En el salón de una escuela en Uganda, las voces de los niños no solo se escuchan, sino que se les da poder a través de un Parlamento de los Niños para informar sobre preocupaciones sobre protección infantil y obtener acciones de las autoridades.  Foto: Nick Ralph
30 de noviembre de 2020

El derecho del niño a expresarse:

lecciones de los modelos de participación infantil de World Vision

Con demasiada frecuencia, las personas más afectadas por los sistemas de desigualdad e injusticia también se encuentran entre las menos consultadas en las decisiones que afectan a sus vidas. Las políticas y programas resultantes son bienintencionados pero a menudo ineficaces, pasando por alto las realidades sobre el terreno y perpetuando inadvertidamente la injusticia social.

Para los niños que viven en situaciones de conflicto y pobreza, especialmente las niñas, la injusticia social conduce a la violación de sus derechos, incluido el derecho a la educación. Incluso antes de la COVID-19, las niñas que vivían en lugares afectados por conflictos y desastres tenían un 90% más de probabilidades de no asistir a la escuela secundaria que las niñas de países no afectados por conflictos. En la RDC, los estudios también han encontrado una caída significativa en la asistencia a la escuela a medida que los niños crecen, de una tasa de no asistencia del 43% en la escuela primaria al 80% en la secundaria.

 

Nuevas direcciones dolorosas

Las nuevas perturbaciones causadas por las respuestas a la pandemia mundial están empeorando las cosas, agravando las barreras que impiden que las niñas y las jóvenes desarrollen todo su potencial.

Un informe de World Vision predice un fuerte aumento de la violencia contra los niños y el matrimonio infantil, como resultado de la COVID-19. Al menos cuatro millones de niñas más podrían casarse en los próximos dos años. 

La niñas que viven la crisis de la COVID-19 también enfrentan un riesgo alarmante de violencia de género , embarazos no deseados y matrimonio infantil. Según una encuesta mundial reciente de World Vision realizada para conmemorar el Día Universal del Niño, el 81% de los niños informan de un aumento de la violencia durante la pandemia.

Esto es algo que Martine, una niña de 16 años que asiste a reuniones con World Vision como represente de los niños en RDC,  ha presenciado en su propia comunidad, incluso con niños que conoce personalmente.

“Después de que cerraron las escuelas en mi comunidad después de la pandemia de COVID-19, sus padres llevaron a una de las niñas de mi vecindario a su casa rural para ayudar con las tareas agrícolas”, dice Martine. “Mientras estuvo allí, fue abusada por un adulto en el área. Siento que esto fue una consecuencia del cierre de escuelas ".

La violencia puede llevar la vida de un niño en una nueva dirección dolorosa, con consecuencias devastadoras que lo acompañarán toda la vida.  

Ahora, más que nunca, las voces de niños y jóvenes como Martine, especialmente de los más marginados, deben buscarse e incluirse no solo en las respuestas de la COVID-19, sino también en el diseño e implementación de todos los programas humanitarios y de desarrollo.

Por qué los niños son poderosos defensores

Invitar a los jóvenes a la conversación nos beneficia a todos. La participación infantil es un derecho protegido en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). Sin embargo, con demasiada frecuencia, suponemos que los adultos pueden hacer un mejor trabajo al tomar decisiones por los niños.

Existe la idea errónea de que los niños carecen de la capacidad o el conocimiento para participar de manera competente en las decisiones que les afectan. Pero la participación sirve como un círculo virtuoso: cuantas más oportunidades se ofrecen a los niños, más capacitados e informados se vuelven.

Las iniciativas que empoderan a los niños, como los parlamentos infantiles, se convierten en un camino positivo para su participación en la toma de decisiones de la comunidad en general.

Esto es lo que sucede cuando las partes interesadas adoptan un enfoque participativo para movilizar e incluir equitativamente las voces de los niños:

  • La participación infantil cambia la narrativa, por lo que los niños ya no son percibidos como objetos a proteger, sino como agentes de cambio que defienden los derechos del niño. En contextos frágiles y de emergencia como la República Democrática del Congo, este enfoque en las intervenciones sobre los derechos del niño puede conducir a una disminución de los matrimonios infantiles y la violencia de género, al tiempo que aumenta las tasas de educación de las niñas.
  • Los niños están empoderados por un entorno propicio y de apoyo que les permite reunirse y compartir sus puntos de vista. Los foros de participación infantil pueden ser inclusivos, fomentar la diversidad y eliminar las barreras a la participación. Los entornos democráticos y respetuosos brindan oportunidades a quienes a menudo se les niega la oportunidad de hablar, en particular a las niñas.
  • Los niños mejoran los programas y las políticas porque son expertos en sus propias vidas, necesidades y experiencias. Los niños poseen conocimientos de su experiencia vivida única que pueden no ser comprendidos por los adultos que toman las decisiones en sus vidas.
  • Al servir como enlace entre los responsables de la formulación de políticas, los socios locales y los miembros de la comunidad, los niños pueden influir en las políticas, prácticas y actitudes y generar soluciones transformadoras que cambien comunidades y países.

Parlamentos infantil en acción

La iniciativa se basa en el trabajo global en curso de World Vision para priorizar, escuchar, equipar y trabajar junto a jóvenes creadores de cambios como Martine.

En todo el mundo, los parlamentos infantiles han sido una forma poderosa de impulsar y equipar a los niños, los jóvenes, los padres y los líderes comunitarios para que tomen medidas receptivas y proactivas para el cambio social en sus comunidades y países.

Formados en 2011, los parlamentos de niños en la República Democrática del Congo han involucrado a miles de niños, jóvenes, padres y líderes comunitarios en temas relacionados con el acceso a una educación de calidad, protección infantil, matrimonio infantil y salud y derechos sexuales reproductivos. Enseña a los jóvenes a aprovechar el activismo, la participación del gobierno y los movimientos sociales para desafiar las políticas, prácticas o actitudes injustas que afectan a niños y jóvenes.

 

Martine se involucró con un parlamento infantil en la República Democrática del Congo después de darse cuenta del impacto devastador de la desigualdad de género . Hoy, Martine presiona por el cambio a través de su papel como Comisionada de Género de su parlamento infantil local.

“El parlamento infantil me ha ayudado mucho”, dice Martine. “Me ha equipado con muchas habilidades para mi desarrollo como defensora de los niños. Les digo a los niños de la comunidad que las mujeres y las niñas tienen derechos y que estos deben ser respetados ".

“Queremos poder estar ante la gente y hablar sobre nuestros problemas, y hablar sobre nuestros derechos y sueños”, dice Martine. "Cuando las niñas se dan cuenta de que se respetan sus derechos, sé que harán todo lo posible para lograr todos sus sueños".

 

World Vision está haciendo todo lo posible para hacer respetar los derechos de los niños y niñas, independientemente del lugar dónde les haya tocado vivir. Pero no lo podemos hacer sin ayuda. Gracias al apoyo de los padrinos, especialmente a lo largo de este período de crisis, estamos proporcionando estabilidad y apoyo a los niños apadrinados y a muchos niños y familias en su comunidad cuando más lo necesitan. Nuestro trabajo beneficia a toda la comunidad, por eso cuando un niño es apadrinado, se mejora la calidad de vida de 4 niños más.

Más historias