El apadrinamiento de Lupita: la esperanza de un futuro mejor

El apadrinamiento de Lupita: la esperanza de un futuro mejor

Yeimi Guadalupe, o Lupita como la llama su familia solo tiene 4 años pero ya hace uso de un sentido del humor travieso. Presentándose a sí misma como Yeimi Guadalupe, agrega con un brillo en sus ojos: "Pero mi verdadero nombre es Stephanie". Lupita es la hija más joven de Yolanda y Silverio, una familia que conoce perfectamente los beneficios del apadrinamiento y las microfinanzas. Te contamos su historia. 

En Michoacán, México, las microfinanzas y el apadrinamiento trabajan de forma conjunta para crear oportunidades para los padres, los hijos y mantener unidas a las familias. World Vision comenzó a trabajar en la ciudad de Michoacán, San Mateo, México hace ya 10 años y aunque los resultados saltan a simple vista las conversaciones con las familias dejan claro el gran cambio que han visto en sus vidas.
 
En ese momento, dice el gerente de proyecto de World Vision, Socorro Morales Rosas, la gente vivía de una manera muy poco saludable. "La gente guardaba el agua en pequeños tanques. O en el tronco de un árbol", dice ella. "A veces los tanques estaban hechos de hierro, por lo que no era saludable. Los niños tenían problemas en su piel. Tenían alergias. Los perros y las gallinas se meten en el agua, por lo que no es seguro consumirla. Las casas en San Mateo no tenían suelo y esto hacía que los niños fuesen más propensos a las enfermedades respiratorias que provienen de vivir en la tierra. Además la actitud machisya de la comunidad en general impidió que las mujeres alcanzaran su máximo potencial. Las mujeres trabajaron duro, pero no entendieron su valor o se sintieron apreciadas".
 
Una nueva comunidad, un nuevo futuro 
A través del apadrinamiento, World Vision trabaja con la comunidad para proporcionar las soluciones que anhelaban y solicitaban en diferentes ámbitos clave. Una de las primeras medidas a tomar fue la instalación de 500 sistemas de almacenamiento de agua en el hogar, mejorar los hogares instalando suelos de cemento y creando un edificio para que los líderes comunitarios se reunieran y pudieran decidir ellos mismo el futuo de su comunidad valorando las prioridades y necesidades de las familias. "Creo que el cambio más importante ha sido con las mujeres", dice Socorro. Al principio, todos los líderes de la comunidad eran hombres pero hoy en día, los roles de liderazgo se han revertido. El comité de liderazgo está compuesto por 20 mujeres y dos hombres.
 
 
"Casi todo este pueblo tiene la ayuda de World Vision", dice Silverio Reyes, padre de 4 niños apadrinados. La casa de Silverio es una de cientos de casa que se beneficiaron de un sistema de agua, un techo nuevo y árboles frutales. Hace cinco años, World Vision suministró melocotones, manzanas, ciruelos y aguacates, y gallinas a esta (y otras muchas) familias como sustento de vida. Es simplemente una ayuda para arrancar, para que puedan comenzar sus propios negocios y salgan adelante por ellos mismos.
 
Ahora la comunidad entera también se beneficia de los micronegocios. Los ingresos de Silverio y su esposa Yolanda se han cuadruplicado desde que empezaron a solicitar préstamos, subiendo de 75$ a 300$ por mes. Ahora incluso son responsables de un pequeño equico de trabajo de 5 miembros. "Elegimos personas que son trabajadores, responsables y trabajadores", dice Yolanda. "Nos sentimos como una familia".
 
"Siempre pagamos nuestro préstamo un día antes de su vencimiento". Silverio y Yolanda tienen tres negocios: un puesto de tacos en San Mateo, un negocio de carnitas y un negocio de artesanías. Yonolanda se ha transformado. "Soy una mujer muy feliz", dice ella. "Doy gracias a Dios todos los días porque tengo muchas cosas".
 
Vision Fund, la filial de microfinanzas de World Vision opera en 42 países en todo el mundo y ofrece préstamos a personas trabajadoras que viven en la pobreza y que nunca podrían obtener apoyo de un banco. Vision Fund presta servicios a más de 600,000 usuarios en todo el mundo, 17,000 en México, incluidos Yolanda y Silverio.