La estrella de Juego de Tronos Jerome Flynn se encuentra con los niños soldados de Sudán del Sur

Jerome visitó a niños ex soldado, víctimas de grupos armados que los usaban para su propio beneficio sin importarles su corta edad. Sudán del Sur es el país más joven del mundo. Obtuvo su independencia en 2011 pero pese a su corta historia no se libra de los conflictos, se ha visto afectado por una guerra civil desde hace cinco años que ha acabado con la vida de, a al menos, 400.000 personas. Más de 19.000 niños han sido reclutados en varios grupos armados.

El embajador de World Vision, Jerome Flynn, dice que "ha cambiado para siempre" después de escuchar historias desgarradoras de niños con cicatrices de guerra en Sudán del Sur.

"Los niños me contaron sobre cosas horrorosas, que no podemos imaginar, que habían visto y experimentado", dice Jerome.

“Algunos niños fueron secuestrados por grupos armados y obligados a luchar, matar y observar cómo mataban a otros niños por desobedecer. Otros huyeron de hogares y pueblos incendiados y buscaron refugio en campamentos para personas desplazadas, con poca comida y sin educación. Muchas madres, padres, hermanos y hermanas perdidos se vieron obligados a tomar decisiones que ningún niño debería tomar, solo para poder sobrevivir".

 

"Conocí a familias destrozadas por el conflicto y hablé con padres que tuvieron hijos e hijas que fueron arrebatadas de su hogar", continuó. “Sin embargo, también vi esperanza en un país destrozado por la guerra. Los trabajadores de World Vision están ayudando a familias desesperadas a rehacer sus vidas en medio del caos. Me sentí impresionado por la fortaleza de los niños, humillado por su espíritu e inspirado por sus ganas de encontrar la felicidad".

“Vi cómo la guerra les cuesta a los niños su inocencia, pero no siempre destruye su infancia. La valentía de los niños que conocí se quedará conmigo para siempre".

Es probable que el conflicto vuelva a estallar gravemente en Sudán del Sur.  Más niños y jóvenes podrían ser obligados a ir al monte para luchar en contra de su voluntad o huir de la lucha.

Jerome dice: “La situación en Sudán del Sur es desesperada. Se necesita ayuda con urgencia para proteger a los niños de más violencia. Lamentablemente, hay miles de niños en todo el mundo que necesitan ayuda en este momento".