Got Talent Bidibidi reúne a los jóvenes refugiados para cantar y bailar

Got Talent Bidibidi reúne a los jóvenes refugiados para cantar y bailar

Al concurso, financiado por ACNUR, y que World Vision colabora en la preparación se han presentado más de 600 jóvenes de la comunidad de acogida y refugiados de las cinco áreas del asentamiento de Bidibidi (Uganda).

Peter Papiross, de 21 años, finalmente puede volver a soñar. Su carrera musical vuelve a despegar. La violencia en Sudán del Sur lo ha separado de su pueblo y desplazado a un país extranjero, pero su habilidad para la música rap sigue intacta. De hecho, las vivencias del conflicto, han enriquecido su música ya que gran parte de sus letras son sobre guerra y paz.

Papiross, que abandonó el colegio en quinto grado, es ahora un nombre muy conocido en el asentamiento de refugiados de Bidibidi después de haberse hecho con el primer premio del concurso Got Talent Bidibidi.

Al  concurso, financiado por ACNUR, se presentaron más de 600 jóvenes de la comunidad de acogida y refugiados de las cinco áreas del asentamiento de Bidibidi. Las audiciones, donde los concursantes mostraron su talento para la música, la danza y la actuación, se llevaron a cabo a través de un proceso de selección en cada una de las cinco áreas. Los campeones de cada zona se presentaron a la gran final ante un jurado de artistas locales y una multitud de fans.

La oportunidad de un futuro mejor

 

El primer premio para el Mejor Grupo y Mejor Artista consiste en la oportunidad de trabajar con una de las principales discográficas de Kampala. Además, el premio al Mejor Artista también incluye la grabación de una canción con el artista afro-reggae Ceaserous (Solomon SSentongo) de Uganda. Para Papiross, la posibilidad de trabajar con él  fue lo que le empujó a retomar su carrera musical.

"La multitud era grande. Pero cuando lo vi allí, entre los jueces, supe que debía hacerlo lo mejor posible. No quería decepcionarle. Me encanta su música, su canción 'Dangerous' es uno de mis temas favoritos aquí en el campamento. Estoy muy agradecido de poder trabajar con él y grabar una canción juntos. Seguro que me enseñará mucho sobre la música rap", comenta Papiross momentos después de haber sido declarado ganador.

Todavía buscando a los miembros de su familia, el cantante dice que la música le ayuda a olvidar sus problemas como refugiado. "He pasado por muchas cosas. El conflicto me ha separado de mi familia en el estado de Yei y ahora estoy solo aquí, en Bidibidi. Dejé la escuela hace ocho años porque mi madre no podía pagarla. Ella se negó a venir a Uganda conmigo porque había estado aquí antes como refugiada y fue testigo de mucho sufrimiento. He perdido a muchísimos parientes como consecuencia de la guerra, así que cuando canto, me olvido de mi doloroso pasado, me gusta la paz y le digo al mundo que deje de pelear ", afirma el músico.

Papiross añade que quiere utilizar la música rap como una herramienta para transmitir su mensaje a los líderes de Sudán del Sur y les pide que detengan la guerra.

En los próximos días, el rapero viajará a Kampala para hablar con Ceaserous sobre su próxima colaboración. Le acompañará el Grupo Kijjebere, el mejor grupo de baile del concurso Got Talent Bidibidi, compuesto por 10 jóvenes refugiados. Trabajarán con Hexagon Communications Solutions Ltd en Kampala bajo los auspicios del ACNUR para desarrollar aún más sus talentos.

La música como herramienta para promover la paz

El asentamiento de Bidibidi es el asentamiento de refugiados más grande del mundo y actualmente alberga a unos 283.500 refugiados de Sudán del Sur y está compuesto por más de seis tribus étnicas diferentes. Sin embargo, es importante señalar que algunas de las tribus son antagónicas entre sí y evitan encontrarse cara a cara.

World Vision implicada en la preparación y gestión de Got Talent Bidibidi, afirma que es necesario invertir más en actividades que unan a los jóvenes, dado que son la mayoría de refugiados.

"La música sana. Durante las audiciones vimos a jóvenes de varias tribus reunirse por primera vez. Dejaron de lado las diferencias tribales y trabajaron duro para conseguir el gran premio. Necesitamos asegurarnos de que permanezcan juntos y que continúen dejando a un lado cualquier diferencia tribal. Debemos continuar utilizando la música, el arte y los deportes para promover la coexistencia pacífica entre los refugiados y las comunidades de acogida", comenta Richard Duuki, Protección Infantil en World Vision Uganda.

Uganda, un país de bajos ingresos, actualmente alberga la mayor población de refugiados en África, con más de un millón de personas desplazadas de Sudán del Sur.