5 millones de niños amenazados por la violencia y el hambre en África Oriental

Unos 5 millones de niños se han visto obligados a huir de sus países de origen en África Oriental

Los niños de África Oriental están cada vez más expuestos a riesgos significativos como resultado de diferentes tipos de desastres en la región. Millones de niños se mueven constantemente debido a la inestabilidad política y el conflicto que les obligan a huir de sus países de origen. Por el momento, la región alberga la mayor cantidad de personas desplazadas por la fuerza en el continente africano.

En Uganda, los niños, la mayoría de ellos de Sudán del Sur, huyeron allí después de haber estado expuestos a diferentes tipos y niveles de violencia, explotación y otras formas de abuso. Cada mes, World Vision responde a las necesidades de al menos 500.000 refugiados en Uganda, mientras que la amenaza de inestabilidad política y disturbios civiles en la vecina República Democrática del Congo ha forzado a más de 80.000 personas a huir a Uganda, creando otra crisis humanitaria para los niños.

Debido a la violencia, los niños han perdido a sus padres o tutores y se han visto obligados a asumir responsabilidades de crianza. Como resultado, los niños que deberían estar en la escuela se ven obligados a abandonarla para cuidar a sus hermanos menores.

"Muchos niños han sido separados de sus familias y llegan sin acompañamiento a sus nuevos asentamientos. Los niños en movimiento experimentan la violencia de maneras más extremas, más complejas y potencialmente más dañinas que aquellos que viven en sus comunidades de origen. Necesitan con urgencia protección adicional, educación y otros servicios esenciales como comida, agua y atención médica", afirma Stephen Omollo, Director Regional de World Vision en África Oriental.

Un informe World Vision publicado en julio titulado, Girls on the Move analiza los riesgos a los que se enfrentan los niños. Según el informe, aproximadamente, unos 5 millones de niños se han visto obligados a huir de sus países de origen en la región de África Oriental, debido a los efectos devastadores de la sequía, la amenaza de hambruna, los conflictos y la inestabilidad política.

Además, la violencia intercomunal en el sur de Etiopía ha provocado nuevos desplazamientos de más de un millón de personas. Se prevén brotes de enfermedades y desnutrición para miles de niños etíopes desplazados, por no mencionar las consecuencias económicas del conflicto. La amenaza del hambre persiste en la región, ya que las comunidades siguen padeciendo inseguridad alimentaria. Cuando las familias huyen de sus hogares debido a un conflicto, han dejado sus tierras y ya no pueden cultivar ni producir alimentos.

En Sudán del Sur, la inseguridad alimentaria amenaza con empeorar, en ausencia de asistencia humanitaria ya que la llegada de ayuda económica sigue sin cumplirse. En julio, varias agencias de ayuda se reunieron en Nairobi profundamente preocupadas por el impacto de la falta de fondos para países como Burundi y Sudán del Sur.

"Esta inquietante realidad debería obligarnos a todos a tomar medidas y hacer un trabajo mejor para proteger a los niños en movimiento y garantizar que podemos asegurar su futuro. Los efectos de las crisis prolongadas a los que se tienen que  enfrentar los niños de la región deben ser mitigados y se deben hacer todos los esfuerzos posibles para garantizar que estén protegidos contra el aumento de la vulnerabilidad", agrega Omollo.

La región alberga la mayor cantidad de personas desplazadas por la fuerza en el continente africano:

 

Estos niños necesitan con urgencia protección adicional, educación y otros servicios esenciales como comida, agua y atención médica. Hazte socio.