El propósito que sí se cumple