John Jacob ahora es un niño sano y feliz

Desnutrición en Sudán del Sur: Jacob sobrevivió

Cada mes, miles de niños van a un centro de nutrición de World Vision.

Cada mes, miles de niños y niñas asisten a un centro de nutrición de World Vision en Sudán del Sur. Se les dan paquetes de alimentos nutritivos que les salvan la vida y que les ayudan a recuperarse.

Los voluntarios están entusiasmados. Acaban de pesar a un niño de nueve meses, con una cinta métrica envuelta alrededor del brazo. Se ha detenido en el color verde.

"¡Está bien! Ahora está bien, está bien ”, comenta Santo, un voluntario de uno de los centros de nutrición de World Vision en Juba.

Cuando conocimos a John Jacob y su madre hace seis semanas, nos preocupamos. Era demasiado pequeño, demasiado frágil, estaba enfermo y cansado. Apenas podía permanecer despierto y no podía sentarse solo.

Estaba desnutrido y sus perspectivas de supervivencia eran alarmantes.

La madre del niño, Wilma, nos dijo que no tenía ingresos, que su marido estaba luchando en el conflicto de Sudán del Sur y no enviaba dinero a casa.

Como muchos sursudaneses que luchan contra la inseguridad alimentaria, no había comida en casa. Wilma dependía de los trabajos ocasionales para ganar un poco de dinero y comprar algunos ingredientes para hacer gachas o ugali, una harina de maíz con almidón, un elemento básico de la dieta de Sudán del Sur.

“Estoy haciéndolo lo mejor que puedo”, nos dijo.

Para los voluntarios y el personal de nutrición que trabajan junto a cientos de niños desnutridos todos los días, en los centros de nutrición administrados por World Vision, la historia de Wilma estaba lejos de ser única.

Pero la determinación de Wilma de asegurarse de que su hijo se recuperara fue remarcable.

Wilma, la madre de John Jacob está muy agradecida de que su hijo sea ahora un niño sano y feliz
Wilma, la madre de John Jacob está muy agradecida de que su hijo sea ahora un niño sano y feliz

Aunque no sabe leer ni escribir, Wilma quería aprender a cuidar mejor a su hijo. Para ello, caminaba durante cuatro horas con John Jacob atado a la espalda cada vez que visitaba el centro de nutrición.

Allí, el personal de nutrición de World Vision le dio a Wilma paquetes de alimentos terapéuticos listos para usar. El personal le mostró a Wilma cómo alimentar a John Jacob con los paquetes tres veces al día y le ofreció a Wilma otros consejos sobre cómo mantener saludable a su hijo.

Además, Wilma recibió paquetes de mezcla de maíz y soja, otro alimento rico en nutrientes para hacer papilla para la familia para ayudar a recuperarse.

En el transcurso de tres meses, John Jacob continuó mostrando signos de mejora cada vez que él y Wilma visitaban el centro de nutrición. A veces, el niño ganaba solo uno o dos gramos de peso. Pero comenzó a desarrollarse más allá del simple aumento de peso.

John Jacob comenzó a señalar cosas, pudo sentarse solo y comenzó a sonreír a los otros bebés que también esperaban ser pesados y medidos.

La mañana en que fue declarado recuperado, cuando lo celebramos en la clínica, John Jacob gateó y nos mostró cómo podía ponerse de pie por sí solo durante unos segundos, sonriendo ampliamente.

“Estoy tan feliz de que haya mejorado. Estoy muy agradecida con este equipo. Me han ayudado a aprender ", dijo Wilma sobre el programa de nutrición.

“Aprendí a darle buena comida y a cocinarle papilla”.

Desde entonces, Wilma se ha unido a un programa de dinero en efectivo de World Vision en el que recibe 38,65€ por mes y asiste a sesiones de formación que la han ayudado a establecer una pequeña empresa de venta de cacahuetes al lado de la carretera. El negocio la ha ayudado a proporcionar comida a John Jacob y lo está ayudando a crecer.

John Jacob está literalmente de nuevo en pie, listo para partir. No podemos esperar a ver cómo crece.

Este niño es uno de los más de 87.000 niños que han recibido asistencia a través de los programas de nutrición de World Vision en Sudán del Sur durante el año pasado.