Los niños de Sahel necesitan tu ayuda ahora

Los niños de Sahel necesitan tu ayuda ahora

Los últimos datos publicados sobre la situación en la región del Sahel son alarmantes ya que alrededor 15 millones de personas necesitan ayuda alimentaria, tan solo en Níger y Malí suman 12 millones. Por eso, hacemos un llamamiento urgente a todos los que puedan donar y ayudar así con las tareas de ayuda humanitaria que estamos realizando en Malí.

Ante el empeoramiento de la crisis alimentaria y nutricional que está afectando África Occidental debemos aumentar la ayuda para mitigar los peores efectos de esta crisis humanitaria.

La situación en el Sahel está cerca de convertirse en una catástrofe humanitaria como ha ocurrido en el Cuerno de África, concretamente en Níger entre el 70% y el 90% de la población estima que sus reservas de alimentos se agotarán antes de la próxima cosecha. El 100% de las familias consultadas dice que ya ha reducido la cantidad de alimentos diarios porque no tienen suficiente para comer.

Los niños sufren las peores consecuencias de esta crisis

En algunas regiones especialmente afectadas por la sequía muchos niños tiene que abandonar sus estudios para poder viajar a la ciudad a conseguir un trabajo y colaborar con sus familias. En otras aldeas, las mujeres y las niñas se ven obligadas a caminar kilómetros para buscar agua. "Estamos viendo a padres obligados a tomar decisiones sobre la seguridad o la educación de un niño para alimentar a otro", dijo Paul Sitnam, director de emergencias de World Vision en África occidental. "Para algunas familias, superar la crisis es elegir qué niño va a comer esa noche y cuál tendrá que esperar con el estómago vacío hasta el día siguiente."

Las consecuencias a las que se enfrentan las familias son graves y están a punto de caer en un largo periodo de hambre y malnutrición. La falta de semillas para la nueva cosecha del próximo año, la migración del campo a las zonas urbanas, así como la pérdida del ganado pueden alargar en el tiempo la crisis alimentaria para estos países. Además el precio de los alimentos es desorbitado provocado por la falta de cosechas.

La ayuda debe ser inmediata

Haciendo una donación ayudas a los niños del Sahel: por ejemplo, con 30 euros podemos alimentar a un niño durante dos meses.

Apadrinando a un niño en Malí estarás ayudando con las tareas de ayuda humanitaria para cubrir las necesidades inmediatas, y a la vez con programas de desarrollo a largo plazo

 

Priorizar la ayuda a los más vulnerables

Para dar una respuesta apropiada a esta emergencia es necesario enviar la ayuda con urgencia antes de alcanzar peores consecuencias. Esta ayuda debe centrarse en primer lugar en la población más vulnerable con son los niños hasta los dos años, madres embarazadas y lactantes, y ancianos. La ayuda prioritaria se centrará en las comunidades donde desarrollamos proyectos de desarrollo como es el caso de Malí, pero actualmente estamos ampliando la ayuda al resto de comunidades afectadas en la región. La respuesta, además de proporcionar ayuda a corto plazo, pretende aportar soluciones a largo plazo para aumentar la resistencia de las comunidades a las crisis alimentarias y nutricionales, comunes en esta región.

A la situación de Malí hay que sumarle el nuevo golpe de Estado que ha sufrido el país y que ha provocado que muchas personas huyan de sus hogares. Esto ha incrementado la demanda de ayuda de emergencia en Malí donde miles de familias se ven obligados a abandonar sus escasas pertenencias para poder ir en busca de alimentos.