Niña en el fondo de la imagen difuminada
16 de febrero de 2021 Minutos de lectura

La historia de Samira

Sobrevivir a la trata en India

A Samira le encantaba ir a la escuela. Pero cuando cumplió 14 años, su familia ya no podía permitírselo. Pese a que ella deseaba continuar con su educación, su familia necesitaba ingresos adicionales y la enviaron a vivir con una de sus hermanas en Mumbai, India , para que pudiera conseguir un trabajo.

Viajó 2000 km desde su aldea en la zona rural de Bengala Occidental para trabajar en Mumbai, conocida también como la "Ciudad de los sueños". En Mumbai, Samira le pidió al esposo de su hermana que le buscara trabajo. Un día, con la seguridad de encontrar una "buena" oportunidad, el cuñado de Samira la entregó a sus futuros traficantes. Así, Samira fue empujada al mundo de la explotación sexual en los burdeles de Mumbai.

Los tres meses que pasó en cautiverio fueron atroces. “Solo me daban comida si trabajaba. Cuando me negaba a trabajar, los dueños de los clientes e incluso los clientes, me golpeaban con cinturones. Me vi obligada a beber cerveza y alcohol. Me quemaron las manos con colillas. Lloré mucho y les rogué que me dejaran ir a casa. Escuché al dueño decir que fue mi cuñado quien me vendió'', dice Samira.  

Fue desgarrador cuando Samira se dio cuenta de que su propio pariente era responsable de su situación. Sin embargo, con la barrera del idioma que significaba no tener con quién hablar, lloró sola. Mumbai pronto se convirtió en la peor pesadilla de Samira.

Noches oscuras y días de sufrimiento interminable

Los supuestos "cuidadores" de Samira y de las otras chicas a menudo se aprovechaban de ellas, quitándoles sus ganancias. Con lágrimas en los ojos, relata la angustia de estar atrapada con muchas otras chicas en lo que parecía una eternidad.  

“No quisiera que ninguna otra niña o mujer pasara por lo que pasé. Sufrí mucho. Fue un momento muy, muy difícil. Por la mañana había entre 12 y 14 hombres, y por la noche, entre 15 y 16 hombres”, nos cuenta.

"Después de trabajar todo el día, nos llevaban a un edificio en el medio de la nada para descansar. Todas las chicas se quedaban allí. Debido a que el lugar estaba muy apartado, no podíamos gritar o pedir ayuda, nadie podía escucharnos."

El aislamiento, la vigilancia cercana, la violencia y las amenazas son algunas de las técnicas coercitivas que utilizan los traficantes para evitar que sus víctimas huyan. Muchas niñas que son víctimas de trata provienen de diferentes partes de la India y no hablan el idioma local. Esto hace que sea aún más difícil planificar una fuga o pedir ayuda a un cliente.

Samira solo hablaba bengalí y no tenía a nadie a quien acudir. Hasta el día en que finalmente se liberó de sus cautivos.

Rescate y rehabilitación

Un día, Samira y algunas otras niñas fueron llevadas a un hotel para trabajar. Hubo una redada policial en el lugar.  Algunas de las niñas se escondieron de la policía, pero Samira vio esto como su oportunidad de escapar. ''Corrí a la policía. Les dije que me ayudaran''dice. Su cuñado y el dueño del burdel fueron detenidos. 

Samira pasó alrededor de seis meses en dos casas de acogida diferentes en Mumbai y tres meses más en Calcuta. Durante su tiempo en Mumbai, solo pudo llamar a su familia tres veces, pero una vez que fue trasladada a Calcuta, su familia finalmente pudo visitarla.

La casa de acogida mantuvo ocupada a Samira al ofrecerle oportunidades para aprender nuevas habilidades y le dio tiempo para sanar. Durante ese tiempo, su hermana mayor solicitó su tutela y finalmente pudo regresar a casa.

Miedos de volver a casa

Regresar a su pueblo después de años fue abrumador para Samira. “Cuando volví por primera vez, me quedaba en casa, tenía miedo de que se rieran y burlaran de mí", dice Samira entre lágrimas. 

La hermana mayor de Samira sonríe mientras escucha a su hermana menor hablar, pero está visiblemente conmovida por su dolor. Ella nos dice: "Estamos felices de que este en casa. Desde que Samira era un bebé, mi esposo y yo la cuidamos. Estábamos muy preocupados cuando desapareció". Una vez que Samira estuvo en casa, la familia hizo todo lo posible por distraerla y decidió no hablar sobre su vida pasada. Aún incapaces de comprender que Samira fue víctima de la trata por un miembro de la familia, cortaron todos los lazos con su otra hermana y cuñado.

No poder hablar sobre el abuso

Los sobrevivientes de la trata a menudo viven con las cicatrices físicas y emocionales que dejó la violencia que enfrentaron. Se enfrentan a una variedad de problemas que necesitan atención médica y psicológica adecuada.

Desafortunadamente, muchos no tienen acceso a estos servicios de apoyo, no solo porque viven en un lugar remoto, sino también debido a su terrible situación económica. La pobreza, el miedo a la vergüenza, la culpa a sí mismas, el deseo de seguir adelante son algunas de las razones por las que algunas familias dudan en buscar ayuda.

Encontrar apoyo a través de World Vision

En octubre de 2019, Samira recibió ayuda a través de un programa de World Vision para combatir la trata sexual de niños. Mousumi juega un papel fundamental en la prestación de apoyo de salud mental a los jóvenes supervivientes para hacer frente a su trauma, gestionar el estigma y animarlos a estudiar o tomar un curso profesional.

Mousumi nos dice: “Me di cuenta de que Samira necesitaba hablar con alguien. Ella estaba muy callada al principio. Ha experimentado mucho dolor a causa de sus traficantes ".

Gracias a la ayuda de Monusumi, Samira encontró un nuevo camino.  “Quiero hacer algún curso residencial donde pueda vivir y aprender”, dice.

World Vision inició el Programa de lucha contra la trata de niños con fines de explotación sexual en Bengala Occidental en 2017. Con tu ayuda podremos seguir ayudando a más niñas como Samira.

Más historias