Niña con mascarilla negra mira de frente a la cámara
12 de mayo de 2021

La pandemia silenciosa

Ahora, la salud mental amenaza el futuro de los niños

Los niños y niñas, en particular los afectados por conflictos, son las víctimas ocultas de la pandemia de COVID-19.

800 millones de niños y jóvenes viven en zonas frágiles y afectadas por conflictos. De ellos, 456 millones están en grave riesgo de sufrir problemas de salud mental.

Aunque el mundo actualmente se centra en combatir esta crisis de salud global, su impacto a largo plazo en la salud mental de los niños y niñas que viven en países afectados por conflictos no se comprende por completo ni está en la mente de los responsables políticos.

A menos que actuemos para abordar esto ahora, la devastadora interrupción causada por la COVID-19 tendrá consecuencias de por vida y potencialmente mortales para toda la generación de niños vulnerables del mundo.

DESAFÍOS DIARIOS

Un niño, niña o joven que crece en una zona de conflicto ya tiene más que suficientes dificultades con las que lidiar: la pérdida del hogar familiar, a menudo la muerte de uno o varios miembros de su familia, el desafío de instalarse en un entorno desconocido e inestable, la interrupción de la escuela y la dispersión de los amigos de la infancia.

Muchos de estos niños han demostrado una capacidad de recuperación notable, pero la pandemia mundial de COVID-19 ha agravado sus tensiones ya existentes.

La mayoría de los niños, niñas y padres con los que hablamos están preocupados por contraer la enfermedad o temen que sus familiares puedan morir a causa del virus. El 40% de los niños y el 48% de los padres indican que la COVID-19 es el principal factor que afecta sus emociones.

Las preocupaciones incluyen contraer el virus, temor por los miembros de su familia y ansiedades por el cierre de escuelas, acceso limitado a servicios básicos como agua o centros de salud, y una lucha para llegar a fin de mes debido a los efectos económicos de los cierres y otras medidas de contención contra la COVID-19. 

Además, el conflicto armado, agravado por los impactos de la pandemia, amenaza actualmente con llevar a cabo a 270 millones de personas en todo el mundo al borde de la inanición, duplicándose desde los 135 millones existentes antes de la pandemia.

En los seis países, la salud mental y el bienestar de los niños se está deteriorando significativamente. Sin apoyo, toda una generación de niños corre el riesgo de verse afectada permanentemente por las consecuencias de la pandemia en la salud mental.

“Estoy constantemente asustada. Asustada de la gente y de lo que pasa en mi país. Ahora la pobreza también me asusta", Amina, 16 años

Hemos hablado con los niños de

Si quieres conocer más no dudes en leer el informe completo