Daños en un edificio en Tigray
21 de diciembre de 2020 Minutos de lectura

La región de Tigray necesita ayuda humanitaria

World Vision ha sido una de las primeras ONG en responder con asistencia humanitaria y evaluaciones de riesgo a la crisis en la región de Tigray en Etiopía, afectada por el conflicto. Hemos entregado suministros médicos sanitarios por valor de 12.000 dólares al Hospital Alamata; una enfermería que recientemente se ha visto colapsada por pacientes con desnutrición severa, malaria y enfermedades transmitidas por el agua.

Según nuestros compañeros de World Vision en Tigray, el hospital se ha quedado sin suministros médicos, no tiene suficiente personal y no ha tenido la capacidad de pagar los salarios, ni de mantener en sus puestos a los médicos, muchos de los cuales han huido al norte, a Mekele.

“Es una situación desgarradora”, dice el director nacional de World Vision, Edward Brown, “no solo miles de niños se ven gravemente afectados por esta crisis sin electricidad, agua y alimentos desde hace más de un mes, también nuestro propio personal y familias están en la misma situación." 

Se han movilizado 1,5 millones de dólares para proporcionar refugio de emergencia, salud, WASH y suministros de protección. Nos encontramos entre las primeras agencias en responder con asistencia en algunas áreas que son seguras y accesibles.

Etiopía se enfrenta a una nueva crisis: la guerra

En medio de la pandemia de COVID-19, las plagas de langostas del desierto y la avalancha de gusanos, las lluvias irregulares que provocan inundaciones y sequías localizadas, agravadas por el desplazamiento de más de 3 millones de personas debido a la violencia étnica en los últimos años, Etiopía se enfrenta a una nueva crisis: la guerra.

Según el informe de las Naciones Unidas del 7 de diciembre de 2020, cerca de 50.000 refugiados han huido a Sudán a raíz del intenso conflicto militar, la destrucción de las infraestructuras y el desplazamiento interno de cientos de miles de civiles.

“Etiopía ha conseguido este año mitigar la propagación de la COVID-19 y superar otros grandes desafíos, pero la crisis de Tigray representa la mayor amenaza”, afirma Edward Brown. “En 2020 se ha presentado una crisis tras otra. El propósito de nuestra respuesta es prevenir más destrucción y muerte, y contribuir a una paz justa y sostenible”.

El Gobierno de Etiopía y las Naciones Unidas firmaron un acuerdo el 28 de noviembre que incluye el acceso sin obstáculos, sostenido y seguro del personal y los servicios humanitarios a las poblaciones vulnerables en las áreas de Tigray administradas por el Gobierno. Sin embargo, la implementación de ese acuerdo aún no se ha realizado plenamente, ya que sigue habiendo inseguridad y otros desafíos. Se estima que 2,3 millones de niños necesitan asistencia humanitaria en Etiopía.

“World Vision Etiopía necesita apoyo en este momento difícil y lleno de grandes desafíos mientras acompañamos a los niños durante esta crisis”, agrega Brown.

Trabajando en los lugares más peligrosos

World Vision ha estado trabajando en la región de Tigray durante más de 40 años. La primera ayuda que World Vision brindó en Etiopía sucedió en 1971 y abrió oficina en 1975. Actualmente, con 1.419 empleados, es la ONG de ayuda humanitaria y de desarrollo más grande de Etiopía. Con un total de 83 empleados en siete oficinas rurales y en Mekelle, la capital regional de Tigray, World Vision está bien posicionada para responder, y gracias a la ayuda de socios, padrinos y donantes, podemos hacerlo de manera urgente porque ante este tipo de emergencias, cada segundo cuenta.

Más historias