La trabajadora social de World Vision, Pasquina Diu, interactúa con la niña sudanesa Katina en una de sus visitas.
Sudán del Sur

La hambruna alimenta el matrimonio infantil

El hambre, la violencia y las creencias privan de seguridad a las niñas.

"Cuando ocurrió, lloré y culpé al día en que nací", recuerda Katina*, de 16 años. Su padre es un soldado que los abandonó cuando eran pequeños. Su madre se convirtió en una borracha y nunca prestó atención al bienestar de sus hijos.

A los 10 años, Katina se convirtió en madre de sus hermanos, dos niñas y dos niños. Comenta: "Empecé a recoger leña y a venderla en el mercado para comprar comida. Solo podíamos permitirnos una comida al día".

Katina se acostumbró y se sintió segura yendo al monte. Esta fue su única fuente de sustento durante seis años, hasta enero de 2022.

"No me di cuenta de que el hombre se escabullía detrás de mí. De repente me agarró y me violó mientras intentaba alimentar a mi hermano", cuenta.

Katina sentada sola, mirando hacia la derecha, lejos de la cámara.
Las niñas y las mujeres de Sudán del Sur sufren cada vez más incidentes de violencia de género.

Según un informe de la ONU, se estima que 2,6 millones de personas en Sudán del Sur, más del 80% de ellas mujeres y niños, sufren los crecientes incidentes de violencia de género como Katina.

"Mientras lloraba y las lágrimas rodaban por mi cara, pensé que si tuviéramos comida en casa y el cuidado de nuestros padres, no habría experimentado los abusos y la brutalidad", añade.

World Vision, con el apoyo del Fondo Humanitario de Sudán del Sur (SSHF, por sus siglas en inglés), formó a personas de la comunidad para que formaran parte de los comités de derivación para identificar y derivar oportunamente los casos de violencia de género (GBV, por sus siglas en inglés) a las instalaciones y centros de salud para recibir apoyo.

A los comités también se les encargó la tarea de sensibilizar a la comunidad contra todas las formas de abuso. Uno de los miembros del comité del condado de Greater Tonj denunció el caso de Katina a World Vision.

Katina y su trabajadora social de World Vision, Pasquina, sonríen y charlan frente a una casa
Pasquina, la trabajadora social de World Vision, prestó apoyo inmediato para garantizar que se denunciara el abuso de Katina y se le prestara atención médica inmediata.

La trabajadora social de World Vision, Pasquina Diu, hizo un seguimiento inmediato al día siguiente y remitió a Katina al hospital para que recibiera servicios médicos dentro del plazo recomendado de 72 horas, asegurándose de que recibiera un kit de profilaxis post exposición (PEP) para la prevención del VIH.

Las supervivientes de una violación necesitan algo más que atención médica, y las trabajadoras sociales como Pasquina les prestan todo el apoyo necesario para su delicado estado, especialmente su bienestar emocional y mental.

"La imagen de todo el incidente no dejaba de pasar por mi cabeza, y me hacía sentir que estaba pasando por el abuso de nuevo. Las visitas diarias de la trabajadora social y el apoyo psicosocial me hicieron más fuerte", dice Katina.

"Mi tío me dijo que debía casarme porque traía la vergüenza a la familia, como si le hubiera pedido al hombre que me violara".

"Veo un gran cambio en Katina en comparación con la primera vez que la vi después de que ocurriera el incidente y lo denunciara. También me afectó mucho ver a una chica joven pasar por un dolor tan terrible", comparte Pasquina.

Dos semanas después del incidente, Katina se enfrentó a otro reto. "El hermano de nuestro padre apareció de repente en nuestra vida para informarme de que debía prepararme para casarme porque había traído la vergüenza a la familia, como si hubiera pedido al hombre que me violara", cuenta.

Siendo la única chica que había ido a la escuela, Katina tenía sueños. "Con lo poco que ganaba, pude ir a la escuela porque sabía que sería lo único que podría ayudarnos en el futuro". Pero su esfuerzo no le importaba a nadie", añade.

Katina se sienta sola frente a su casa y mira hacia la izquierda preocupada por la seguridad de sus hermanos.
Ahora, separada de sus cuatro hermanos tras ser casada a la fuerza, Katina se preocupa por su bienestar.

Su tío la obligó a casarse con un hombre de 45 años como cuarta esposa. "Intenté resistirme, pero me vencieron hasta la sumisión. Pensé que resistirme más era como castigarme. Así que me rendí. El hambre que pasaban mis hermanos también me empujó al paredón sin que hubiera una opción mejor", explica Katina. 

Una antigua tradición en muchas comunidades de Sudán del Sur otorga a los tíos o a los parientes masculinos de mayor edad de la familia, en ausencia de los padres, la facultad de decidir sobre el futuro de una niña incluso sin su consentimiento.

Además, un informe de la ONU señala que "las perturbaciones climáticas, la grave sequía, las inundaciones masivas y los conflictos" son factores que contribuyen al aumento de los casos de violencia de género, y se calcula que hay 2,6 millones de personas afectadas, de las cuales el 82% son mujeres y niñas.

Katina bate la mantequilla fuera de su casa
Niñas como Katina quieren terminar la escuela y ayudar así a proporcionar una vida mejor a sus familias. Pero el hambre, los conflictos y las tradiciones les impiden disfrutar del futuro que merecen.

El director del proyecto, Joseph Deng, afirma: "Las mujeres del Gran Tonj, al igual que en muchas partes de Sudán del Sur, sufren abusos relacionados con el hambre. Necesitamos apoyar más esfuerzos para frenar la violencia de género para detener esta amenaza continua sobre las mujeres y los niños en el Gran Tonj."

Katina se preocupa por sus hermanos, ya que está a una hora de distancia de ellos. "La situación es mucho peor ahora para ellos, pero no hay nada que pueda hacer. Utilicé la ayuda que recibí de World Vision para proveerles de comida. No tengo nada más para poder ayudarles".

La campaña de World Vision en las comunidades sigue educando a la gente sobre la protección de los niños y la violencia de género a través de los comités de protección comunitarios. Dado que el hambre afecta a millones de personas en Sudán del Sur, muchas de estas mujeres y niñas vulnerables se enfrentarán a los abusos y necesitarán más apoyo, afirma Cecil Laguardia, Director Superior de Promoción y Comunicaciones.

Nota: *El nombre fue cambiado para proteger su identidad. 

Historias relacionadas