Niño mira a la cámara con las manos en la cara
14 de mayo de 2021 Minutos de lectura

4 soluciones ecológicas

para ayudar a los más vulnerables del mundo a hacer frente al cambio climático

En todo el mundo, todos sentimos los efectos del cambio climático, ya sean incendios forestales en Australia, California y Canadá, o inundaciones sin precedentes en el Reino Unido. Ahora, imagina vivir en un lugar peligroso y complejo como Afganistán, donde una severa sequía seguida de inundaciones ha significado que millones de personas han perdido sus hogares; o Uganda, donde la escasez de alimentos impulsada por el clima está obligando a las familias de refugiados a elegir entre el hambre y regresar a sus hogares devastados por la guerra en Sudán del Sur; o las Islas Salomón, donde el aumento del nivel del mar está provocando que la gente abandone sus hogares.

Los países más vulnerables del mundo han contribuido muy poco al cambio climático, pero a menudo pagan el precio más alto sin sistemas de apoyo que les ayuden a recuperarse. Cientos de millones de niños, niñas y sus comunidades se enfrentan ahora a un mundo cambiante en el que corren aún mayor riesgo de tormentas más violentas, sequías e inundaciones cada vez más graves y degradación ambiental.

World Vision tiene una larga historia ayudando a abordar los impactos y las causas del cambio climático, ayudando a las familias a sobrevivir, recuperarse y construir un futuro.

A continuación, presentamos 4 soluciones ecológicas sencillas que ayudan a las personas más empobrecidas del mundo a hacer frente al cambio climático:

1. Fogones de bajo consumo de combustible

Rajkumari vive en Bundhelkhand, al norte de la India, una región con una larga historia de sequía. Durante años, usó una chulha (fogón) de barro tradicional para preparar comidas para su familia. La chulha consume mucha madera y Rajkumari pasaba horas recogiéndola, a menudo caminando de cuatro a cinco kilómetros fuera de su aldea.

Su hija Roshni, de 15 años, y su hijo, Rishab, de 5, han sentido el impacto de la contaminación interior. La familia de cocina, cena y duerme en un espacio compartido de una sola habitación. El humo de la cocción lo hace peligroso, especialmente para los niños. Y ahora, con las familias que pasando más tiempo en casa debido a la pandemia mundial, el problema se ha vuelto más crítico. El uso de un fogón de bajo consumo de combustible ha reducido los riesgos y les permite pasar tiempo juntos en el interior de forma más seguras.

Madre y sus hijos en casa cocinando

Estos fogones de bajo consumo de combustible han llegado al corazón de 1.200 hogares en toda la región. Este es un cambio importante que podría tener un impacto profundo en la deforestación y la contaminación del aire en interiores en esta región, que cuenta con una larga historia de sequía.

2. Linternas solares

Aproximadamente a cinco horas al norte de Nairobi, el condado de Isiolo, Kenia, ha experimentado un aumento de las temperaturas, una disminución de las precipitaciones y se enfrenta a frecuentes períodos de sequía. Y las proyecciones climáticas sugieren que es poco probable que esto cambie pronto. El cambio climático está afectando a los hogares de esta comunidad agrícola, lo que dificulta que las familias se ganen la vida.

Una encuesta reciente indica que el 25% de los ingresos familiares en el condado se gasta en fuentes de energía costosas y de baja calidad, como carbón vegetal, baterías de coche y baterías de móvil.

Dos niñas muestran unas dos cajas que contienen linternas solares

Esta árida región de Kenia recibe mucho sol, por lo que World Vision desarrolló el programa "Una luz por niño" para ayudar a las familias a adaptarse al cambio climático. El programa busca empoderar y transformar vidas y medios de vida a través de soluciones solares de calidad sostenible.

Esto incluye proporcionar a los niños y niñas de hogares vulnerables linternas solares recargables que pueden usar en casa para estudiar y hacer las tareas del hogar después de que se ponga el sol. Las familias también pueden usar los dispositivos para cargar sus teléfonos móviles, una herramienta importante para mejorar el acceso a la salud, la educación, la seguridad y los medios de vida en esta remota región, que durante la pandemia mundial se necesita más que nunca. 

3. Paneles solares

“Recuerdo cuando tenía 12 años; caminé todo el día para ir a buscar agua, pero luego el cielo se oscureció y se hizo tarde, así que me vi obligado a volver a casa ”, recuerda Qudrat.

Ahora con 23 años, Qudrat tiene una familia propia y trabaja como agricultor en la provincia de Bagdhis, Afganistán.

Afganistán es uno de los países más vulnerables al cambio climático y uno de los menos preparados para manejar los impactos. Los expertos dicen que la sequía, las inundaciones, el clima extremo, los desplazamientos, los conflictos y el matrimonio infantil empeorarán.

Durante años, la falta de acceso a agua potable en la comunidad de Qudrat significaba faltar a la escuela en busca de agua limpia y, a menudo, significaba recurrir a agua contaminada.

“Mi hermano siempre se sintió débil”, recuerda Qudrat. “Cuando fuimos al médico nos dijeron que era el efecto del uso de agua sucia que le provocaba diarrea y deshidratación”.

Hombre posa ante la cámara, detrás se observan unos paneles solares

Este año, por primera vez, se instaló una red de suministro de agua alimentada por paneles solares en la aldea de Qudrat. Antes, los aldeanos dependían únicamente del agua del río para beber. Cuando el río se secó, se vieron obligados a ir a las aldeas de alrededor a buscar agua, pasando horas esperando en largas filas.

"Solía ​​perder todo el día esperando en la fila, pero ahora el grifo está cerca de mi casa, por lo que cualquier miembro de mi familia puede ir a buscar agua fácilmente", dice.

Son proyectos liderados por la comunidad como este los que ayudarán a las personas a sobrevivir, recuperarse y reconstruirse a medida que el cambio climático, los conflictos y la COVID-19 invaden sus vidas.

4. Apicultura

Félix Bautista, de 44 años, y Roberto Pérez Hernández, 41, recolectan miel de sus colmenas en el bosque cerca de la casa de Félix en Yamaranguila, Honduras. La apicultura ahora es posible gracias a un sistema de agua que incluye agua potable limpia por tubería a cada hogar y un sistema adicional de riego.

Dos hombres extrayendo miel de un panal

Esto permite el riego de cosechas de maracuyá y café de mejor calidad, que es el principal cultivo de la región. También hace posible la apicultura.

Las abejas beben agua al igual que otras criaturas, pero también la usan para otras cosas. En invierno, usan agua para diluir la miel que se ha vuelto demasiado espesa, y en verano, usan agua para enfriar la colmena a la temperatura adecuada para criar abejas.

Por supuesto, las abejas también tienen un papel importante que desempeñar en la agricultura. Polinizan cultivos y crean miel nutritiva para comer y vender.

Para comunidades como la de Félix y Roberto, la apicultura está mejorando sus medios de vida y su medio ambiente, sin mencionar la deliciosa miel que sus hijos pueden disfrutar en el desayuno.

Más historias