Janet, de 16 años, escapó del matrimonio infantil y está feliz de estar en la escuela ahora
24 de agosto de 2021 Minutos de lectura

Janet, ante el matrimonio infantil,

lucha por su educación en Uganda

“Mis dos padres son agricultores a pequeña escala. Mi padre siempre se quejaba de tenernos a todos en la escuela al mismo tiempo. Decía que no tenía dinero para que yo continuara con la escuela y que la única opción que tenía era casarme. Mi sueño es ser médico ”, dice Janet. Ella tenía 15 años en ese momento.

La presión de casarse se estaba volviendo insoportable. El padre de Janet ya había obligado a dos de sus hermanas a abandonar la escuela y casarse. Janet comprendió los efectos dañinos del matrimonio infantil. Una de sus hermanas regresó, descartada por su esposo, después de solo unos meses. “Como aún era joven, su matrimonio no funcionó y regresó a casa”, dijo Janet.

 

 

Janet
Dijo que no tenía dinero para que yo continuara con la escuela y que la única opción que tenía era casarme. Mi sueño es ser médico.

Janet

16 años, de Uganda

Nunca hubo paz en casa. Su madre había dejado la casa unos años antes y su padre se volvió a casar inmediatamente. “Nuestra madrastra nos trataba con mucha dureza. Se alió con nuestro padre y le apoyó para casarme diciendo que no había dinero para mantenerme en la escuela. Durante ese tiempo, no me daban dinero para el almuerzo, pero en medio de todos esos desafíos, seguí yendo a la escuela ”.

Al poco tiempo, el padre de Janet le informó que no había más dinero para las cuotas escolares y que ya no podía asistir a la escuela. Lloró toda la noche. Su padre la llevó a la casa de su tía en la ciudad y la dejó allí. Ella no sabía por qué. Su prima le dijo que iba a casarse y que la casa de su tía estaba más cerca de posibles esposos.

Janet, de Uganda, de 16 años, se vio obligada a casarse cuando era niña. Logró escapar y ahora está en la escuela

Un plan de escape

Janet consideró su situación y trató de elaborar un plan. Janet era la presidenta del parlamento infantil de su escuela. Se había enterado de que en Uganda más del 40% de las niñas se casaban antes de cumplir los 18 años, pero también se enteró de que en su país el matrimonio infantil es ilegal. Janet conocía sus derechos. Decidió que buscaría ayuda.

Primero, llamó a su madre. “Solo encuentro consuelo cuando mi madre está cerca, porque ella me brinda apoyo emocional y me anima todo el tiempo a concentrarme en la educación”. La madre de Janet supo de inmediato que su hija estaba en peligro y le dijo que se fuera de inmediato. También le envió dinero para que se alejara de allí. Janet escapó.

A continuación, Janet le pidió ayuda a su maestro Patrick. Patrick es parte de un grupo de defensa comunitaria respaldado por World Vision. El grupo organizó un lugar seguro para que Janet se quedara y se reuniera con su padre. Le dijeron que se asegurarían de que fuera procesado si persistía. "Pero", dijo Janet, "se mantuvo firme en que no tenía dinero para mantenerme en la escuela".

Patrick abogó en nombre de Janet con la escuela para que no se aplicaran las tarifas escolares. "Afortunadamente, la escuela me dio la oportunidad de estudiar". A Janet se le permitiría continuar su educación. Había escapado del matrimonio infantil.

Janet de Uganda, de 16 años, junto con su madre

El futuro es brillante para Janet

Janet está decidida a tener un futuro brillante y quiere permanecer en la escuela en medio de los desafíos que la rodean. Le va bien en sus clases. Ella anima a sus compañeras a resistir la presión de abandonar la escuela. También comparte su experiencia con ellas,  con la esperanza de que también puedan tener el valor de decir no al matrimonio infantil.

"Ella anima a sus amigas a estudiar", dice Patrick. Está seguro de que se convertirá en alguien importante en el futuro. "Ella vendrá y ayudará a la comunidad".

En World Vision, creemos que Janet ya ha tenido un impacto enorme en nuestro mundo. Ella es una inspiración para todos nosotros.

Janet, de 16 años, con Patrick, su maestro, quien también es parte del grupo de defensa comunitaria apoyado por World Vision

La educación reduce el matrimonio infantil

Suceden cosas asombrosas cuando las niñas pueden permanecer en la escuela, incluida una reducción drástica del riesgo de matrimonio infantil. En World Vision, creemos que todas las niñas deben tener acceso a la educación. Según el Informe de seguimiento de la educación en el mundo, 12 años de educación por cada niña reducirían el matrimonio infantil a nivel mundial en un 64%. Cada año de escuela secundaria reduce la probabilidad de que una niña sea obligada a contraer matrimonio infantil en un 5% o más. Brindar acceso a una educación segura y de calidad para las niñas es una de las formas más efectivas de reducir el matrimonio infantil.

Las escuelas también pueden ofrecer a niñas como Janet un lugar seguro para aprender sobre sus derechos y las leyes locales contra el matrimonio infantil. En Uganda, el matrimonio infantil ha sido ilegal en todo el país durante más de 20 años, pero persiste porque a menudo tiene sus raíces en normas y creencias sociales dañinas. Si una niña se encuentra, como Janet, enfrentando el matrimonio infantil, el colegio puede ofrecerle un lugar seguro para aprender sobre los recursos comunitarios que pueden ayudar.

Los grupos de niños, como el parlamento infantil en el que participó Janet, pueden empoderar a los niños y enseñarles sobre sus derechos: el derecho a la educación, el derecho a jugar y ser un niño. Es fundamental que las niñas aprendan sobre los perjuicios del matrimonio infantil y su derecho a decir "no" en un entorno seguro.

Janet de Uganda, de 16 años, ha escapado del matrimonio infantil y está feliz de estar en la escuela ahora.

Es hora de acabar con el matrimonio infantil ya

El matrimonio infantil es una violación de los derechos humanos, sin embargo, todos los días, niñas como Janet se ven obligadas a casarse contra su voluntad. Si bien los niños también se ven afectados por esta práctica, más del 90% son niñas. Cada año, 12 millones de niñas se casan antes de los 18 años. Cada dos segundos, la infancia, los sueños y la educación de una niña se interrumpen. Eso es injusto.

Ayuda a poner fin al matrimonio infantil

Cada dos segundos, los sueños y la educación de una niña se interrumpen.

Dona ahora

Más historias