Apadrinar un niño merece la pena: Theary cumple sus sueños gracias al apoyo de su padrino

Theary tiene 18 años y vive junto a sus dos hermanas y sus padres en Kampong, Camboya. Theary es una adolescente muy especial por su constancia, trabajo y esfuerzo para conseguir tener un futuro mejor. Ha alcanzado ya muchos sueños en la vida pero, sin duda, no lo hubiese logrado si no hubiese contado con la ayuda de su padrino. Al apadrinar un niño estás ofreciendo a niñas como Theary la posibilidad de seguir estudiando, cumplir sus sueños y tener un futuro mejor.

Theary fue apadrinada cuando estaba en cuarto grado de la escuela de su comunidad. Ella nos cuenta cómo antes de ser apadrinada tenía que ir andando a la escuela, a veces tenía que caminar alrededor de dos a tres kilómetros desde su casa. Una de las acciones que desde World Vision llevamos a cabo para apoyar la educación de los niños es la entrega de bicicletas para que no tengan que caminar tantos kilómetros. Theary recuerda perfectamente la bicicleta que recibió porque le ayudó a seguir acudiendo a la escuela. Además de estudiar, ayudaba a sus padres en casa, y empleaba el poco tiempo que le sobraba en recoger fruta para venderla y con esos ingresos comprar material escolar.Este año, Theary entró en el grado 11 de la escuela de Kampong. Ahora, trabaja como recepcionista para ayudar a su familia y ayuda como profesora de inglés en una escuela privada de idiomas e informática de la zona. Al apadrinar un niño le estás apoyando en su educación para que pueda tener una profesión y un futuro mejor. Te animamos a que te informes de cómo apadrinar un niño