Niño mira a su taza vacía, mientras su madre sentada se lleva una mano a la cabeza
23 de julio de 2021 Minutos de lectura

Niños al borde de la inanición

Evelyn, de siete años, y su familia no han comido nada en casi 24 horas. El hambre los ha despojado de toda energía e incluso de sonrisas. Los hermanos pequeños de Evelyn se sientan cerca de la puerta de la cocina, con los ojos fijos en el frío lugar donde se cocinas y las cacerolas vacías que lo rodean.

Su madre, Annet Rojo, de 23 años, está sentada, con las piernas estiradas en la terraza, tratando de amamantar a su bebé que llora. Su padre, James Moro, de 25 años, perdido en sus pensamientos, se inclina abatido contra un enorme tanque de agua en la esquina de la casa. Puede darse cuenta fácilmente de que está pensando de dónde vendrá la comida del día para su familia.

No hay vida en esta casa. Los niños no juegan. Nadie sonríe y apenas se dice una palabra durante aproximadamente un cuarto de hora. El único sonido es el constante sollozo del bebé de Annet, cada vez que se da cuenta de que el pecho que está mamando no cede nada.

Unos minutos después, llega Magdalena Kujang, abuela de Evelyn, agotada, de 60 años, con un manojo de leña descansando hábilmente sobre su cabeza. Ella se había ido durante más de seis horas.

“Fui muy temprano. A veces solo quiero estar lejos de aquí porque si me quedo, los niños seguirán preguntando qué comer”, dice.

Magdalena ha podido encontrar la leña, pero no hay nada en casa para cocinar.

"Es solo por fe que voy a buscar leña, incluso cuando sé que no hay comida para cocinar", dice.

La familia de 10 personas comió por última vez ayer, después de haber compartido un simple kilogramo de mandioca (cuatro tazas) que Annet pidió prestado a los vecinos que tampoco tienen comida para ellos.

“Ahora dependemos principalmente de los vecinos para sobrevivir. Pedimos comida prestada y a veces suplicamos por ella. A veces nos lo dan pero a veces no”, dice.

Si no consiguen comida, Annet dice que se ven obligados a arrancar los frijoles tiernos que cultivan en el complejo para hacer salsa, solo salsa, sin comida. Pero en situaciones peores, la familia ha pasado hambre durante días.

“No se puede depender de los vecinos todo el tiempo. Hace como una semana estuvimos cuatro días sin comer”, dice.

A pesar del hambre, se espera que Evelyn, que es la mayor en casa, ayude con las tareas del hogar. Hoy, ella está ayudando a lavar los utensilios; tazas y platos con restos de papilla seca de la comida de ayer.

“Tengo hambre, solo quiero comer”, dice con voz débil.

Niño mira un montón de utensilios de cocina sucios
Evelyn mirando un montón de utensilios sin lavar de la comida que comieron hace casi 24 horas

El padre de Evelyn, que solía cavar para obtener ingresos, dice que ahora es difícil conseguir oportunidades laborales. Antes de la pandemia de COVID-19, había demanda de mano de obra agrícola y no agrícola, lo que le permitía ganar hasta UGX 10,000 por día (US $3), suficiente para comprar alimentos durante unos días.

“Es triste ver que como hombre no puedo mantener a mi familia. La situación no era tan mala antes. La comida era suficiente y la gente vendía parte de ella para conseguir dinero que nos pagara por el trabajo que haríamos. Pero ahora todo el mundo es pobre y tiene hambre”, dice James.

Pastor Isaac al rescate

Mientras la madre de Evelyn mira desesperadamente la puesta de sol, le preocupa que pase otro día sin que sus hijos coman. Más temprano ese día, la abuela de los niños logró conseguirles un poco de papilla de la harina que le pidió prestada a un vecino, pero después de unas horas, los niños volvieron a tener hambre. Si duermen sin comer, llorarán toda la noche.

Sin embargo, la alegría regresa a los rostros de Annet y Magdalena cuando el pastor Isaac Badai, su vecino y líder de la iglesia local, les entrega UGX 5,000 (US $1,5) para comprar comida y evitar dormir con hambre.

“La gente de esta aldea piensa que porque soy pastor, Dios me ha bendecido con mucha comida y dinero extra, lo cual no es el caso. También lucho a veces, pero esto no me impide ayudar a mi gente siempre que puedo”, dice Isaac, quien también es un refugiado de Sudán del Sur.

Isaac señala que la situación se está saliendo de control y la comunidad ha recurrido a mecanismos de supervivencia como porciones reducidas de comida, pedir prestado y mendigar. Otros están regresando a Sudán del Sur devastado por la guerra.

“Mucha gente viene a verme preguntando qué comer. Principalmente ayudo a los que tienen mucha necesidad, como los ancianos y las viudas que no pueden alimentar a sus hijos. Muchas personas comen ahora una vez al día, mientras que otras pasan días sin comer”, dice.

“Si te mueves por este pueblo, encontrarás muchas casas abandonadas. Pertenecen a personas que han regresado corriendo a Sudán del Sur en busca de comida. Esto es muy peligroso porque nuestro país aún no es seguro. Terminan siendo asesinados nada más llegar allí y otros mueren mientras aún están en la carretera”, dice Isaac.

Niño coge trozos de mango de un cubo
Los niños ahora han recurrido a comer mangos para el almuerzo y la cena, ya que sus familias no pueden pagar alimentos adicionales.

Según FEWS NET,  un sistema de alerta temprana de hambrunas, se prevé que los hogares de los asentamientos rurales de refugiados se enfrenten a una crisis de hambre (Clasificación integrada de la fase de seguridad alimentaria [IPC] 3) entre febrero y mayo y agosto y noviembre, debido al acceso limitado a los ingresos. actividades generadoras, producción inadecuada de cultivos y escasa capacidad de afrontamiento.

