Toda una familia sentada afuera de su casa mirando a la cámara
1 de junio de 2021 Minutos de lectura

Hambre y desnutrición:

Un desafío para las madres de todo el mundo

Hay pocas cosas más primordiales que el instinto de una madre para alimentar a sus hijos.

Cuando fui madre, recuerdo perfectamente alentar a mis hijos a comer tantas veces como hambre tuvieran. Me preocupaba siempre que estuvieran bien alimentados y verlos comer, me daba tranquilidad.

Hambre silencioso

Pero, ¿qué pasa en el corazón de una madre cuando no hay nada que que cocinar?

Saber que no tienes nada para alimentar a tus hijos es una de las peores cosas que una madre puede imaginar. A nivel mundial, millones de madres enfrentan la angustia de ver a sus hijos pasar hambre.

En muchas sociedades de todo el mundo, se espera que las niñas y las mujeres coman las últimas, menos alimentos y de peor calidad. Esto no solo causa múltiples problemas de salud para las mujeres. Refleja, y refuerza, la realidad de que el estado nutricional está sesgado por el género.

La COVID-19, el conflicto violento y el cambio climático solo están empeorando las cosas. Para diciembre de 2020, las Naciones Unidas estimaron que 270 millones de personas tenían un alto riesgo de padecer, o ya se enfrentaban, a niveles agudos de hambre.

Esto no solo significa que millones de niños están desnutridos, en puntos críticos de su crecimiento y desarrollo. Significa que en innumerables hogares desde Yemen hasta Afganistán, Etiopía hasta el norte de Nigeria, las madres tienen dificultades para comer.

Jerarquía a la hora de la comida

El hambre de las madres es algo que los equipos de World Vision presencian con demasiada frecuencia. Incluso cuando las mujeres están embarazadas o amamantando.

“Muchas culturas dictan que los hombres comen primero, luego los niños, luego las mujeres y las niñas”, dice Melani O'Leary, experta en nutrición de World Vision. Ella explica que las sociedades a menudo tienen conceptos erróneos sobre la cantidad de alimentos que las mujeres realmente necesitan para estar saludables.

“En algunas culturas, existe el temor de que las mujeres embarazadas coman demasiado, por temor a que esto dificulte el parto del bebé”, dice. Incluso cuando la comida es desesperadamente escasa, debido a la sequía, por ejemplo, prevalecen las tradiciones, lo que limita las opciones de las mujeres.

Una madre sujeta a su hijo pequeño en brazos, de fondo se ven más personas
En Etiopía, Leges (esta madre) tiene siete miembros de la familia que alimentar cada noche

Aprendiendo de sus madres

Aquí hay algunos otros ejemplos de las realidades del hambre y la desnutrición a los que se enfrentan las niñas y mujeres debido a su género:

  • El 60% de las personas que padecen hambre crónica en el mundo son mujeres. Las deficiencias de micronutrientes afectan a las mujeres y las niñas como grupo, más que a los hombres y los niños.
  • La anemia es la principal causa de muerte de las adolescentes embarazadas.
  • Las niñas obligadas a contraer matrimonio pueden tener poco que decir sobre si reciben alimentos nutritivos y cuándo quedarse embarazadas.
  • La mala nutrición durante el embarazo en realidad puede causar cambios en el ADN del feto.
  • En lo que respecta a la maternidad, no solo una mujer o niña hambrienta y desnutrida sufre por derecho propio. Su falta de alimentos nutritivos, combinada con su falta de control sobre las decisiones alimentarias, perpetúa el ciclo del hambre y la desigualdad de género.

Y no son solo las mujeres las que están sufriendo. En muchas regiones, las niñas se unen a sus madres para comer las últimas, lo mínimo y los alimentos de peor calidad. Incluso cuando la niña está menstruando y es más vulnerable a las deficiencias de micronutrientes como la anemia.

Las semillas del empoderamiento

bla bla bla
Ayak no solo ha mejorado su nutrición y la de sus hijos. Su experiencia en agricultura y ganadería está ayudando a esta madre a empoderar a una nueva generación a través de la educación

La relación entre género y nutrición ha sido la base del trabajo de desarrollo de World Vision durante muchos años. Nos centramos  en empoderar a las mujeres, así como en una nutrición adecuada para las madres, los bebés y los niños pequeños. También involucra a los hombres como aliados hacia la igualdad de género.

En Sudán del Sur, hemos invitado a madres como Ayak Akol a unirse a nuestro programa de capacitación para agricultores. Ayak no solo recibió semillas, herramientas y dos cabras, sino que también aprendió sobre prácticas agrícolas sostenibles y cría de animales.
Esto empoderó a esta madre de cuatro hijos con conocimientos, le dio espacio para ejercitar su voz, se ganó el respeto de los demás y le dio más control sobre la nutrición de su familia.

En lugar de ganarse la vida vendiendo leña como solía hacer, Ayak ahora está obteniendo un ingreso estable. Al vender productos en el mercado consigue pagar las tasas escolares de sus hijos. Ahora ella toma decisiones sobre nutrición por sí misma, nutre a sus hijos y empodera a la próxima generación a través de la educación.

Más historias

Niñas y mujeres hacen fila para recibir alimentos suplementarios en un centro de alimentación en Nicaragua, dirigido por voluntarios de la comunidad.
El 60% de las personas que padecen hambre crónica en el mundo son mujeres