World Vision ofrece protección a las niñas en riesgo de mutilación genital en centros de rescate

Un año más nos acompaña el mismo dato, ya que más de 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo viven con las consecuencias de la peligrosa práctica de la mutilación genital femenina (MGF), según un informe de UNICEF, la agencia de la ONU para la infancia. En la próxima década, 30 millones más de niñas y mujeres corren el riesgo de ser mutiladas. Para frenar esto es necesaria una implicación ejemplar de gobiernos, entidades y organizaciones.

No es suficiente con prohibir la mutilación genital femenina. En muchos casos esta situación provoca que las familias realicen esta práctica de forma más clandestina aún poniendo en riesgo a sus hijas ya que ante cualquier problema de salud no acudirán al médico por miedo a las represalias. Claro que es necesario tener leyes que prohíben esta práctica pero también es necesario invertir en campañas de información y concienciación a las familias, padres, madres, niñas y niños de las consecuencias de esta práctica.

La mayoría de los 30 países donde se practica la MGF han legislado en su contra. Sin embargo, hasta que las normas sociales no cambien, la práctica continúa realizándose en secreto. La ONG World Vision y otras organizaciones están educando y capacitando a las niñas y sus comunidades para que terminen con la ablación. Actualmente, 13 países han establecido marcos legales para prohibir la mutilación genital femenina y han establecido programas de financiamiento de líneas presupuestarias nacionales para abordar esta temática.
1

La historia de Cherop

Cherop es una niña de 14 años que se crió en Kenia. Como cualquier niña de su edad siempre vivió a la espera de que algún día sería mutilada y/o casada. Sencillamente no tenía más expectativas. Ese día llegó y decidió escapar del matrimonio infantil que se había concertado. Esto ocurrió en el condado de West Pokot, Kenia. Cherop tuvo suerte de que en esta zona operase la ONG World Vision, concretamente con un proyecto llamado “Hasta la última”, ELO por sus siglas en inglés (Every Last One). Se trata de un centro de rescate en la Escuela Primaria Morpus, donde las niñas que huyen de la ablación o matrimonio concertado pueden vivir mientras asisten a la escuela y disfrutar de la vida como toda niña debería disfrutar.

1