueden ser las crisis de alimentos, los desastres naturales o los conflictos armados, llevamos a cabo tareas de ayuda humanitaria y, según sea el grado de necesidad, nos quedamos después de la fase de recuperación o rehabilitación. En 2014 atendimos 132 emergencias en todo el mundo.

Promoción de la justicia

A la vez que llevamos a cabo programas de desarrollo y de ayuda humanitaria, realizamos acciones de sensibilización y de promoción de la justicia. Porque, además de llevar ayuda directa, es fundamental trabajar para que los gobiernos cambien las leyes que pueden mejorar la calidad de vida de millones de niños y solicitar a los políticos que incluyan medidas de protección o de ayudas específicas y de promoción de la justicia para dar voz a aquellos que no la tiene.