Vinita en el pasillo de un hospital
24 de noviembre de 2020

Enfermera gracias al apadrinamiento

Vinita tenía solo 17 años cuando sus padres decidieron que debía casarse.

Siempre había soñado con ir a la universidad en Lalitpur, a 30 km de su aldea en la India. Pero sus padres no compartían el mismo sueño. La madre de Vinita nunca pudo ir a la escuela y su padre solo terminó octavo grado. Se casaron temprano y trabajaron en los campos de arroz toda su vida, como todos los demás en su aldea. Sus padres no podían imaginar otra vida.

El informe de 2015/16 muestra que solo el 52,3% de las mujeres en Lalitpur sabían leer y escribir, en comparación con el 76,4% de los hombres. La exclusión estructural y la desventaja de las mujeres está muy extendida en su comunidad. No se promueve la educación de las niñas porque es más difícil para las niñas educadas encontrar un hombre.

Pero el destino tenía algo más reservado para Vinita: en lugar de casarse, Vinita fue a Lucknow y asistió al curso de enfermería y partera durante dos años.

"Cuando el personal de World Vision se enteró de que mis padres querían casarme, hablaron con ellos y sugirieron que me capacitara como enfermera" dice Vinita. 

 

Vinita, ex niña apadrinada

La gran ciudad asustó a sus padres y no querían enviar a Vinita allí. Nunca habían salido de su aldea y la posibilidad de que Vinita pudiera vivir sola era incomprensible para ellos. Pero las preocupaciones de sus padres fueron disipadas por el personal de World Vision y estuvieron de acuerdo. “Al principio había algo extraño en la gran ciudad porque yo vengo del pueblo. Luego comencé a sentirme mejor ", recuerda Vinita.

Antes de que Vinita llegara a Lucknow, había sido apadrinada durante 14 años. Pero estos dos años en Lucknow resultaron ser los mejores años de su apadrinamiento. Después de completar su formación, comenzó a trabajar en un hospital infantil.

Hoy comparte un apartamento de una habitación con sus dos hermanos menores. Lejos de la casa del pueblo donde ella y sus padres tenían que compartir la casa con el ganado. Le gusta leer y cocinar.

Ella permite que sus dos hermanos también vivan en la ciudad y asistan a la escuela secundaria. Uno de los hermanos acaba de terminar el 11º grado y el otro ha completado con éxito su segundo examen de economía. “Los cuido y pago sus cuotas escolares y sus gastos personales”, dice Vinita con orgullo. Una gran responsabilidad, pero que no es nueva para Vinita. En el hospital donde trabaja está acostumbrada a tomar decisiones. A veces las decisiones son duras y difíciles, pero ella es una mujer fuerte que siempre encuentra una solución a todo. Sabe que hay muchos días tristes, pero también mejores.

Vinita ama leer y se preocupa por sus dos hermanos

"El día más feliz de mi vida fue cuando nos trajeron un bebé muy débil y pudimos ayudarlo. Sangraba por la nariz y la boca. Sus padres pensaron que se iba a morir. Pero no nos dimos por vencidos y ayudamos al bebé. Hoy tiene cinco años. Y todavía estoy feliz hoy cuando pienso en lo que ha logrado nuestro trabajo", dice Vinita. 

Vinita piensa mucho en su pueblo y está agradecida por las oportunidades que World Vision ha hecho posible. Ella siempre ha querido ayudar a la gente y hacer algo útil para los demás: Vinita tuvo la oportunidad cuando más lo necesitaba.

"Hoy soy enfermera. World Vision me ayudó mucho. Mi padrino ha gastado mucho dinero en mi formación, por lo que le estaré eternamente agradecida”.

Cuando llega a casa, en su aldea, se siente diferente a los demás. Todos los amigos de la infancia están casados. Se ríe a carcajadas y dice: “Es normal en el pueblo. ¿Qué podemos hacer? ”.

Si se hubiera quedado en el pueblo, se habría casado hace mucho tiempo. Hoy vuelve a casa una o dos veces al mes para visitar a sus padres, su abuela y su hermana. Ella ya está casada y tiene un hijo. Esta también habría sido su vida. Pero Vinita escapó de este destino y no puede evitar sentirse feliz y agradecida por ello. En el pueblo, las mujeres tienen que cortar la hierba para el ganado y trabajar en los campos de arroz. No hay oportunidades de empleo para las mujeres educadas. Fue la primera de su familia en ir a la universidad y desde entonces ha tenido que luchar duro y superar las tradiciones ancestrales.

Hay muchas mujeres jóvenes en la ciudad que están cursando estudios y se ganan la vida. World Vision les ofrece más oportunidades de formación. Como Vinita, pueden capacitarse para ser enfermeras u obtener una licenciatura en ciencias o economía. Las jóvenes aprovechan esta oportunidad. Más del 96% de las mujeres que comenzaron su formación con Vinita se encuentran ahora en puestos permanentes.

Tú también puedes conseguir que historias como esta se sigan cumpliendo. Cuando te conviertes en padrino o madrina, estás cambiando la vida de una niña o niño y transformando su comunidad para siempre. A su vez, ellos tendrán su propio impacto en el mundo...y en ti. Nunca es demasiado tarde para una "primera vez".

Más historias