Falah, de 18 años, y su familia, de Irak, huyeron de su casa debido al conflicto con el ISIL
Minutos de lectura

Huir es una cosa, alimentar a una familia es otra

“Fuimos desplazados de nuestro pueblo junto a 300 familias más. Todas nuestras casas quedaron arruinadas o dañadas ”.

Zakia tiene 6 hijos y ha estado en movimiento desde 2014. Originaria de Al Qadisiya, Irak, ella y su esposo huyeron de su aldea en Irak hacia Siria; luego, cuando el conflicto en Siria se volvió insoportable para ellos, se vieron obligados a regresar a Irak. Llegaron al recinto de refugiados de Grezirka, a la 1 de la madrugada después de un viaje de 11 horas y están allí desde entonces.

Su esposo falleció poco después de que llegaran al complejo, dejando a su hijo mayor, Fahal, a cargo de los ingresos de la familia. Falah abandonó la escuela en su sexto año para trabajar. Ahora tiene 18 años y trabaja como mecánico. Los ingresos son pequeños, en todo caso. El porcentaje de desempleo es del 95% en esa zona. Simplemente existe poco o ningún trabajo.

“Se convirtió en el sostén de la familia, aunque era demasiado joven para trabajar”, ​​dice Zakia de su hijo.

Falah, de 18 años, de Irak, con su hermano. La familia huyó de su casa debido al conflicto con el ISIL

La lucha de la familia por cubrir las necesidades básicas y de alimentación es una realidad omnipresente. Pueden obtener algo de ayuda con los alimentos de World Vision y también algo de apoyo de amigos y familiares, pero debido al aumento de los costes de los alimentos, no es suficiente. Debido a esto, los dos hermanos menores están continuamente enfermos.

Zakia y su familia no están solos. Hay muchas otras mujeres y familias como ellos, hambrientos y sin muchas opciones.  

Zakia habla de su vida anterior, antes de llegar al campo de refugiados; eran felices con sus hijos. Su marido era jornalero, salía a las 7 de la mañana y regresaba a las 7 de la tarde. Los días eran largos, pero cómodos.

“Lo que teníamos era suficiente para nosotros. Por supuesto, deseo volver a casa. Es difícil permanecer en campamentos de refugiados. Pero ya no tenemos hogar, sólo quedan ruinas. Vivir aquí es difícil. Por la mañana, no tengo dinero para comprar comida y cocinar, pero la gente caritativa me ayuda y cocina para mis hijos ”, dice Zakia.

En el campo de refugiados, los familiares del difunto esposo de Zakia les ayudan, junto con organizaciones benéficas que traen artículos de necesidad, incluida comida. Durante el Ramadán, la familia de Zakia come por la mañana y por la noche: lentejas, ensalada, arroz y albóndigas. Cada tres días comen carne. Cualquier comida que traigan amigos y familiares se cocina para los niños. Los días que tienen algo que ofrecer, ayudan, otros días sin embargo, no pueden ayudarla.

“Tengo hijos en la escuela y algunos en el campamento. Dos de mis niñas van a Zakho a la escuela, y nosotros recibimos ayuda para pagar las tarifas del autobús y para que tengan los artículos necesarios: mochilas, libros de papel y ropa. Ayudan a mis hijos con la escolarización y pagan los gastos de la escuela. Necesito este apoyo para que mis hijos completen sus estudios ”.

Falah, de 18 años, de Irak, con sus dos hermanos. La familia huyó de su casa debido al conflicto con el ISIL

Zakia nos recuerda la diferencia que puede hacer el impacto y el apoyo de las donaciones, grandes o pequeñas: son una bendición.

"Lo que viene de todos ustedes es una bendición", dice Zakia.

¿Y si tu próxima comida pudiera significar la recuperación y supervivencia de una familia como la de Zakia? Al apoyar al equipo de World Vision, nos ayudas directamente a apoyar a los más necesitados. Simplemente donando el precio de tu próxima comida, puedes proporcionar alimentos para apoyar a las familias hambrientas de todo el mundo.  

 

Historias relacionadas