Mustafa sonríe mientras sujeta a un pequeño cabrito
23 de agosto de 2021 Minutos de lectura

De la desesperación a la esperanza:

Mustafa puede volver a soñar

La guerra civil de 2013 en Sudán del Sur se salió de control, lo que provocó la pérdida de vidas y la destrucción de propiedades. Mustafa, de 10 años, sus padres y seis hermanos no se salvaron. El padre de Mustafa, John Woja, mira a lo lejos, recordando. Un gallo canta y lo devuelve a la realidad.

Todo pasó muy rápido. En un abrir y cerrar de ojos todo desapareció, todo a punta de pistola, recuerda. “La familia perdió 37 vacas, 24 cabras, mercancía general en la tienda y dinero guardado en el cajón, aproximadamente 100.000 libras sudanesas (250 euros)”, dice John.  

“Tengo una sensación terrible; perdí todo por lo que había trabajado durante casi siete años en tan solo unos segundos ”, dice. La desesperación y la esperanza perdida casi llevaron a John al suicidio. No sabía por dónde empezar de nuevo.

Pero John tenía una estrella del norte.

“Mi esposa estuvo a mi lado, me die que mientras estemos vivos, siempre podemos empezar de nuevo y conseguir aún más”, dice John.

Eso fue a principios de 2018.

Cruzando a Uganda con las manos vacías

Más tarde ese año, John, su esposa e hijos cruzaron a Uganda y fueron reubicados en el asentamiento de refugiados de Omugo en la parte norte del país.

Tuvieron que empezar de cero. Un amigo, que vive en Koboko, a unas 25 millas de Omugo, se enteró del robo y ayudó a John con 200.000 chelines ugandeses (57€). Con este dinero, John abrió una pequeña tienda para vender azúcar, jabón, galletas y dulces.

Significó un paso adelante para la familia, pero necesitaban más.

En 2019, World Vision distribuyó dos cabras y diez pollitos a más de 2.500 hogares en los asentamientos de refugiados de Omugo e Imvepi para mejorar los ingresos y la nutrición de los hogares.

Edina Senday, de 35 años, la madre de Mustafa, recuerda con entusiasmo cuando recibió las cabras por primera vez. “Lo habíamos perdido todo en Sudán del Sur. Sabía que estas cabras nos ayudarían a construir  nuestro futuro ”, dice.

Llamaron a la cabra Iyete, que significa "Gracias". Desde entonces, Iyete ha engendrado tantos cabritos y la familia hoy se compone de 17 cabras.

Iyete es la cabra favorita de Mustafa. Todo el mundo la quiere porque normalmente es pacífica y tranquila y también por sus increíbles capacidades de reproducción. Acaba de dar a luz a un cabrito de un mes, que corre por el recinto como un pollo sin cabeza, ¡todo lo contrario a su madre! 

Mustafa dando de comer a dos de sus cabras

Todas las mañanas, después de lavarse los dientes, Mustafa desata las cabras y las lleva a pastar en un terreno escasamente cubierto debajo de Ucia , la colina del pueblo, a pocos metros de la casa de Mustafa.

“Iyete no molesta como el resto, sobre todo el joven. Ella siempre es tranquila y pacífica a pesar de ser la madre de todas estas cabras ”, dice Mustafa.

Salvar a la familia del hambre

Debido a un déficit de 96 millones de dólares, las raciones de alimentos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para los refugiados se han reducido casi a la mitad. Ahora, la comida llega cada dos meses en lugar de cada mes. Hay hambre inminente en el asentamiento, pero esto no es un problema para Edina y su familia. Puede vender fácilmente una de sus cabras para comprar más comida. La venta de una sola cabra le genera entre $ 21 y $ 28, lo suficiente para comprar comida para la familia.

“Si las cabras no estuvieran allí, y con el racionamiento de alimentos actual, los niños podrían morir fácilmente de hambre”, dice Edina.

Cada vez que se vende una cabra, Mustafa se alegra porque sabe que podrá “completar la alimentación de la familia”, dice.

Las cabras obtienen ganancias

Mientras las cabras se alejan, perdidas en sus conversaciones con la hierba, Mustafa corre a casa y se dirige a la cocina de su madre. La cocina, una estructura de barro con techo de paja y hierba, huele a tortitas recién fritas.

