Jeferson, 5, and Marlon, 6, from Colombia, practice good hygiene together, using a clean water source and soap.

Cómo el apadrinamiento cambia vidas con el agua

A nivel mundial, 785 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Los efectos en cadena se sienten en las comunidades y durante generaciones, manteniendo a los niños y sus familias atrapados en un ciclo de pobreza.

Por eso, cada 10 segundos, llegamos a una nueva persona con agua limpia . Al igual que la comida y la atención médica, el agua es uno de los elementos esenciales que los niños y niñas necesitan para salir de la pobreza, por lo que, juntos, estamos capacitándoles para que hagan exactamente eso. Solo el año pasado, llegamos a más de medio millón de personas en nuestras comunidades de apadrinamiento con agua potable.

Aquí hay seis formas en las que el apadrinamiento cambia la vida de los niños con el agua:

1. Es una de nuestras mejores defensas contra las enfermedades.

Children from India follow hygienic practices by washing their hands before and after sanitation
El agua ayuda a los niños de la India a lavarse las manos fácilmente y siempre que sea necesario para protegerse de las enfermedades.

El agua limpia es la piedra angular de una buena higiene y la COVID-19 nos ha recordado a todos lo importante que es realmente una buena higiene. Pero incluso antes de la pandemia, la simple práctica de lavarse las manos era un salvavidas en lugares donde las enfermedades prevenibles y tratables robaban la vida de millones de niños y niñas cada año.

Ahora más que nunca, lavarse las manos es una de nuestras mejores defensas contra las enfermedades. Los niños y niñas apadrinados se han asegurado de que 35,2 millones de personas hayan escuchado sobre la importancia del lavado de manos y la higiene desde el inicio de la pandemia, y más de 115.000 comunidades obtuvieron nuevas instalaciones públicas para lavarse las manos.

También lo hicieron miles de instalaciones médicas, que ahora están mejor equipadas para mantener a las comunidades saludables para las generaciones venideras. Enseñar a los niños buenas prácticas de higiene como lavarse las manos también tiene un efecto multiplicador porque los niños comparten las lecciones que han aprendido con sus familias y amigos, lo que ayuda a difundir la conciencia en sus comunidades.

 

 

 

2. Mantiene a los niños y niñas en la escuela

School children in Colombia can drink water safely from the fountain at their school in Girón.
Los alumnos de Colombia pueden beber agua de forma segura de la fuente de su escuela en Girón.

Imagina un patio de escuela sin un grifo para beber después de un polvoriento partido de fútbol a la hora del recreo, o un inodoro sin agua para lavarse las manos. Cuando los niños y niñas no pueden conseguir agua en la escuela, la asistencia disminuye, especialmente para las niñas que han llegado a la pubertad y necesitan servicios sanitarios y agua adecuados para controlar sus períodos. Por otro lado, una fuente de agua en la escuela puede ser un poderoso impulsor para mantener a los niños y sus familias, que de otro modo tendrían que caminar largas distancias para acceder al agua.

Es por eso que el apadrinamiento ayuda a las comunidades a llevar agua limpia a las escuelas, construyendo bombas de agua, perforando agujeros, instalando grifos e inodoros. El acceso al agua en las escuelas asegura que los estudiantes y el personal tengan fácil acceso al agua que necesitan para beber y muchas otras actividades durante el día. 

3. Fomenta la igualdad de género

Children carry clean water home from their schools in Mozambique.
Children carry clean water home from their schools in Mozambique.

En muchos lugares, recolectar agua es un trabajo de mujeres. Las mujeres y las niñas pasan 200 millones de horas caminando para recoger agua para sus familias. En las zonas rurales de África, las mujeres caminan una media de seis kilómetros cada día, cargando 20L de agua. Estos viajes diarios no solo son largos, también pueden ser peligrosos. Las mujeres y las niñas a menudo se enfrentan a amenazas de violencia y agresiones en el camino. Además de eso, las horas que las niñas pasan recolectando agua son horas que pierden en el aula, haciendo tareas o simplemente siendo niñas.

