Madre sentada en una silla junto a sus dos hijos, uno de ellos sobre sus piernas y el otro de pie a su lado
05 de agosto de 2021 Minutos de lectura

Los lamentos de las madres,

niños atrapados en el conflicto de Tigray

El conflicto en curso en Tigray, que comenzó en noviembre de 2020, ha provocado un aumento de las necesidades humanitarias, ha afectado gravemente la seguridad alimentaria y ha perturbado los medios de vida de las personas. Cientos de miles de personas, incluidos niños, mujeres y ancianos, se han visto obligadas a huir de sus hogares y ahora viven en campamentos de desplazados internos (PDI).

En tal escenario, el sufrimiento humanitario es inminente con un impacto grave en la seguridad alimentaria ya que los medios de vida de las personas se ven gravemente afectados. Los relatos de primera mano de los sobrevivientes del conflicto, los niños desplazados y las familias indican que varias personas, en particular niños, mujeres y ancianos, están sufriendo debido al continuo conflicto y la inestabilidad en la región.

Según el informe de situación de Actualización Humanitaria de la Región de Etiopía - Tigray de UNOCHA publicado el 28 de febrero de 2021, ha habido informes continuos de disparos en las principales ciudades, incluidas Mekelle y Shire. También ha habido informes de incidentes continuos de allanamientos domiciliarios y saqueos indiscriminados, incluidos artículos domésticos, equipo agrícola, ambulancias y vehículos de oficina, presuntamente por parte de diversos actores armados.

Berhan Belay, de 36 años, madre de tres hijos, vive en las cercanías de Negash, unos kilómetros al norte de la ciudad de Wukro. Según Berhan, Tigray se ha convertido en un infierno desde que comenzó el conflicto. “Nunca había visto un momento tan malo en mi vida. Huimos para escondernos sin nada, dejando atrás nuestra casa y propiedades. Cuando regresamos todo se había ido”, se lamenta Berhan con profunda ira. 

“Todo nuestro sustento ha sido demolido. Estamos sufriendo mucho por la falta de alimentos. No tenemos nada con lo que alimentar a nuestros hijos”, agrega.

“Esta vez, incluso los niños tienen miedo y están traumatizados. En mi pueblo, los soldados se quedaron nueve días. Saquearon todas nuestras propiedades. Nos intimidaron y etiquetaron, como si fuéramos esposas de las fuerzas especiales o de la milicia local”, dice otra mujer de 45 años, Leteberhan, de la ciudad de Wukro.

“Muchas gracias por brindarnos este apoyo y estar con nosotros en este momento crítico. Hoy es día de mercado. Compraré algo de comida en el mercado para alimentar a mis hijos”, agrega Leteberhan.  

Madre e hija posan de pie, serias frente la cámara

El informe de UNOCHA también indicó que ha habido niveles alarmantes de violencia contra la población civil. Han continuado los incidentes de asesinatos y violencia de género (VBG), principalmente entre mujeres y niños.

Sara (cuyo nombre ha sido cambiado), de unos treinta y tantos años, nació y creció en la ciudad de Sobiya, en Qersa, Adigrat. Tiene dos hijos, un niño de 11 años y una niña de seis. Cuando estalló el conflicto, Sara, sus hijos junto a muchos otros huyeron a Sobiya Ademariam en Assimba para salvar la vida de sus hijos y la suya. Permanecieron allí durante aproximadamente un mes hasta el 9 de enero de 2021. Para entonces, Sara se había quedado sin comida para sus hijos. Por lo tanto, Sara junto con otras siete personas decidieron volver a recoger algo de comida.

Desafortunadamente, cayó en manos de hombres armados. La insultaron, la golpearon y luego la violaron en grupo durante dos días, hasta que colapsó. “El primer día, cinco hombres me violaron. Luego, otros 10 hombres me violaron el 15 de enero de 2021. Luego me desmayé, colapsé y estuve inconsciente hasta las 5:00 pm”, explica Sara con amargura mientras las lágrimas corren por su rostro.

Según los expertos, en circunstancias normales ha habido casos de agresión sexual en Tigray como en muchas partes de Etiopía. Sin embargo, la magnitud y la naturaleza de la violencia sexual cometida en estos días son diferentes e inusuales. “Los incidentes sexuales pueden ocurrir cuando una mujer o una niña viaja a buscar agua o leña. Esos casos se cometieron principalmente en niñas, pero ahora, por el contrario, son casos de madres”, dice Hadas Aschenaki, un experto legal para sobrevivientes de agresión sexual en el Hospital Ayder en Mekelle.

“Las niñas son violadas por falta de orden público. Pueden morir después de haber sido violadas, o no pueden recibir medicamentos, o morir debido a una hemorragia”, dice Emebet, una niña de 13 años.

“Es muy deplorable que esta vez los informes de violación que vienen muestren a una mujer violada por al menos tres o cuatro hombres y, en algunos casos, hasta 15 hombres. Ahora, una madre es violada frente a su hijo o su esposo. Esto tiene graves consecuencias psicológicas para la mujer. La agresión es tanto física como sexual", agrega Hadas.

La hermana Mulu Mesfin es administradora de casos en Ayder Hospital One Stop Center for Sexual Assault Survivors. Mulu dice que el fenómeno inusual de casos de violación tan horribles es un desarrollo reciente que siguió al conflicto en Tigray. “Lo peor es que los perpetradores impiden que las víctimas reciban tratamiento médico después de violarlas. Toman a las víctimas como rehenes y las mantienen en sus campamentos durante dos semanas o incluso un mes”, explica Mulu.  

Para curar las heridas y devolver la esperanza a Sara y a muchos otros miles de atrapados en la crisis, en particular niños y mujeres, World Vision ha estado respondiendo a través de protección, apoyo psicosocial, asistencia mediante dinero en efectivo, agua, saneamiento e higiene, así como capacitaciones de sensibilización y creación de capacidad para voluntarios de la comunidad y personal de las oficinas del sector gubernamental pertinentes.  

“Incluyendo a Sara, hemos brindado apoyo en efectivo a 50 sobrevivientes de violencia de género (2.500 Birr / aproximadamente 57 dólares estadounidenses cada uno) para servicios de apoyo médico, legal y psicosocial. Hemos estado apoyando a más de 850 niños desplazados internos a través de actividades recreativas que incluyen varios juegos al aire libre y bajo techo. Además, más de 1.800 desplazados internos (niños y mujeres) accedieron al apoyo psicosocial comunitario, incluidos espacios seguros y aprendizaje socioemocional ”, dice Bethlehem Abraham, Coordinadora de Protección Infantil y VBG para la respuesta a la crisis de Tigray.

Dos madres junto a sus hijos sentados en el suelo, detrás más personas de pie

World Vision brindó capacitaciones para el desarrollo de capacidades en la gestión de casos para 59 funcionarios de VG y socios gubernamentales de la Oficina de Asuntos Laborales y Sociales, Asuntos de la Mujer, la Infancia y la Juventud, las oficinas de Salud y Justicia. World Vision también distribuyó kits de dignidad a 1.000 niñas adolescentes y 842 galletas energéticas para los niños más vulnerables en el campamento de desplazados internos de la escuela primaria Medhanelem en la ciudad de Adigrat.

“Hasta ahora, World Vision ha proporcionado agua potable a más de 340.000 personas y suministros médicos a más de 400.000 personas afectadas por la crisis”, concluye Samuel Tilahun, Director de Asuntos de Emergencia Humanitaria.

---

En medio del conflicto en Tigray, 2,3 millones de niños necesitan tu ayuda. Para donar, haz clic aquí.

Más historias