Personas hacen fila detrás de un niño vestido con camuflaje del ejército y una boina en Sudán del Sur

No más niños soldados

Cómo trabaja World Vision para poner fin al reclutamiento de niños soldados

Los niños están siendo explotados

El reclutamiento y uso de niños soldados roba el futuro de los niños. Es una de las violaciones más graves de los derechos del niño.

Actualmente, grupos armados de todo el mundo utilizan a decenas de miles de niñas y niños como niños soldados, como espías, mensajeros, en combate armado o como "mujeres" de combatientes. Los horrores del conflicto armado dejan efectos físicos y psicológicos duraderos, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y cambios graves de personalidad, especialmente cuando los niños también han recibido drogas.

World Vision trabaja para evitar que los niños sean reclutados en grupos armados fortaleciendo los sistemas de protección infantil, promoviendo la consolidación de la paz y aumentando el acceso a la educación y las oportunidades laborales para comunidades enteras.

Con tu apoyo, trabajamos con gobiernos, grupos de la sociedad civil, otras ONG y organizaciones comunitarias, utilizando nuestra experiencia y conocimientos para proteger mejor a los niños y niñas.

Prevenir el reclutamiento de niños soldados

Adoptamos un enfoque holístico para prevenir el reclutamiento, abordando las causas fundamentales de la violencia contra los niños. Fortalecemos el entorno de protección y desarrollamos la capacidad de los niños para protegerse contra la tentación de los reclutadores de niños soldados.

También apoyamos a quienes han sido previamente reclutados para recuperarse e intentar reintegrarse a la sociedad.

Nuestra fe nos ayuda a establecer conexiones con los líderes religiosos locales, que a menudo se mencionan como un recurso clave para disuadir a los niños y niñas de unirse a las fuerzas armadas y los grupos armados.

Evita el reclutamiento hoy, ayuda a un niño o niña de por vida.

A pesar de ser de vital importancia, la protección infantil es el segundo sector humanitario menos financiado a nivel mundial. Apoya a World Vision para abordar las causas fundamentales del reclutamiento de niños soldados y a mantenerlos seguros.

La escala del problema

 

Juntos podemos acabar con la práctica de los niños soldados

Descubre más sobre nuestro trabajo

  • Los niños soldados son niños menores de 18 años que se utilizan con fines militares. Según la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y el derecho internacional de los derechos humanos, ningún niño menor de 18 años puede ser reclutado para las fuerzas armadas (gobierno militar) o grupos rebeldes armados (milicias y pandillas).

    El término "niño soldado" abarca una amplia gama de funciones en las que se utiliza a niños y niñas en los conflictos militares. Independientemente de la responsabilidad, cada función tiene efectos negativos a largo plazo en el niño.

  • Aunque los niños soldados a menudo son reclutados por la fuerza, en realidad no es la forma más común en que los niños se involucran en conflictos armados. Por lo general, son las circunstancias desesperadas, que conducen a la falta de otras opciones, a menudo unidas a la coerción, las que conducen al reclutamiento de niños soldados. Es por eso que World Vision trabaja para abordar las causas fundamentales del problema de los niños soldados.

    Estas causas fundamentales incluyen:

    Falta de oportunidades educativas y laborales: en zonas de conflicto armado, las personas pueden encontrarse en campos de refugiados o en otros asentamientos informales donde las oportunidades de educación e ingresos son muy limitadas. En este caso, unirse a un grupo armado se convierte en una estrategia de empleo o supervivencia.

    Pobreza y falta de necesidades básicas: este es un elemento motivador común. Cuando la comida y los recursos escasean, la oferta de una cama caliente y comida disponible es difícil de resistir. La pobreza es también una de las causas fundamentales de que las niñas se conviertan en niñas soldados, donde a menudo son explotadas sexualmente como "mujeres" o se convierten en espías.

    Falta de relaciones familiares o sentido de pertenencia: en tiempos de incertidumbre o desplazamiento debido a conflictos armados, los niños a menudo abandonan la escuela, sus hogares, aldeas e incluso países, lo que genera una sensación de aislamiento. Cuando esto sucede, los niños pueden experimentar una pérdida de identidad personal, y convertirse en niños soldados les da un sentido de identidad en el sentido de que ahora pertenecen a una comunidad, aunque estén equivocados.

    Inseguridad y desplazamiento continuos: durante tiempos de violencia prolongada, cuando las familias son desplazadas internamente o tienen que cruzar fronteras como refugiados, sus vidas se vuelven caóticas y perturbadoras. Este caos puede resultar en la separación entre los miembros de la familia, incluidos los hijos de sus padres. Esta separación deja a los niños sin ningún medio de seguridad o protección, por lo que eligen convertirse en niños soldados como una forma de protección.

  • Si bien los efectos físicos de ser un niño soldado son variados, los horrores del conflicto armado dejan efectos psicológicos duraderos. Cuando los niños están expuestos repetidamente a estrés traumático durante el desarrollo, los deja con mala salud física y mental, sobre todo trastorno de estrés postraumático (TEPT) y cambios severos de personalidad. En algunos casos, los niños pueden verse obligados a tomar drogas que pueden cambiar el carácter del niño y afectar negativamente su personalidad. También hay casos alarmantes de mutilación física, sin embargo, el principal daño es psicológico.

    Las consecuencias también van más allá del simple niño reclutado. Otros niños se convierten en víctimas de la violencia del grupo armado y el ciclo del trauma continúa.

  • El reclutamiento y la utilización de niños como actores armados se identifica como una de las seis violaciones graves de los derechos del niño según el derecho internacional, ya que la práctica es un atentado a la seguridad, dignidad y desarrollo saludable de los niños. A pesar de esto, hay al menos 18 conflictos en todo el mundo en los que los niños han participado en hostilidades desde 2016.

    La ONU ha identificado 14 países donde los niños han sido ampliamente utilizados como soldados. Estos países son Afganistán, Colombia, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Irak, Malí, Myanmar, Nigeria, Filipinas, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen.