Doeurn, de 10 años, aparece en la foto con comida del paquete de ayuda alimentaria de emergencia proporcionado por World Vision

Dos platos de arroz

¡Un niño podría acostarse con el estómago lleno, por primera vez!

¿Te imaginas ser la razón por la que un niño de 10 años pudiera usar una mascarilla para protegerse de la COVID-19 e irse a la cama con el estómago lleno, por primera vez?

La vida no ha sido fácil para Doeurn, que ahora está en tercer curso. Su madre Sum es la única fuente de ingresos y cuidadora, el todo, de Doeurn y sus dos hermanos.

“Es difícil ser madre y padre al mismo tiempo; es una gran responsabilidad”, dice Sum.

Y la COVID-19 solo ha hecho que Sum haga malabares para proteger más a sus hijos. “Una mascarilla es más cara que 1 kg de arroz. No podía pagarlo”, dice Sum.

Doeurn y su familia recibieron un kit de alimentos de emergencia para ayudarlos a soportar la pandemia de COVID-19
Doeurn y su familia recibieron un kit de alimentos de emergencia para ayudarlos a soportar la pandemia de COVID-19.

La pandemia los ha llevado al borde mismo de la supervivencia, porque la familia de Doeurn ya vivía en los márgenes. La pobreza y el hambre han sido una constante en la vida de Doeurn de 10 años.

Algunos de sus primeros recuerdos son la pequeña habitación alquilada en un pueblo cerca de la frontera tailandesa, un mundo lejos de su ciudad natal en la zona rural de Camboya, donde los niños se quedaban jugando mientras Sum trabajaba largas horas en una fábrica. Sum aceptó el trabajo por el dinero, pero no ganaba lo suficiente para comprar alimentos nutritivos, por lo que a menudo enfermaban y no podía enviarlos a la escuela. Entonces, un día, “llegué a casa y mi segundo hijo tenía fiebre muy alta. Tenía miedo de perderlo".

Sum dejó su trabajo en la fábrica y comenzó a trabajar como niñera para poder estar allí para sus hijos, cosiendo ropa por la noche para ayudar con sus costes. Pero el dinero era muy escaso, especialmente cuando su propio padre enfermó y ella tuvo que pagar su atención médica.

Sum renunció a su trabajo como niñera y se llevó a sus hijos a su comunidad rural para ayudar a cuidarlo, pero lamentablemente, su padre, el abuelo de Doeurn, no se recuperó. Con su fallecimiento, no tenían a dónde ir más que a un terreno baldío en las afueras de la ciudad, donde instalaron un refugio. Para Sum, parecía que su vida había alcanzado un nuevo punto bajo, pero lo peor aún estaba por llegar.

"Estaba desesperada y pensaba en el suicidio porque no tenía nada más que a mis tres hijos". - Sum, la madre de Doeurn.

Finally, Sum found a seasonal job in a rice field and managed to send the boys to school for the first time. Then the COVID-19 pandemic hit. The borders closed and Cambodia’s agricultural exports stopped overnight. Sum lost her job.

“I couldn’t sleep because I knew that in a few days our rice supply would finish and I had no money left to buy more. We ate less to save food for the next day,” says Sum. Doeurn and his brothers foraged in the forest nearby for food, but it wasn’t enough.

On top of that, COVID-19 was a constant threat - there was no way Sum could afford masks for her family to protect them against the virus and no money for medical care if they became sick.

But Doeurn and Sum’s story changed dramatically the day he was sponsored. It was the first time in a very long time that they had hope.

Finalmente, Sum encontró un trabajo temporal en un campo de arroz y logró enviar a los niños a la escuela por primera vez. Entonces llegó la pandemia de COVID-19. Las fronteras se cerraron y las exportaciones agrícolas de Camboya se detuvieron de la noche a la mañana. Sum perdió su trabajo.

“No podía dormir porque sabía que en unos días se acabaría nuestro suministro de arroz y no me quedaba dinero para comprar más. Comimos menos para ahorrar comida para el día siguiente”, dice Sum. Doeurn y sus hermanos buscaron comida en el bosque cercano, pero no fue suficiente.

Además de eso, la COVID-19 era una amenaza constante: no había forma de que Sum pudiera permitirse mascarillas para proteger a su familia del virus y no tenía dinero para la atención médica si enfermaban.

Pero la historia de Doeurn y Sum cambió drásticamente el día en que fue apadrinado. Era la primera vez en mucho tiempo que tenían esperanzas.

"Estábamos con nuestro último poquito en el tarro de arroz, lo suficiente para hacer papilla, cuando recibimos comida de World Vision". - Sum.

Gracias a los padrinos y madrina, Doeurn y otros niños de su comunidad recibieron un kit de alimentos de emergencia, que incluía 25 kg de arroz, fideos, pescado enlatado, sal, salsa de soja, salsa de pescado y aceite vegetal. También recibieron mascarillas y entrenamiento en prevención contra la COVID-19.

Y Doeurn, ahora un niño apadrinado, gritó: "¡Comeré dos platos de arroz!"

El personal de World Vision entregó a Doeurn y su familia un kit de alimentos de emergencia para ayudarlos a sobrellevar la pandemia de COVID-19
El personal de World Vision entregó a Doeurn y su familia un kit de alimentos de emergencia para ayudarlos a sobrellevar la pandemia de COVID-19.

Por primera vez, Sum y sus hijos cuentan con apoyo para superar los tiempos difíciles y pueden ver esperanza en su futuro. Están comenzando un huerto para tener un suministro continuo de alimentos saludables para comer y extras para vender y obtener ingresos. "Podemos sobrevivir", dice Sum.

2021 se está convirtiendo en una crisis humanitaria para los niños. Pero tú puedes ser la razón por la que un niño como Doeurn tiene fe en un futuro más brillante, en lugar de un mañana incierto.

Apadrina a un niño como Doeurn

Nunca ha habido una mejor razón para apadrinar

Apadrina ahora

Historias relacionadas