Edina está ocupada. Echa tazas de harina de maíz, un toque de aceite de cocina, un poco de sal y el azúcar medido cuidadosamente con los ojos en una olla con agua caliente. La mezcla se deja reposar un rato. Tomando masa del tamaño de un pequeño puño, la aplana entre sus palmas y la suelta en una cacerola con aceite hirviendo. Sisea al entrar en contacto con el líquido caliente. Ya hay una pila constante de panqueques en un cubo de plástico cubierto junto a ella. Mustafa se une a los rostros ansiosos de sus hermanos, esperando para darle un mordisco al crujiente manjar.

Edina mete la mano en el cubo, saca unos panqueques en un plato para deleite de los niños hambrientos y lo coloca frente a ellos. Aprendió a hacer estos panqueques con un amigo. “Cuando vendo estos panqueques, apoyo a mi esposo para que contribuya con las necesidades del hogar mientras él se concentra en pagar las tasas escolares”, dice Edina. Comenzó el negocio con $ 3 y ha ganado con el tiempo.

A medida que las cabras se multiplicaron, John vendió tres por $ 75, inyectando algunas de las ganancias en su negocio. “Las cabras revivieron mi negocio cuando la tienda tenía problemas”, dice. “Hoy en día, muchas personas del asentamiento vienen a mi tienda para comprar los artículos esenciales que necesitan. Utilizo el dinero que gano aquí para alimentar a mi familia, comprar más útiles y también pagar las tasas escolares de mis hijos.

John dice que si valorara su tienda ahora, valdría un millón de chelines ugandeses, o 282 dólares.

También compartió parte del dinero con su esposa para su negocio. “He podido recargar y conseguir más stock para impulsar mi negocio”, dice Edina. "los niños también están comiendo bien". Cuando las escuelas están abiertas, vende sus panqueques y gana entre $ 2 y $ 3 todos los días. Cada semana, ahorra otro $ 1 con un grupo de ahorro local del que es miembro. Edina espera que en el futuro, a medida que las cabras se multipliquen, puedan vender algunas o intercambiarlas por vacas, para recuperar el rebaño perdido.

Las cabras aportan normalidad a la vida de la familia

Mustafa junto con dos niños más acariciando a un cabrito

La vida en casa durante la guerra no fue fácil para la familia, ya que soportaron muchas dificultades. Edina a menudo encuentra consuelo en la oración para ayudarla a olvidar este terrible pasado. Ella mira hacia atrás a su vida y está muy agradecida por las cabras que recibió de World Vision. “Mustafa y sus hermanos pueden ir a una escuela mejor y tener un futuro mejor a medida que se multiplican las cabras”, dice.

Debido al brote de COVID-19, Mustafa, que está en 2º de Primaria, no puede asistir a la escuela, al igual que el resto de los niños del asentamiento. Pero antes de la pandemia, su madre usaba parte del dinero de la venta de cabras para pagar las tasas escolares y comprar otros artículos escolares como libros, bolígrafos y uniformes.

“Quiero volver a la escuela, extraño a mi mejor amigo”, dice Mustafa.

Mustafa no puede pasar tiempo con su mejor amigo en la escuela, pero en Iyete ha encontrado un nuevo amigo. “Ella produjo tantas cabras, y cuando las raciones de comida no son suficientes, llevan una cabra al mercado y la venden para conseguir dinero para comprar más comida”, dice Mustafa.

Pronto será mediodía. Las cabras necesitarán un poco de agua para enfriarse del calor sofocante. Mustafa toma una palangana, mientras que su hermano Robert toma un bidón. Corren a un punto de agua cerca de su casa, recogen un poco de agua y se llevan a las cabras.

Bajo el cálido sol del mediodía, con el estómago lleno de panqueques y cabras que cuidar, la guerra en casa parece lejana.

Mustafa de espaldas mientras sujeta un cabrito

“Proporcionar agua limpia y segura para las comunidades” significa proteger a las mujeres de la violencia de género, las enfermedades y el hambre. Tendrán tiempo suficiente para cultivar alimentos para sus familias ”, dice el gerente de proyectos de World Vision, Michael Mach, en Tonj North.

“Las mujeres suelen trasladarse a zonas pantanosas durante la estación seca en busca de suministro de agua. No es seguro, pero no hay opción. La demanda de agua potable sigue siendo alta en muchas áreas de Tonj North, donde la gente bebe de fuentes de agua abierta exponiéndola a enfermedades transmitidas por el agua ”, concluye Mach.

Más historias