En busca del agua en Afganistán

Niños en Afghanistán en busca del agua

¿Qué hay mejor que el agua cuando tienes mucha sed? Vas a la cocina, coges un vaso, abres el grifo, lo llenas de agua y te la bebes. ¡Fácil! Pero esta no era la experiencia de 700 familias sedientas en la aldea Zengar en Ab Kamari, Afganistán, quienes tenían que caminar 10 km para recoger agua del río más cercano. Suleiman, de 14 años, nos cuenta cómo era el viaje de la búsqueda de agua: "Me llevaba casi 4 horas llegar al río. Iba con mi burro. Hace mucho calor en verano así que trataba de ir temprano por la mañana. Cuando era más joven tenía miedo en el camino, la mayoría de los perros son salvajes, pero ahora me estoy convirtiendo en un hombre y sé lo que debo hacer cuando veo a un perro. No huyo. Me siento y miro los ojos del perro, entonces me deja solo.” 

Un trabajo muy duro para los niños

Cuando se trata de recoger el agua, los niños son la primera opción en cada familia. En Zengar los niños han tenido que transportar cuatro barriles de 16 litros por burro para recoger agua de la fuente.

Al llegar al río, Suleiman llenaba sus barriles en el mismo lugar donde su burro bebe. "Buscaba agua del río y al mismo tiempo mi burro bebía de la misma fuente. Pensé que esto era algo común en cualquier lugar." A Suleiman le encanta ir a la escuela, pero algunos días se sentía muy cansado y no tenía ninguna energía para ir a la escuela." Mi escuela era por la tarde. Cuando regresaba de recoger agua, comía mi almuerzo y me preparaba para ir a la escuela. A veces en la clase estaba tan cansado que no podía concentrarme en el maestro. Mi pierna fue me dolía y sentía la piel de la cara ardiendo por el sol. También me dolía la espalda."

El agua limpia es una preocupación para toda la comunidad y para las familias, especialmente los niños, el agua del río era un gran problema. Debido a estar bebiendo agua contaminada, a menudo se quejaban de dolor de estómago y de estar enfermos. "Tuve un dolor muy fuerte en el lado derecho de mi vientre. Mi madre me dio muchas hierbas, pero no mejoré. Mi padre me llevó a un médico y después de examinarme mucho tiempo, el médico me dijo que mi riñón tenía piedras y que debía beber mucha agua limpia." Si vertemos un poco de agua sobre una superficie de cemento, después de haberse secado el agua, podríamos fácilmente ver algo blanco: una gran cantidad de sal. Ella muestra su mano y nos dice: "Mira en mi mano. Podrías pensar que esta es la mano de una mujer de 50 años, pero sólo tengo 35 años. El agua salada hace esto a nuestras manos; imaginad lo que sucede con nuestro riñón y estómago después de beberlo." Las malas condiciones económicas tampoco permiten a las familias hervir agua (debido al coste de la leña) o comprar cloro para purificar el agua.

Un estudio de referencia de 2017 realizado por World Vison encontró que el 66% de las personas encuestadas en el distrito de Ab Kamari tenían al menos un niño menor de 5 años que había experimentado diarrea en las últimas dos semanas. Las altas tasas de diarrea están a menudo relacionadas con el mal estado de agua, saneamiento e higiene en las comunidades. Un análisis reciente de la calidad del agua realizado en el distrito de Ab Kamari, donde vive Suleiman, mostró que los niveles de fluoruro superan los estándares nacionales de agua potable de la OMS y de Afganistán. Esto es particularmente preocupante debido a los impactos negativos para la salud del consumo prolongado de fluoruro. El consumo de agua con niveles de fluoruro superiores a 2 mg / l puede provocar decoloración de los dientes y / o picaduras de los dientes durante el período de formación del crecimiento de los mismos. El consumo de agua potable con niveles de fluoruro superiores a 4 mg / l puede conducir a una fluorosis paralizante, una afección caracterizada por dolor y sensibilidad en las principales articulaciones.

El sistema de ósmosis inversa

World Vision buscó una solución y a través de fondos de los donantes y socios, por primera vez en Afganistán, hemos establecido un sistema de ósmosis inversa (RO) y de ultrafiltración para proporcionar agua potable limpia y segura para aproximadamente 4900 personas en Ab Kamari. Es la primera unidad de ósmosis inversa alimentada por energía solar con ultrafiltración que se ha construido en Afganistán. La ósmosis inversa es una tecnología que se utiliza para eliminar una gran mayoría de contaminantes del agua empujando el agua a presión a través de una membrana semipermeable. A menudo se utiliza en situaciones en las que el agua contiene contaminantes químicos, como el fluoruro y el arsénico, que son difíciles de eliminar con métodos de tratamiento de agua más rudimentarios. Se utiliza comúnmente como tecnología de la desalinización. Puede producir hasta 4300 litros de agua potable limpia y segura por hora. Elimina la mayoría de los contaminantes, incluyendo contaminantes químicos, físicos y microbiológicos. El caudal en cada grifo es de aproximadamente 33,3 litros por minuto, cumpliendo mucho más del estándar SPHERE de 7,5 litros por minuto.

Después de casi un año, hemos logrado ejecutar el sistema y proporcionar agua potable dulce y segura a través de ella. Esperamos que las tasas de diarrea y abandono escolar se reduzcan." Suleiman nos cuenta: "hoy he dormido más por la mañana y solo caminé 20 minutos para recoger el agua del grifo. Tuve suficiente tiempo para hacer mis deberes escolares y jugar con mis amigos."

Para asegurar la sostenibilidad del sistema, World Vision y el proveedor del sistema capacitaron a un técnico comunitario para administrar y mantener el sistema. Además, la comunidad shura (ancianos) cobra tarifas de agua de aproximadamente 0,07 dólares por cada 20 litros (mucho más barato que el precio actual del mercado para el agua de aproximadamente 0,40 dólares por cada 20 litros). Este dinero se puede utilizar para el mantenimiento del sistema, así como el pago para el técnico de la comunidad.

Ya no tendrán que pasar horas buscando agua, un agua que les hacía enfermar y que obligaba a los niños a faltar a la escuela. “No sé cómo funciona el sistema, pero mi padre le estaba explicando a mi madre que la máquina usa el agua salada del pozo y la limpia. Estoy muy interesado en conocer los detalles del sistema. Quiero ser un ingeniero para hacer este sistema para las aldeas que tienen agua salada." afirma Suleiman.

World Vision Afganistán quiere ampliar esta innovación a otras partes de la provincia que estén experimentando problemas similares con la salinidad de las aguas subterráneas, para asegurar que los niños y sus familias tengan acceso al agua potable en sus comunidades, escuelas y centros de salud. Pero necesitamos la ayuda de nuestros socios, padrinos y donantes. Hazlo posible.