Mujer en Bangladesh sentada en una habitación con paredes de madera, limpiando las manos de un niño con una olla de agua de metal
20 de marzo de 2020 Minutos de lectura

COVID-19: la opinión experta sobre los refugiados

Claire Beck, Directora de Salud, Nutrición y WASH, habla sobre la COVID-19

Durante las próximas semanas y meses, nuestros expertos examinarán qué significa la pandemia de coronavirus para las comunidades más pobres del mundo, qué podemos hacer para frenarla y cómo podemos apoyar al personal sanitario, las comunidades, las familias y los niños.

A continuación, Claire Beck, Directora de Salud, Nutrición y WASH de World Vision.

Mientras haces todo lo posible para evitar el coronavirus, por favor, reza por los millones de refugiados y personas internamente desplazadas cuya capacidad para sobrevivir y prosperar ha empeorado aún más gracias a la propagación mundial de la COVID-19.

A principios de 2019, ACNUR anunció que la asombrosa cifra de 70,8 millones de personas habían sido desplazadas por la fuerza durante el año anterior. Eso es más que la población total de España. Cuando estos hombres, mujeres y niños llegaron a los campamentos, a menudo sin nada más que la ropa que llevaban puesta, pocos pensaron que su nueva vida implicaría evitar una enfermedad potencialmente mortal.

La vida en un campo de refugiados durante el brote de coronavirus.

Imagina que te han obligado a dejar tu casa. Has terminado en un campo de refugiados y te las arreglas a duras penas en una tienda de campaña o bajo una lona con su toda tu familia. La única alegría de tus niños aburridos es jugar al aire libre o asistir a clases dirigidas por una de las agencias de ayuda. Tienes fuentes de agua comunitarias y baños desagradables, pero funcionales. Hay un pequeño mercado y tu marido tiene un trabajo modesto fuera del campo de refugiados. La vida es dura, pero soportable.

Luego escuchas en la radio que hay un virus como la influenza o la neumonía que muchas personas están contrayendo, y que las personas mayores y las personas con mala salud corren el riesgo de morir. Oyes toser y estornudar durante la noche a una de las personas en la tienda de al lado y miras con preocupación a tu abuela anciana. ¿Quizás ya ha llegado ese coronavirus?

Quienes dirigen el campamento te dicen que el virus COVID-19 se transmite por el aire y se transmite al toser y estornudar. Para protegerte a ti y a tu familia, debes mantener la distancia de los demás, al menos un metro. Esto es prácticamente imposible en un campo de refugiados abarrotado; comprar comida en el mercado significa hacer cola con muchas otras personas. También debes lavarte las manos con regularidad, pero el jabón rara vez dura toda la semana y no puedes conseguir, y mucho menos pagar, un desinfectante de manos. Para evitar que el virus entre al campamento, las autoridades deciden detener la entrada y salida de la mayoría de las personas. Tu marido ya no puede viajar fuera del campamento para trabajar, por lo que vuestros ingresos se agotan. Tus hijos se aburren cada vez más, se vuelven más escandalosos y es más difícil mantenerlos en tu tienda porque se ha suspendido la asistencia a la escuela.

Apoyar a las personas a través del coronavirus

Asegúrate de que las personas reciben apoyo, alimentos y artículos de higiene.

Crisis del coronavirus

La atención médica no está garantizada.

Entre los que han huido de sus hogares, muchos han comprometido el sistema inmunológico. Suelen estar desnutridos, estresados y, dependiendo de su procedencia, pueden padecer enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión. La mala salud existente pone a las personas en mayor riesgo de contraer un caso grave de coronavirus y de morir a causa de él.

El tratamiento de los enfermos está lejos de estar garantizado; no todos los países tienen servicios de salud gratuitos para los refugiados. El ochenta por ciento de los desplazados en todo el mundo viven en países de ingresos bajos y medios que luchan incluso por satisfacer las necesidades de su propia gente y imagínate las los visitantes. En algunos lugares, ACNUR ha desarrollado paquetes de cobertura médica, pero no siempre se incluyen las pruebas y el tratamiento de la COVID-19. Incluso si lo es, el tratamiento en los servicios de salud puede ser deficiente debido a la xenofobia o simplemente a que el personal sanitario tiene exceso de trabajo.

Para muchos refugiados en movimiento, como en la crisis de Venezuela, existe el riesgo de que se queden atrapados en las fronteras a medida que los países los cierran a los no ciudadanos y residentes. Esto los pondría en riesgo de otros problemas, como violencia y otras enfermedades potencialmente mortales, especialmente si no hay acceso a agua potable y saneamiento, y acceso limitado a alimentos. Los expertos te dirán que la guía de la COVID-19 para los refugiados no es muy diferente a la que se nos brinda al resto de nosotros. Pero, una vez más, debido a su frágil contexto, es probable que los más vulnerables de nuestra sociedad sufran el mayor daño ... justo cuando pensaban que no podía empeorar.

Nuestros equipos en Cox's Bazar en Bangladesh, hogar de casi un millón de refugiados rohingya de Myanmar, está enseñando a los niños cómo lavarse las manos correctamente para ayudar a detener la propagación del virus. Mira el video:

Historias relacionadas