Coronavirus: una crisis de salud mental y física

crisis de salud mental y física

Por Wing Yan Mak, Director de Protección Infantil de World Vision China

El coronavirus es una enfermedad terrible y mortal. Las últimas semanas han sido aterradoras para muchos de nosotros, incluso para aquellos del sector de ayuda humanitaria, que siguen trabajando incansablemente para entregar equipos y suministros a hospitales y familias vulnerables. Las personas a las que ayudamos incluyen a nuestros vecinos, incluso a nuestras propias familias. Es un momento sin precedentes.

Y aunque los niños se han librado en gran medida del peor impacto físico del virus, siguen siendo increíblemente vulnerables a los efectos secundarios de la enfermedad. ¿Qué les sucede a los niños cuyos padres se enferman o mueren? ¿O aquellos cuyos cuidadores pierden sus trabajos, impidiéndoles poner comida en la mesa? En enero se informó que un joven de 16 años con parálisis cerebral murió después de que su padre y su hermano fueron puestos en cuarentena, dejándolo sin cuidados.

¿Qué impacto tiene esto en la salud mental de toda una generación de niños?

Es posible que no conozcamos el alcance total de esta catástrofe durante algún tiempo, pero sí sabemos esto: los niños están sufriendo.

Los sentimientos de ansiedad, desconfianza hacia los demás y miedo a contraer el virus son comunes. La información errónea y los rumores sobre la creciente amenaza que representa el virus empeoran la ansiedad. La restricción del movimiento, aunque es crucial para frenar la propagación de la enfermedad, significa que muchas familias quedan aisladas.

La Sociedad China de Psicología descubrió que casi la mitad de todos los encuestados (el 42%) se sentía ansioso, y de cada 5.000 personas que participaron en una prueba de trastorno de estrés postraumático, más de un quinto tenía síntomas obvios. Es probable que los niños que viven con padres estresados compartan la carga de estrés y corren un mayor riesgo de mecanismos negativos de afrontamiento, como el comportamiento violento y el abuso de sustancias.

 

La respuesta de World Vision

World Vision ha estado respondiendo al brote de coronavirus durante semanas en China, y planea llegar a 1.3 millones de personas. Nuestro personal ha estado trabajando incansablemente para proporcionar suministros y equipos médicos vitales para combatir la propagación de Covid-19 y mantener seguras a las comunidades y los trabajadores de la salud. También hemos proporcionado 450.000 máscaras, 28.000 botellas de desinfectante y 84 juegos de equipos médicos críticos para los trabajadores de la salud, mientras que más de 50.000 paquetes de higiene familiar están listos para su distribución a familias vulnerables.

Pero también queremos responder a las necesidades psicológicas de las familias y los niños. Su bienestar mental es tan importante como su salud física.

Apoyo de salud mental para los niños

En conjunto con el Instituto de Psicología de la Academia de Ciencias de China, estamos ayudando a capacitar a los maestros, para que puedan proporcionar salud mental y apoyo psicosocial de calidad a los niños. Les estamos enseñando a identificar signos de angustia psicológica y social, incluidos problemas de comportamiento y emocionales, y cómo cuidar a los niños que sufren estigma como resultado de la crisis. Nuestro personal también está capacitando a maestros en habilidades de primeros auxilios psicosociales y mecanismos de afrontamiento positivos, y lanzando actividades para promover la buena salud mental. También estamos implementando sistemas para que los niños que sufren de estrés agudo sean identificados y remitidos a profesionales para su seguimiento.

Sin embargo, nuestro trabajo no termina ahí. También estamos trabajando con trabajadores sociales, cuyo papel es crucial en un momento como este. Nos estamos preparando para ofrecer capacitación en apoyo psicosocial a los niños y sus familias, particularmente a aquellos que tienen síntomas de trauma después de la cuarentena, la separación de sus seres queridos o la exposición a estresores severos. Los trabajadores sociales también recibirán asistencia en el asesoramiento y la derivación a servicios especializados, según sea necesario.

Para ayudar a los niños que pueden haber estado expuestos a la violencia como resultado del coronavirus, también estamos trabajando junto con los trabajadores de bienestar infantil, equipándolos para identificar amenazas de protección infantil y trabajar con familias y gobiernos locales para apoyar a aquellos que lo necesitan.

* World Vision ha actualizado su respuesta a la crisis de la pandemia COVID-19 en más de 70 países, de los cuales 28 son foco prioritario al tratarse de contextos frágiles, atendiendo de forma inmediata y crítica a los niños y comunidades más vulnerables. El objetivo es ayudar a 72 millones de personas, con una respuesta global de 350 millones de dólares.

 

 

Esta es una situación sin precedentes, pero la experiencia de World Vision en el manejo de crisis sanitarias, como el ébola,  nos da herramientas para garantizar la protección de los niños vulnerables, donde sea que vivan.