Una mujer desplazada y su hijo reciben apoyo de World Vision

Grave situación en Tigray

En especial para las madres y los niños y niñas desplazados

Han pasado meses desde que estallaron los enfrentamientos en Tigray, una de las regiones más pobres de Etiopía, donde cientos de miles de personas dependen de la asistencia alimentaria incluso en buenas condiciones de cosecha. Sin embargo, antes del conflicto, más de un millón de personas en la región ya dependían de la ayuda y más de 600.000 luchaban contra el hambre.

Para hacer más difícil una situación ya difícil, la COVID-19 y la plaga de langostas del desierto obstaculizaron aún más la capacidad de las familias para satisfacer incluso sus necesidades básicas. El conflicto, que desplazó a cientos de miles, solo hizo que las cosas fueran aún más difíciles.

Según el informe de situación de UNICEF del 14 de enero de 2021; 4,5 millones de personas necesitan asistencia alimentaria de emergencia en Tigray, de los cuales 2,3 millones son niños y niñas.

Leges, de 30 años, madre de seis hijos, se encuentra entre los desplazados. Con sus seis hijos y junto a muchos otros en movimiento, sufrió mucho camino a Shire, donde actualmente vive en un campamento de desplazados internos (IDP). Tuvieron que esconderse en el bosque durante seis días antes de hacer la caminata de seis días a Shire.

“Me apresuré a huir dejando atrás mi casa y todas mis propiedades para salvar la vida de mis hijos y la mía. Espero que algún día estemos de regreso en nuestra casa”, dice, y explica cómo el clima frío, la falta de sueño y la falta de comida la están afectando a ella y a sus hijos. "Vine aquí esperando al menos tener comida, agua y refugio. Desafortunadamente, recibo poca o ninguna comida", añade.

Impacto de la crisis de Tigray en los niños

Actualmente, miles de personas se encuentran en Imbadanso, lugar para los desplazados internos, donde también se refugió Leges. La mayoría huyó sin nada. Sus necesidades son enormes. Todos necesitan desesperadamente alimentos y otros artículos no alimentarios. Muchos han recurrido a la mendicidad durante el día.

Tehagos, de 34 años, es madre de cuatro hijos y es otra desplazada interno. “Escuché un disparo a las 4 de la mañana e inmediatamente me apresuré a huir para salvar la vida de mis hijos. Dejé atrás todas mis pertenencias, incluida mi casa y mis propiedades ”, explica con amargura. "Pasamos dos semanas escondidos ... Algunas buenas personas nos proporcionaron comida de camino a Shire".

Después de dos meses, Tehagos está desesperada por mantener a sus hijos y regularmente recurre a la mendigar comida. Pero incluso eso no siempre funciona. "[A menudo] obtengo poca o ninguna comida", dice.

Según UNICEF; 1,3 millones de niños y niñas no van a la escuela debido a la interrupción prolongada de la escolarización, debido a la pandemia de la COVID-19 y al conflicto en Tigray. Hay al menos 222.413 desplazados internos (la mayoría son niños, niñas y mujeres) en la región que se desplazaron principalmente del oeste de Tigray y otras partes del país.

Aunque la comida es la preocupación principal, también nos preocupan los 1,3 millones de niños y niñas que están sufriendo una interrupción prolongada de su educación debido a la COVID-19 y ahora también por el conflicto.

 

Mujer afectada por la crisis de Tigray de pie junto a su hija

Samrawit, de 14 años, sueña con convertirse en médica cuando sea mayor. Desafortunadamente, ahora no está segura de lo que le depara el mañana, y mucho menos de su sueño de ser doctora. “Vine aquí con mi madre”, dice. “De repente salimos de nuestro pueblo cuando escuchamos un tiroteo. No sé el paradero de mi padre ”, explica con tristeza. “Necesito comida para comer y abrazar a mi querido padre”, dice Samrawit.