Ating Ai mostrando la primera carta recibida de su madrina, alrededor un grupo de niños
24 de noviembre de 2020 Minutos de lectura

Una semilla de esperanza

Ating Ai, de Vietnam aún recuerda la primera carta que recibió de su madrina. “Era una tarjeta de cumpleaños. Siempre la llevo conmigo. ¡Todavía recuerdo lo feliz que estaba cuando la recibí! Fue la primera vez que tuve una tarjeta tan hermosa en mis manos. Mi nombre estaba en él, al igual que los nombres de mi madrina, su esposo y sus hijos. Nunca en mi vida había celebrado mi cumpleaños, pero mi madrina había pensado en mí. "

Para Ai fue la primera vez en su vida que recibió una carta. Mantuvo una correspondencia muy fluida en los años siguientes. Su madrina le preguntaba por su familia y por la escuela, y Ai le contaba como era su vida en la aldea, sobre sus amigos y familiares y sobre los sueños de su vida, que al principio dormían dentro de él como una pequeña semilla.

 

No teníamos suficiente para comer durante 3 o 4 meses al año

Ai es el menor de cuatro hijos en una familia de agricultores pobres. Su familia pertenece a los Co-tu, una minoría étnica de la provincia de Quang Nam, en el centro de Vietnam.

"El hambre obligó a mis padres a descuidar la educación de sus hijos. No teníamos suficiente para comer durante tres o cuatro meses al año". Así que a menudo me llevaban con ellos para que pudiera ayudarlos a trabajar en el campo. Principalmente cultivaban yuca, que teníamos que comer todos los días. Limpiaron áreas forestales con fuego para poder cultivar arroz. Sin saberlo, provocaron la erosión del suelo. Durante años, mi familia estuvo atrapada en un círculo vicioso de pobreza"

Cuando World Vision comenzó a trabajar en la región, las vidas de Ai y su familia también mejoró: “Mis padres aprendieron cómo mejorar sus condiciones de vida. Participaron en cursos de formación sobre cultivo de arroz húmedo y ganadería. Luego recibieron fertilizantes, semillas de arroz y plántas de árboles frutales. Más tarde empezaron a criar ganado y a plantar acacias para la fabricación de papel. De esa forma ganaron más dinero y pudieron financiar mi educación. "

Fui a la escuela por primera vez cuando tenía nueve años

“Todavía hoy sería analfabeto si no hubieran aconsejado a mis padres que me enviaran a la escuela. Fue cuando World Vision llegó a mi pueblo ", recuerda." Tenía nueve años cuando comencé la escuela. Muchos otros niños de mi edad casi habían terminado la escuela primaria para entonces ".

Ai recuerda de manera particularmente vívida cómo recibió un premio por su buen desempeño al final del primer grado. “Corrí a casa para mostrarles el premio a mis padres”, dice con una sonrisa. “¡Estaba tan orgulloso de poder seguir el ritmo de los otros niños en la escuela! Esperaba con ansias la escuela todos los días, incluso si la mayoría de los compañeros eran varios años más jóvenes que yo. La alegría de mi educación ayudó a mi familia a sentirse a la par con las demás familias del pueblo."

El apoyo de su madrina le animó a luchar por un futuro mejor

Hoy, Ating Ai tiene 22 años y acaba de completar con éxito el programa forestal de Quang Nam College. Ahora quiere trabajar para proteger los bosques y el medio ambiente en su país de origen.

"Espero que muchos niños puedan optar a una vida mejor a través del apadrinamiento con World Vision, como me pasó a mí", dice Ai. “El apoyo y el cariño de mi madrina me animó a luchar por un futuro mejor ".

Cuando te conviertes en padrino o madrina, estás cambiando la vida de una niña o niño y transformando su comunidad para siempre. A su vez, ellos tendrán su propio impacto en el mundo...y en ti. Nunca es demasiado tarde para una "primera vez".

Más historias