Tratando la malnutrición aguda en los niños refugiados y madres en Bangladesh

Tratando la malnutrición aguda en los niños refugiados y madres en Bangladesh

Monira, de 18 años, está profundamente preocupada por sus dos hijos pequeños, Kaiser, de 3 años y Jasmina, de siete meses. Esta madre adolescente está haciendo todo lo que puede, pero es difícil mantener a tus hijos sanos mientras crecen en el campamento de refugiados más grande del mundo en Cox's Bazar, Bangladesh.

Los niños de Monira forman parte de los 485.000 refugiados que viven en los campos sórdidos y hacinados donde los brotes de infecciones respiratorias, la difteria y el síndrome de ictericia aguda ya son comunes. Durante la actual temporada de monzones, las letrinas inundadas y desbordadas están aumentando la propagación de enfermedades transmisibles y transmitidas por el agua. A esto se suma la malnutrición infantil aquí también es un problema crítico. Os contamos en qué consite nuestro trabajo al respecto.
Lo primero que debemos tener en cuenta es que muchos niños refugiados ya llegaron a los campamentos el año pasado padeciendo desnutrición causada por las malas dietas a largo plazo en Myanmar, agravadas por la falta de alimentos en sus largas caminatas a Bangladesh.
 

La desnutrición implica un retraso en el crecimiento

"El retraso en el crecimiento significa que los niños están debajo de la altura para su edad y quizás nunca se pongan al día. Aquellos que están gravemente desnutridos tienen casi un 12 por ciento más de probabilidades de morir que un niño sano, si contraen una infección o enfermedad ", dice Colleen Emary, asesora técnica del programa de salud y nutrición de World Vision. "Nos preocupa que si hay un brote de diarrea en los campamentos durante los monzones, muchos niños desnutridos estarán en riesgo de morir".
World Vision acaba de lanzar un programa para salvar vidas que evitará y tratará la desnutrición aguda moderada en niños de 6 meses a 5 años de edad y apoyará a madres embarazadas y lactantes desnutridas. Se ejecutará todos los días desde principios de julio hasta fines de diciembre en tres campamentos de refugiados densamente poblados (Campamento 4, 8W y 10), realizados en asociación con el Programa Mundial de Alimentos.
Unos 11.200 niños recibirán raciones mensuales de Plumpy Nuts, un alimento suplementario de alta energía para ayudar a prevenir y tratar la desnutrición. Se estima que 3.595 mujeres embarazadas y lactantes recibirán también las raciones mensuales de esta pasta de cereales, así como aceite vegetal. Además 5.100 niños adicionales a los que se ha evaluado y padecen malnutrición aguda moderada se les administrarán raciones quincenales de alimentos y tratamiento de seguimiento, así como a 1.061 madres.
Monira y sus hijos eran los primeros de la fila cuando el primer centro de nutrición abrió sus puertas el pasado 3 de julio cerca de su casa en el Campamento 10.