Familia de seis miembros en Camboya sonriendo y abrazándose
3 de diciembre de 2020 Minutos de lectura

Familias vulnerables y sus hijos

Por qué las familias tienen tantos hijos si no pueden permitirse cuidarlos

Si una familia ya está luchando por poner comida en la mesa, se podría pensar que añadir más bocas a las que alimentar sería una idea terrible, y sin embargo, en los países en desarrollo de todo el mundo, es probable que las personas que viven en la pobreza tengan familias más grandes.

Nigeria por ejemplo, figura en la lista de los cinco países más pobres del mundo (Banco Mundial, 2019) pero también tiene la tasa de natalidad más alta del mundo, con un promedio de de siete hijos nacidos de cada mujer (World Population Review, 2019). En comparación, Singapur tiene uno de los más altos GPD per cápita del mundo y la cuarta tasa de natalidad más baja.

Hay muchas razones, que van desde los valores culturales hasta cuestiones de justicia social. Aquí os presentamos los motivos más importantes:

1. Por desgracia, algunos niños no sobreviven

Imagina vivir en un lugar donde la vida de tus hijos está constantemente amenazada, no sólo durante la COVID-19, sino todo el tiempo. Alrededor del mundo, uno de cada tres niños vive en la pobreza: No tienen lo esencial como agua limpia para beber, un hogar seguro para vivir, suficiente comida para comer, salud básica o el apoyo del gobierno.

Todos estos factores contribuyen a la mortalidad infantil y los padres... lo saben muy bien. En todo el mundo, 5,4 millones de niños menores de cinco años mueren cada año (World Health Organización) - eso es casi 15.000 niños cada día. La mayoría de estos niños viven en países en vías de desarrollo. Frente a esta realidad, los padres pueden tener más hijos, entendiendo la desgarradora verdad: que algunos de sus hijos simplemente no sobrevivirán.

2. Las mujeres tienen menos alternativas

El derecho a decidir si quieres o cuando vas a tener hijos es algo que muchos de nosotros damos por sentado. Pero en algunos países, los severos y penetrantes valores patriarcales son todavía una realidad abrumadora y muchos hombres toman las decisiones por sus esposas y familias, incluyendo cuántos hijos tendrán o no, y cuándo y con quién deben casarse sus hijos.

Millones de niñas en todo el mundo son vulnerables a los matrimonios precoces forzados, y son obligadas a casarse con un hombre generalmente mayor antes de cumplir los 18 años. En el mundo en desarrollo, 67 millones de jóvenes - una de cada tres - se casan antes de cumplir los 18 años (UNFPA, 2012).

El informe de World Vision "Una tormenta perfecta" estima que al menos cuatro millones más de niñas serán forzadas a casarse como como resultado de los impactos de la COVID-19. Una niña que se casa pronto es probable que también empiece a tener hijos mucho antes, lo que significa, entre otras complicaciones, que es probable que tenga más hijos.

Los bajos niveles de educación de las niñas, otro problema de desigualdad de género, también van de la mano de altas tasas de fecundidad (Population Reference Bureau, 2011). En Malí, las mujeres con educación secundaria o más altos tienen un promedio de 3 niños mientras que las que no tienen un promedio de 7 niños (UNESCO, 2010), y un estudio de 35 años de duración realizado en Guatemala determinó que por cada año adicional un joven que pasó en la escuela, la edad en la que tuvo su primer hijo se retrasó aproximadamente de 6 a 10 meses (Banco Mundial, 2007). En un estudio realizado en 2018 se determinó que la educación secundaria universal podría reducir la fecundidad total en un tercio en los países en desarrollo (Banco Mundial). Las estadísticas son claras: las niñas que se quedan en la escuela más tiempo tienen más opciones, y menos niños.

3. Necesitan manos extra

Las familias vulnerables, en particular las que se ganan la vida con la agricultura, suelen tener más hijos como una forma de apoyar el sustento de la familia.

Es común que los niños sean responsables de caminar hasta recolectar agua, realizar trabajo de campo y cuidado de los animales, incluso cuando son muy jóvenes. En los casos más graves, los niños pueden empezar a la fuerza a trabajar para ganar más ingresos por la supervivencia de la familia.

Se estima que 168 millones de niños en todo el mundo están involucrados en el trabajo infantil (UNICEF, 2019), y la pandemia de COVID-19 está exacerbando la situación. Para julio de 2020, otros ocho millones de niños en Asia se habían visto obligados a trabajar o a mendigar para ayudar a sus familias a sobrevivir como resultado de la COVID-19.

4. Los niños son una póliza de seguro y un plan de jubilación

A medida que los niños crecen, no sólo llevan el legado de su familia, sino también la responsabilidad de que proveer y proteger a sus padres y hermanos, particularmente cuando están heridos, enfermos o en su la vejez.

Esto es especialmente importante en los países dónde no tienen redes de seguridad gubernamentales fuertes. En estos en los casos, tener más hijos puede proporcionar una sensación extra de seguridad para los padres, con la esperanza añadida que un día, uno o más niños pueden tener el éxito suficiente para sacar a toda la familia de la pobreza.

5. Su comunidad espera que ellos también

En muchas culturas, los niños están ligados a un estatus social: cuanto más grande sea tu familia, más respetable eres. Por otro lado, las parejas sin hijos pueden ser despreciadas en algunos contextos y si una mujer no tiene hijos, no es raro que su marido la abandone o inicie una familia con alguien más.

Las creencias religiosas también están conectadas con las decisiones familiares. En muchas religiones, los niños son considerados como un una bendición y un regalo, y muchas parejas deciden no usar anticonceptivos.

6. La anticoncepción puede ser complicada

En gran parte del mundo en desarrollo, especialmente donde los niveles de educación son bajos, muchas personas simplemente no saben cómo usar los anticonceptivos para prevenir el embarazo. También puede haber estigmas contra anticonceptivos que hacen que la gente tenga miedo de usarlos.  Hay variedad de creencias en torno a los anticonceptivos, incluyendo fallos en la educación de la salud pública, sesgos culturales e incluso escepticismo sobre los motivos del gobierno para controlar el tamaño de la familia.

En otros casos, no tienen acceso a los anticonceptivos o cualquier otro servicio de salud y asesoramiento. En las comunidades remotas, la gente a menudo no tiene una clínica o farmacia donde poder acceder a estos recursos, o no pueden pagarla. Por estas razones y más, 214 millones de mujeres en edad de procrear en los países en desarrollo que desean evitar el embarazo no están usando un método anticonceptivo moderno (Organización Mundial de la Salud, 2019).

 

Para nosotros en World Vision, la conversación tiene menos que ver con el número de hijos que una familia elige tener, y más que ver con la información y la elección. La pobreza complica las decisiones y roba  las elecciones de la gente. Por eso el apadrinamiento infantil trabaja para transformar las comunidades para los niños, para que puedan crecer sanos, felices y libres para construir el futuro que elijan, incluyendo la decisión de cuántos hijos les gustaría tener y tener la confianza de poder mantenerlos.

Más historias