Erupción volcánica en Guatemala

Erupción volcánica en Guatemala

Gracias a la presencia de World Vision en el país, estamos  monitoreando desde el primer momento las aldeas afectadas y los programas de desarrollo en los que trabajamos en la zona para asegurar el bienestar y la protección de los niños. La súbita erupción obligó a centenares de familias a huir de sus hogares, y muchos niños y niñas se separaron de sus padres o de sus cuidadores en el proceso. Ellos son nuestra prioridad. 

Estamos conmocionados y entristecidos por la repentina actividad volcánica que ha afectado a más de 1,7 millones de personas en Guatemala y se ha cobrado la vida de al menos 69 personas y 3.721 han tenido que abandonar sus hogares, la mayoría de ellas niños. Se estima que este número de víctimas aumente en las próximas horas, ya que la erupción ha afectado a aldeas enteras con flujos de lava y nubes de material piroclástico.

Las nubes de ceniza y humo han cubierto cientos de kilómetros afectando a los cultivos, proyectos agrícolas, turismo e incluso vuelos locales e internacionales. Los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, ubicados en la región central del país fueron declarados en alerta roja, mientras que el resto del territorio nacional está en alerta naranja, según los informes oficiales.

En este momento estamos respaldando las acciones gubernamentales para llevar a cabo el plan nacional de respuesta a emergencias y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para aliviar el dolor de aquellos que han perdido sus posesiones, pero especialmente aquellos que han perdido a sus seres queridos.

La respuesta de World Vision a esta emergencia está siguiendo estos principios:

  • Aunque no se han visto afectadas directamente monitoreamos la situación de las comunidades en las que trabajamos a través de nuestros proyectos de desarrollo. 
  • Evaluación de daños y análisis de necesidades -EDAN- en el ámbito de las comunidades de San Pedro Yepocapa, Departamento de Chimaltenango.
  • Coordinación con el gobierno municipal y local, con el Coordinador Nacional de Reducción de Desastres, el Equipo Humanitario en el País -EHP- el sector privado, y otras ONG
  • Coordinación y apoyo en los refugios autorizados, con enfoque principal en el cuidado de niños.
  • Implementación de Centros Seguros para Niños que fueron evacuados.
  • Coordinación de la entrega de ayuda humanitaria (agua, higiene, vestimenta, medicina y ayuda psicosocial) en los espacios seguros habilitados en los refugios.
  • Formación de voluntarios para la entrega de ayuda humanitaria.