Cuando los niños apadrinados proporcionan agua potable a las comunidades, liberan a las mujeres y niñas de toda una vida dedicada a recolectar agua. El agua potable les da a las mujeres y niñas más tiempo para ir a la escuela, obtener ingresos y aprovechar al máximo otras oportunidades que se les presentan. Fomenta la igualdad con hombres y niños en su comunidad y crea oportunidades para que las mujeres contribuyan a sus comunidades de maneras más significativas.

 

4. Pone más comida en los platos de los niños

5-year-old Denis and his elder sister Mary from Uganda over the maize harvest
Denis, de 5 años, y su hermana mayor, Mary, de Uganda, durante la cosecha de maíz.

En muchas comunidades de países en vías de desarrollo, los niños y niñas no se preguntan de dónde vienen sus alimentos, saben que se cultivan en la tierra justo en las puertas de sus casas. A nivel mundial, más de mil millones de personas se ganan la vida con la agricultura y, en algunos países en desarrollo, la agricultura representa aproximadamente una cuarta parte del Producto Interior Bruto de la nación. Para las familias que dependen de los alimentos que cultivan no solo para obtener ingresos sino también para comer, el agua lo es todo. Cuando las comunidades no tienen suficiente agua para regar, las cosechas fallan y los niños y sus familias pasan hambre.

Cuando los niños apadrinados empoderan a las comunidades con acceso confiable al agua, las familias pueden producir más y mejores cultivos y mantener un ganado saludable. Esto no solo significa que las familias tienen alimentos nutritivos para alimentar a sus hijos, sino que también tienen una fuente de ingresos más confiable para satisfacer las necesidades de sus hijos, como uniformes y libros para la escuela, medicamentos cuando están enfermos o ahorros del hogar para planes futuros o costos.

 

5. Hace posible nuevas formas de hacer las cosas

Felistus from Kenya with her two children
Felistus, madre de dos hijos, es parte de su organización agrícola local en Kenia.

Las personas que viven en la pobreza están al frente de un mundo cambiante donde se espera que las sequías, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes. Los niños apadrinados están ayudando a las familias a adaptarse, desarrollando conocimientos y aprendiendo nuevas formas de hacer las cosas que reducen la vulnerabilidad de las familias a los impactos climáticos y gestionan y protegen de manera más sostenible sus recursos naturales. 

Eso puede incluir aprender nuevas técnicas para la recolección y conservación del agua de lluvia, como el acolchado de jardines, el microrriego y la plantación de árboles o conectar a las familias con nuevas tecnologías inteligentes a las que de otro modo no tendrían acceso.

Felistus es un agricultor de Kenia que ha recibido una bomba de agua con energía solar. Eso significa que ahora puede regar sus cultivos durante todo el año, sin el gasto adicional de diesel o gasolina.

“Antes del proyecto, mi granja estaba completamente vacía”, dice Felistus. “Solía plantar árboles y se secaban, pero ahora están prosperando bien. En estos momentos tengo 40 árboles de mango, 25 árboles de papaya y varios árboles de plátano ”.

6. Dura generaciones

Water pump installed will serve this community in Ghana by providing access to fresh, clean water for years to come.
La bomba de agua instalada servirá a esta comunidad en Ghana al brindar acceso a agua dulce y limpia en los próximos años.

Las soluciones de agua no solo cambian la vida de los niños y niñas ahora, sino que pueden proporcionar agua limpia a toda una comunidad durante generaciones. Cuando una comunidad tiene una fuente de agua en la que puede confiar, abre un nuevo mundo de oportunidades para todos los que viven allí porque mejora la salud, la educación, la agricultura, el acceso a los alimentos, los ingresos y mucho más. El agua limpia cambia la trayectoria de la comunidad hacia el futuro.

Trabajando a largo plazo, los padrinos y madrinas de niños ayudan a las comunidades a traer pozos, bombas manuales, bombas de energía solar y recolección de agua de lluvia. Juntos, nos aseguramos de que la comunidad tenga las habilidades y los conocimientos locales que necesitan para mantener sus sistemas de agua en funcionamiento mediante la creación de grupos comunitarios que mantienen y administran los puntos de agua.

Y funciona, según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, 8 de cada 10 de los pozos que perforamos en Ghana siguen proporcionando agua limpia después de casi dos décadas, un 33% más que el promedio de la industria.

Historias relacionadas