Compartiendo la pequeña comida

Después de conseguir un poco de comida, Magdalena prepara alegremente la cena para sus nietos. Ella solo prepara parte de la comida, ya que prepararla toda significaría que volverían a tener hambre mañana. Esto significa que no todos comerán esta noche. Mientras Evelyn y sus hermanos disfrutan de la pequeña comida al anochecer, sus abuelos y su madre miran.

Un grupo de niños comen sentados en el suelo mientras dos personas mayores les miran
Mientras los niños comen, los mayores simplemente miran porque la comida no es suficiente para todos.

“Tomamos papilla durante el día, así que podemos conservarla durante toda la noche, pero los niños no pueden. Por eso les hemos dejado disfrutar de la comida porque tenemos que guardar algo para la papilla de mañana a la hora del almuerzo”, explica Magdalena. 

En un abrir y cerrar de ojos, la comida desaparece del plato grande. Los niños se lamen los labios y miran dentro de las cacerolas para ver si hay más.

Recortes de raciones: la génesis del problema

Los refugiados siempre han tenido problemas con la cantidad de alimentos que reciben, pero el recorte del 30% de la ración del año pasado, en medio de una pandemia, fue la gota que ha colmado el vaso. Con una disminución continua de la financiación, que provocó un déficit de 96 millones de dólares, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) anunció nuevos recortes en febrero de 2021. Actualmente, los refugiados tienen que arreglárselas con solo el 60 de una ración completa.

“La crisis del hambre es generalizada, pero particularmente peligrosa para la comunidad de refugiados que ya está luchando contra los efectos de la COVID-19. La mayoría de ellos perdió sus pequeñas empresas y todas las actividades generadoras de ingresos, por lo que un recorte de raciones reducido solo podría significar algo peor”, dice Paul Mwirichia, Gerente de Asistencia en Efectivo y Alimentos de World Vision en Uganda.

De hecho, según un reciente estudio de evaluación de alimentos por el PMA, el actual 40% de recorte de ración y el impacto de los cierres por la COVID-19 son los principales contribuyentes al problema del hambre en los asentamientos de refugiados . El análisis de Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (IPC) (junio-diciembre de 2020) encontró que los refugiados en los 13 asentamientos de Uganda enfrentaban una inseguridad alimentaria aguda.

Los líderes refugiados ahora están pidiendo apoyo a los donantes y a la comunidad internacional.

“Entendemos que la mayoría de las personas que nos apoyan también se vieron afectadas por la pandemia, pero les pedimos que no se cansen de ayudar a los refugiados; Dios los recompensará”, dice el pastor Isaac.

Como medida para evitar la propagación de COVID-19, ahora está previsto que las distribuciones de alimentos se realicen una vez cada dos meses. Esto significa que los refugiados reciben una ración doble que deben conservar durante dos meses. Esto es difícil porque, en la mayoría de los casos, la comida que debe durar dos meses generalmente se consume en la quinta o sexta semana, lo que deja a los niños y sus familias mirando el hambre directamente a los ojos.

“La comida se consume muy rápido y tenemos que esperar casi un mes entero antes de la próxima distribución”, dice Elizabeth Nial, una adolescente que cuida de siete hermanos y una hija propia. “Cuando la comida está terminada, me muevo por el pueblo pidiendo prestado a los vecinos. Algunos nos dan la comida en especie, mientras que otros nos la prestan y nosotros la devolvemos cuando llegan las raciones”.

World Vision está ayudando a las familias a superar el hambre

Mujer al frente de su puesto
Agnes se unió a un grupo de ahorro respaldado por World Vision y comenzó su propia pequeña empresa, gracias a la cual ahora puede pagar alimentos adicionales para su familia.

A diferencia de muchas otras personas en el asentamiento, Agness Jagoro, de 37 años, es una mujer muy feliz. Hace tres comidas al día y puede permitirse una dieta alternativa para sus hijos. Agnes también tiene un pequeño negocio en su casa que le gana UGX 20,000 (US $ 5) al día, lo suficiente para comprar comida extra para su familia. Agnes es miembro de un grupo de ahorro llamado "Dios lo sabe", apoyado por World Vision. El grupo también recibió un préstamo de VisionFund para ayudarlos a inyectar más dinero en sus negocios.

“Unirme a este grupo de ahorro ha elevado el nivel de vida de mi familia. Puedo pagar lo que quiera, incluida ropa y una buena dieta. La última vez que compartimos el dinero, obtuve UGX 500.000 (US $ 140) que usé para comprar muebles y materiales escolares para los niños”, dice la madre de siete hijos. World Vision está ayudando a refugiados como Agnes a cerrar la brecha apoyándolos con proyectos de generación de ingresos como agricultura, ahorros para la transformación y desarrollo de habilidades.

“La situación es mala, pero algunos refugiados, con nuestra ayuda, están aprovechando al máximo el apoyo que brindamos y hemos visto algunos cambios y un aumento en los niveles de resiliencia”, dice Paul.

Más de 370.000 personas en Uganda están un paso más cerca de la hambruna. Estos se encuentran principalmente en la región de Karamoja y las comunidades de refugiados que se encuentran bajo el IPC 4 y 3 respectivamente, con un total de más de 195.000 niños que sufren desnutrición aguda. FEWS NET advierte que entre junio y septiembre, con los recortes previstos de raciones continuas, a pesar de ser temporada de cosecha, al menos el 20% de los refugiados seguirá experimentando brechas en el consumo de alimentos, y se espera que la situación empeore en agosto y septiembre.

Más historias