Creación de una línea nacional de ayuda infantil

En Mongolia, más de 1 de cada 3 niños sufrían violencia en su propia casa. Para responder a esta situación y en línea con una de las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, World Vision Mongolia, Mobicom Corporation (un gran operador nacional de telefonía móvil) y el Gobierno de Mongolia, en 2014, se unieron para crear la primera línea nacional gratuita de ayuda infantil que prestaría atención permanente.

En España ya conocemos el uso y funcionameinto de este tipo de línea teléfonica al que se puede llamar para hacer cualquier tipo de denuncia o ayuda. Sin embargo, en Mongolia ha resultado ser una gran novedad la creación por parte de World Vision de esta primera línea teléfónica nacional de ayuda infantil. 

Mobicom hizo un aporte fundamental a esta alianza gracias a sus productos y conocimientos básicos, ya que fue el que proveyó el hardware y el software para registrar, rastrear y guardar todas las llamadas y quien brindó el uso gratuito de sus servidores y capacitación para los asesores que atenderían las llamadas.

Una linea para proteger a los niños frente a los abusos

Gracias a esta asociación multisectorial, ahora los niños pueden comunicarse con la línea de ayuda, sin cargo, desde cualquier lugar, en cualquier momento, para denunciar los abusos. La línea de ayuda brinda atención de urgencias, apoyo psicosocial y asesoramiento para niños, padres y el público en general. La línea ha tenido tanto éxito que el Gobierno se ha comprometido a seguir adelante con el servicio. Durante los primeros tres años de funcionamiento, se recibieron casi 400.000 llamadas (cientos de llamadas por día). Se brindó asesoramiento, y los casos fueron derivados a las autoridades pertinentes.

Además, la base de datos que se generó a partir de la línea de ayuda se ha convertido en una fuente invalorable de pruebas para las tareas de promoción en aras de mejorar la legislación de protección infantil y la prestación de servicios en el país. En 2017, el Gobierno de Mongolia aumentó el presupuesto para que la línea de ayuda, además de prestar el servicio de denuncia y derivación, incluyera un servicio de hospedaje provisional en albergues para casos de emergencia.

En su presentación, el entonces Primer Ministro mongol Norovyn Altankhuyag calificó la línea de ayuda infantil como «un paso importante que ha dado el país al servicio de los derechos y la protección de los niños.» También felicitó a World Vision Mongolia por ser la primera organización no gubernamental (ONG) internacional en unir el sector privado, el Gobierno y la sociedad en un proyecto conjunto para mejorar el bienestar de los niños.