Un niño en Venezuela se sienta en el frente de un cementerio, mirando a la cámara y vistiendo una camiseta roja.
11 marzo 2020

Coronavirus: luchando para detenerlo

Tom Davis de World Vision habla sobre cómo protegemos a las familias vulnerables

El líder mundial de salud y nutrición de World Vision, Tom Davis, explica cómo, en medio de una emergencia médica, nuestros equipos están protegiendo a las familias vulnerables al brindarles asistencia médica vital y ayudar a combatir la desinformación y el miedo.

A medida que aumenta el número de personas que reciben tratamiento por el nuevo coronavirus (COVID-19) en todo el mundo, todos estamos atentos a las actualizaciones y la nueva información. ¿Cómo nos protegemos a nosotros mismos y a los demás? Y cuando en ocasiones la información, la desinformación y los rumores se difunden más rápido que el propio virus, ¿en quién podemos confiar?

No es diferente en los países donde trabajamos, donde los niños y sus comunidades ya se enfrentan a muchos desafíos complejos, donde los sistemas de salud y comunicaciones están muy lejos de lo que tenemos en casa.

Cómo ayuda nuestra historia

En la última década, World Vision ha estado en primera línea combatiendo el impacto devastador y debilitante del Ébola en África Occidental y la República Democrática del Congo, la pandemia mundial H1N1 y el Zika en América Latina. A nivel mundial, nuestros equipos tienen una vasta experiencia en ayudar a las comunidades a prepararse y responder a los brotes de virus.

Afortunadamente, algo bueno puede surgir de tal tragedia. Con cada enfermedad mortal, organizaciones como la nuestra han aprendido lecciones importantes sobre la respuesta epidémica. Responder al coronavirus requerirá el mismo tipo de experiencia.

En China, donde comenzó el brote, estamos ayudando a contener el virus que ya ha infectado a más de 80.000 personas y ha provocado más de 3.000 muertes. Hemos distribuido equipos médicos a hospitales, hemos entregado 400.000 mascarillas y miles de botellas de desinfectante y nos hemos asegurado de que 1.700 profesionales médicos tengan ropa protectora. También hemos proporcionado a 50.000 familias paquetes de higiene que incluyen desinfectantes de manos, jabón, pañuelos de papel y termómetros.

Este es un trabajo difícil las veinticuatro horas del día. La gran mayoría de los miembros de nuestro personal provienen de las comunidades donde trabajamos, por lo que mis compañeros no solo están ayudando a extraños que sufren. Los hombres, mujeres y niños afectados por brotes de enfermedades suelen ser amigos, vecinos, colegas y familiares.

Limitar la propagación del coronavirus es fundamental, porque aquellos que ya padecen problemas de salud crónicos o que son ancianos están especialmente en riesgo. La enfermedad puede causar síntomas respiratorios graves y la muerte, y aún queda mucho por aprender.

Apoya nuestro trabajo vital COVID-19

Con tu ayuda, más familias se beneficiarán de nuestra experiencia.

El impacto del COVID-19 en los niños

World Vision está especialmente preocupado por la propagación del coronavirus en las personas que viven en países más pobres que carecen de hospitales y personal médico, tienen sistemas de salud débiles y no tienen los medios para monitorizar de manera efectiva la transmisión y tratar a la gran cantidad de personas que enferman. En estos contextos, el virus podría propagarse a través de áreas urbanas abarrotadas, campamentos de refugiados y comunidades rurales donde a menudo hay pocos médicos. Además, estudios sobre epidemias pasadas como el ébola han descubierto que muchos niños pueden morir cuando los servicios de salud de rutina críticos para los niños (por ejemplo, pruebas y tratamiento para la malaria) se ven interrumpidos a medida que el personal de salud se concentra en la afluencia de casos provocados por una epidemia.

Si bien la mayoría de los casos y las muertes por coronavirus parecen en este momento ser adultos, eso no significa que los niños no estén en riesgo. Los padres y, en particular, los abuelos suelen ser importantes cuidadores de los niños pequeños. Cuando los miembros de la familia están enfermos y no pueden trabajar o poner comida en la mesa, los niños corren un mayor riesgo de desnutrición, diarrea y otras enfermedades mortales. Si mueren, se puede dejar que los niños se las arreglen solos y se vuelvan vulnerables a la violencia, el abuso y la explotación.

