Mary Jane con la tabla que usa para enseñar a su hermana durante el confinamiento por Covid-19
27 de agosto de 2021 Minutos de lectura

La pequeña maestra

Para niñas como Mary Jane, que vive en una comunidad pobre en Filipinas, la oportunidad de ir a la escuela hoy puede marcar el camino del resto de su vida. La educación significa elección, y significa tener las herramientas para hacer cambios, no solo para su propio futuro, sino para el futuro de su familia y de toda su comunidad.

De hecho, UNICEF sostiene que invertir en la educación de las niñas tiene el poder de transformar países y el mundo entero. Esto se debe a que las niñas que reciben educación tienen menos probabilidades de casarse jóvenes y más probabilidades de llevar una vida saludable, obtener ingresos más altos, tomar decisiones que las afecten y construir un mejor futuro. Mary Jane, que está apadrinada, está en séptimo curso y le encanta la escuela. Pero en todo el mundo, las niñas enfrentan mayores barreras para la educación que los niños, con factores como la pobreza, el matrimonio infantil y la violencia de género que mantienen a 132 millones de niñas en todo el mundo sin escolarizar.

Para Mary Jane, y millones de niñas como ella, la pandemia de COVID-19 ha hecho que esas barreras sean aún más difíciles de superar. La UNESCO informa que el 87 por ciento de los estudiantes del mundo, más de 1.500 millones de niños, se habían visto obligados a dejar la escuela por el cierre de escuelas COVID-19 a fines de marzo de 2020, y casi la mitad seguían siendo afectados por cierres un año después. Mary Jane es una de ellas.

Mary Jane, niña apadrinada en Filipinas

Cuando comenzó 2020, Mary Jane estaba muy emocionada de que su hermana de seis años, Glea, también comenzara la escuela. Pero cuando llegó el COVID-19, las escuelas en Filipinas cerraron. Mary Jane no podía ir a clase y, después de todo, Glea no podía empezar la escuela.

Para la mayoría de los niños, eso significaría un retraso en el aprendizaje de la lectura y la escritura, pero Mary Jane no iba a permitir que eso le sucediera a su hermana. Al igual que la madrina de Mary Jane la había apoyado para aprender, tener esperanza y soñar en el futuro, Mary Jane quería ayudar a su hermana pequeña a hacer lo mismo. Decidió hacerse cargo del aprendizaje de Glea y se fijó la meta de enseñarle a leer y escribir en casa.

“Todos estábamos emocionados por ella porque estaría en la escuela primaria este año. Pero dado que la apertura de la escuela se retrasó, su tutoría se convirtió en una de nuestras actividades de unión”, dice Mary Jane.

Las niñas establecieron una rutina: tan pronto como terminaban de ayudar a su madre con las tareas del hogar, Mary Jane sacaba sus materiales didácticos improvisados. Luego, las hermanas pasaban la siguiente hora en un pequeño rincón de su casa, con Mary Jane enseñándole a Glea el alfabeto, los colores y los números.

 

Mary Jane enseña a leer a su hermana pequeña en casa

“Está mejor ahora que cuando empezamos. Creo que está lista para la escuela” , dice Mary Jane.

Como tantas niñas que han sido apadrinadas, Mary Jane está empoderada no solo para liderar su propio desarrollo, sino también para apoyar a su hermana.

Su madre, Luzviminda, está orgullosa de sus hijas.

“Es alentador ver que mis hijas tienen esta pasión por aprender”, dice ella. Es un rayo de luz en la crisis, que ha empujado a muchas familias como la de Mary Jane a la pobreza aún más. La educación de sus hijas es solo una de las preocupaciones a las que se enfrentan los padres de la comunidad a medida que avanzaba la pandemia, llevándose consigo sus medios de vida y su capacidad para poner comida en la mesa todas las noches. En medio de los desafíos y la angustia, Luzviminda trató de tranquilizar a las niñas. 

“Glea tiene preguntas porque estaba ansiosa por ir a la escuela, pero es importante que los padres como yo encuentren tiempo para explicar la situación a nuestros hijos”, comparte Luzviminda .

El gobierno de Filipinas introdujo programas de aprendizaje en línea para ayudar a los estudiantes a continuar aprendiendo desde casa mientras las escuelas están cerradas, pero para niños como Mary Jane, incluso eso está fuera de su alcance.

 

Glea practica lo que su hermana mayor le ha enseñado

“No tenemos acceso a Internet aquí y no tenemos teléfonos móviles ni ordenadores portátiles”, dice.

Pero las niñas como Mary Jane no son olvidadas: los padrinos y madrinas de World Vision están apoyando a más de 28,000 niños en Filipinas para que sigan progresando con kits especiales de aprendizaje para usar en el hogar, así como suministros de alimentos de emergencia y transferencias de efectivo para las familias que lo necesitan, y ayuda a los padres a reconstruir sus medios de vida.

A pesar de los desafíos, Mary Jane está decidida a tener un buen desempeño en la escuela y ayudar a su hermana pequeña a lo largo de su viaje de aprendizaje, sin importar lo que les depare la pandemia COVID-19.

Más historias