Los niños de Uganda, disfrutan de la comida en sus propios platos para el almuerzo
Minutos de lectura

Disfrutar de una celebración

en medio de una crisis de hambre

Los refugiados de Sudán del Sur se reúnen y disfrutan en una celebración a través de la comida. Sin embargo, más de 200.000 refugiados en Bidibidi necesitan apoyo continuo.

Las raciones de alimentos se han reducido en un 30%. Durante los días posteriores a la distribución de alimentos, la mayoría de los hogares pueden preparar tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena. Sin embargo, en unas pocas semanas, anticipándose a la próxima distribución de alimentos y debido a la escasez, la mayoría de las familias recurren a una sola comida al día. Para algunos incluso, nada.

Según Cynthia Achayo, Subgerente de Asistencia Alimentaria de World Vision, si no se aborda la situación, la alegría, la felicidad y la cohesión social que la comida brinda a los refugiados de Sudán del Sur también se deteriorará.  

“La comida es mucho más que una comida. Los refugiados utilizan los puntos de distribución de alimentos como puntos de encuentro con amigos que no han visto en un tiempo, para ponerse al día y hacer negocios y comercio. También utilizan la comida para celebrar diversas funciones sociales y familiares. Reducir aún más la comida afecta a todo esto ”, dice Cynthia.

Hemos empoderado y apoyado a los refugiados para que establezcan huertas que les permitan cultivar hortalizas en pequeños huertos en su patio trasero para complementar la ración de alimentos que el PMA [Programa Mundial de Alimentos] les da a través de World Vision”, agrega Cynthia.

Maria, de Uganda, prepara Kunde (hojas de caupí) para servirlo con Dura para el almuerzo

A medida en que la situación de la crisis alimentaria en África se deteriora, no podemos olvidar que el coste de una simple comida para muchos de nosotros significa mucho más para las familias que actualmente viven en crisis. La alegría de compartir una comida se vive en diferentes países y culturas. Al observar la celebración de una familia, todos podemos conectarnos con la emoción de un miembro de la familia que regresa a casa, pero también sabemos que cuando la comida escasea, esta comida es mucho más difícil de preparar.

Janet, de 26 años, y su madre Charity, de 47 años, se despiertan a las 6:30 am todas las mañanas para preparar las comidas del día para la familia. Hoy, sin embargo, será un poco diferente y especial. La familia espera un visitante importante, el hermano de Janet, quien ha estado ausente desde que comenzó el caos en Sudán del Sur.

“Tenemos que hacer que el día sea memorable con una comida especial”, explica Janet.

El padre de Janet se ha asegurado de que haya algo de dinero para preparar la mejor comida del día. También ha dejado instrucciones a sus hijos para que sacrifiquen su única cabra. Tienen un pequeño jardín alrededor de la casa donde cultivan verduras y calabazas para complementar la comida que reciben de World Vision.

 

María, de Uganda, está cortando cebollas.

Cuando pensamos en preparar el almuerzo o la cena para nosotros o para nuestra familia, a menudo es rápido y simple, porque tenemos un amplio acceso a comestibles, electrodomésticos y demás. Sin embargo, la realidad para millones de personas en todo el mundo es que la comida es escasa y difícil de preparar. En el asentamiento de refugiados de Bidibidi, preparar la comida del día no es rápido ni fácil.

“Tenemos que levantarnos temprano y empezar a preparar el desayuno porque la leña es muy mala y nos lleva mucho tiempo. Si esperamos, cuando los niños se despiertan, pasan hambre ”, dice Charity.

Después de más de 4 horas en la cocina, se sirve el desayuno: calabaza y té.

“Este es el desayuno más fácil y rápido de hacer. Cultivamos algunas calabazas en nuestro pequeño jardín aquí, así que simplemente las corto, agrego un poco de agua y sal y las pongo al fuego. Cuando está casi listo, preparamos el té ”, explica.

 

Charity se reúne con sus hijos menores para desayunar, después de cocinar durante cuatro horas en la cocina

Inmediatamente después del desayuno, comienzan los preparativos para el almuerzo. Janet va al mercado a comprar leña y algunas de las mejores especias e ingredientes que conoce para preparar los distintos platos. Mientras tanto, Charity clasifica los caupí, los lava y los pone a cocinar.

Después de más de una hora de cocción, los guisantes están listos. Estos se fríen y se trituran para hacer una salsa espesa. La familia está comiendo Dura (sorgo mezclado) para el almuerzo.

 

María prepara Kunde (hojas de caupí) para el almuerzo

A la 1:30 pm, los niños van primero, cada uno recoge su plato y se retira con alegría a la sombra para disfrutar de la comida. Han venido algunos niños más del vecindario y Charity se asegura de que ellos también sean atendidos.  

Después de almorzar, los niños corren hacia el aparato de radio de la familia bailan visiblemente felices y satisfechos. Los jóvenes se dedican a la tarea que su padre les pidió: sacrificar la cabra.

 

Los niños disfrutan de la comida en sus propios platos para el almuerzo

Alrededor de las 5 de la tarde llegan los visitantes. La emoción y el ruido atrae a más espectadores. A los visitantes se les ofrecen bebidas, agua y gaseosas, acompañadas de plátanos amarillos para calmar el hambre mientras se prepara la cena.

A las 7:30 pm se sirve la cena. Hay tres formas de salsa chevon; Guisados, fritos y despojos. Estos se servirán con el plato favorito para todos, Banda (Mingled-Cassava).

En este punto, se han unido más vecinos y ancianos de la aldea. Charlan, ríen y celebran.

“Cuando nos reunimos así durante una gran comida, nos sentimos unidos y los visitantes también se sienten bienvenidos”, dice el pastor Isaac Badaye, quien asiste a la cena con la familia.

Eventos como este, aunque alegres, son cada vez más raros. Sin suministros de alimentos adecuados y debido a la falta de oportunidades de empleo, las familias se ven obligadas a racionar sus distribuciones y limitar sus comidas para sobrevivir.

“Siempre hago todo lo posible para asegurarme de tener al menos una comida al día. Como hombre, mi familia me admira por mantenerlos, es una gran responsabilidad. Habré fracasado si no les doy algo que comer ”, dice el esposo de Charity.

Tú puedes ayudarnos a apoyar a familias, como la de Janet y Charity, en todo el mundo en medio de esta crisis de hambre. Simplemente donando el precio de tu próxima comida, puedes proporcionar suficiente comida para alimentar a toda una familia durante un día, una semana o un mes. 

 

Historias relacionadas