Por eso es fundamental que los países con economías y sistemas sanitarios sólidos, como el España, ayuden a los que no lo tienen. 

Dos niños de Venezuela miran a la cámara y sonríen, con unos escombros y un gran cubo de basura a su alrededor

Fe en acción

Entonces, ¿cómo apoya World Vision a los niños vulnerables y sus comunidades para hacer frente a esta amenaza? Además de promover comportamientos preventivos y proporcionar equipos médicos a las instalaciones de salud, así como ofrecer apoyo práctico a las familias, un enfoque clave para World Vision en todo el mundo ha sido asociarse con líderes en quienes las comunidades confían. Hemos visto que la participación de la comunidad a través de líderes de confianza puede ser fundamental para frenar la propagación de enfermedades como el coronavirus.

Nuestra experiencia nos dice que en muchas partes del mundo, las personas confían más en sus líderes religiosos. Pero los pastores, sacerdotes e imanes están entrenados en teología, no en medicina. Entonces, mientras la gente los escucha, necesitan saber que están brindando la información correcta a las personas adecuadas en el momento adecuado.

Ahí es cuando llegan a World Vision. Como organización cristiana, ya tenemos vínculos profundos y entendimiento mutuo con comunidades de diversas religiones en todo el mundo. Y como reconocidos expertos en salud infantil, especialmente en lugares con sistemas de salud más débiles, nuestros socios saben que damos buenos consejos.

En 34 países, trabajamos en estrecha colaboración con líderes religiosos en muchas comunidades, como parte de nuestro programa Channels of Hope. Diseñado para equipar a los líderes para educar y trabajar con sus comunidades en temas de género, protección infantil y salud, Channels of Hope ha ayudado recientemente a las comunidades a protegerse contra otras epidemias peligrosas, como la del ébola.

Durante el brote más reciente de ébola en la República Democrática del Congo, la capacitación apoyada ayudó a los líderes religiosos locales a enseñar a sus congregaciones a protegerse, reconocer los síntomas y saber qué medidas tomar, y no tomar.

Channels of Hope ha marcado una diferencia significativa en nuestra comunidad

Líderes religiosos de todo el mundo

Todos hemos escuchado sobre la importancia del lavado de manos regular y completo para matar el coronavirus y detener su propagación. Pero, ¿cómo se transmite ese mensaje en lugares donde el agua potable es escasa y los puntos de lavado de manos son escasos? En algunas comunidades vulnerables, se han establecido puntos centrales para lavarse las manos en lugares de reunión y los líderes religiosos locales están utilizando su posición única para promoverlos.

En comunidades de todo el mundo, los líderes religiosos están utilizando su capacitación de Channels of Hope para ayudar a la población local a prepararse para el coronavirus:

  • En Taiwán, los líderes de la iglesia están compartiendo la información y la guía más recientes como parte de sus sermones dominicales. La buena información, de fuentes de confianza, está ayudando a reducir los conceptos erróneos y el miedo en sus comunidades.
  • En Sierra Leona, los líderes religiosos están utilizando el conocimiento que recibieron durante el brote de ébola allí, para dirigir capacitaciones sobre lavado de manos y control de infecciones en sus comunidades.
  • Los líderes religiosos de alto nivel en Uganda lo están llevando más allá, trabajando con los líderes locales y del condado para ayudar a preparar planes de acción. Y sus Equipos de Acción de Esperanza Comunitaria están hablando directamente con la gente, ayudando a aliviar el miedo y corregir conceptos erróneos.

Aquí en España, apoyamos a nuestros compañeros de todo el mundo y estamos orando. Si puedes, únete a nosotros para orar:

  • Para los niños, en todas partes: que continuarán protegiéndolos de esta enfermedad y que se calmará cualquier ansiedad que sientan, y que no se suspenderán otros servicios de salud que necesitan desesperadamente.
  • Para los líderes religiosos: bríndales la confianza para compartir mensajes positivos de salud preventiva y conozcan la mejor manera de apoyar a sus comunidades.
  • Para los profesionales de la salud: dales fuerza y paciencia, protégelos de esta enfermedad para que puedan cuidar bien a las personas a su cargo.
  • Que este brote será manejado responsablemente por las autoridades en todas partes y que terminará más pronto que tarde.

Aprende más