¿Por qué las familias vulnerables tienen teléfonos móviles?

¿Por qué las familias que vulnerables tienen teléfonos móviles?

Para la mayoría de nosotros, los teléfonos móviles son esenciales para la vida cotidiana, y en nuestro actual mundo socialmente distante y frecuentemente aislado, se han convertido aún más en un salvavidas. Rara vez salimos de casa, o incluso nos mudamos a la habitación de al lado, ¡sin él!

Incluso en los rincones más pobres del mundo, la mayoría de la gente tiene un teléfono móvil. El 83% de los adultos de los países en desarrollo tienen un teléfono móvil, en comparación con el 94% de los países desarrollados (Pew Research, 2019). En total, hay más de cinco mil millones de usuarios de teléfonos móviles entre los 7.800 millones de personas que hay en el mundo, y más de la mitad de ellos utilizan teléfonos inteligentes con conexión a Internet (Global Digital reports, 2018).

Camina por cualquier camino de tierra a kilómetros de cualquier lugar del mundo; mira en cualquier casa, por humilde que sea, y lo más probable es que encuentres a alguien con un teléfono, incluidos los niños que crecen en los lugares donde trabaja World Vision. Pero... ¿por qué?

A muchos padrinos de niños, esto les parece extraño. ¿Por qué una familia que está luchando para proveer comida, cuotas escolares, electricidad o quizás ropa para sus hijos tendría un teléfono móvil?

Durante la COVID-19, hemos visto lo importante que pueden ser los teléfonos móviles para una familia que vive en la pobreza. En todo el mundo, los teléfonos móviles han permitido a las personas encontrar información, pedir ayuda, ser escuchados, pedir bienes o servicios, mantenerse en contacto con sus seres queridos que ahora están lejos debido al cierre o para mantener sus negocios en funcionamiento.

En el mundo en desarrollo, en el que muchos cierres se promulgaron en cuestión de horas y los gobiernos no pudieron proporcionar apoyo financiero, los teléfonos móviles fueron a menudo el único conducto de dinero compartido por la familia, de material didáctico para los niños que aprenden en casa y de acceso a servicios y organizaciones esenciales que pueden ayudar, como el personal y los voluntarios de World Vision. Mediante el uso de los teléfonos móviles, hemos hablado con padres o cuidadores sobre la prevención y la protección de la infancia de COVID-19, hemos conectado a los niños en videoconferencias para ayudarles a aprender o garantizar su seguridad, hemos formado a trabajadores sanitarios de la comunidad sobre cómo identificar y gestionar los casos, hemos transferido vales en efectivo que se necesitan desesperadamente a familias que luchan por satisfacer sus necesidades diarias, hemos proporcionado a los niños y a los padres asesoramiento y apoyo psicosocial, y mucho más.  

Pero incluso antes de la COVID-19, muchas familias que vivían en la pobreza consideraban que el teléfono era una prioridad. Hablamos con nuestro personal en siete países, desde Kenya hasta Sri Lanka, y descubrimos que hay muchas buenas razones para ello. Aquí están cinco de ellas.

1. Un teléfono móvil básico es más barato de lo que se podría pensar

No hay duda de que comprar un smartphone puede ser un ejercicio costoso para la mayoría de nosotros. Pero en el mundo en desarrollo, los teléfonos móviles son a menudo modelos básicos y mucho más baratos que un teléfono fijo que también requiere infraestructura. En México, se puede comprar un teléfono móvil con un plan por tan sólo 3 dólares al mes, mientras que un teléfono móvil básico cuesta entre 7 y 10 dólares en Armenia, 20 dólares en Nicaragua, 30 dólares en Myanmar y entre 15 y 60 dólares en África occidental.

Los teléfonos de segunda mano son aún más baratos, y muchos empleadores regalan sus teléfonos viejos al personal. El costo de las llamadas también se hace asequible: en Mongolia, las empresas de telecomunicaciones ofrecen servicios de llamadas gratuitas entre padres e hijos menores de 12 años, y en Honduras, 100 minutos de tiempo de llamada cuestan sólo 1 dólar.

"Se sabe que África es el continente donde actualmente se encuentran más teléfonos por persona que en la mayoría de los demás continentes. Muy paradójico, ¿no? Sin embargo, la mayoría de los teléfonos son de muy bajo costo y vienen de China e incluso en las aldeas remotas se encuentra casi todo el mundo o todas las familias con un teléfono", dice Henri Coly de World Vision West Africa.

2. Los teléfonos móviles pueden ayudar a los niños (y a los padres) a sentirse seguros

Al igual que los padres de todas partes, los padres de los países en desarrollo pueden preocuparse por la seguridad de sus hijos cuando no están con ellos. Algunos caminan largas distancias a la escuela o pasan largas horas en casa mientras sus padres trabajan. Tener acceso a un teléfono permite a los niños llamar para pedir ayuda si la necesitan y da a los padres el consuelo de saber que su hijo también está bien, algo a lo que todo padre tiene derecho, sea rico o pobre. En Mongolia, incluso se ha creado una línea telefónica de ayuda para que los niños informen sobre problemas o violencia.

"Un teléfono no es un artículo de lujo en absoluto, sino que es más bien una necesidad", dice Madlen Muradyan de World Vision Armenia. "Los padres dan teléfonos sencillos a los niños por razones de seguridad, para que el niño pueda ser localizado en cualquier momento y sepa que todo está bien con ellos, especialmente desde la edad en que el niño empieza a ir a la escuela y vuelve a casa solo".

3. Los teléfonos móviles conectan a las familias que viven separadas

En los lugares donde las oportunidades de empleo son limitadas, muchas familias tienen al menos un miembro que vive y trabaja fuera de casa, haciendo llamadas telefónicas como única forma de mantenerse en contacto. En Honduras y muchos otros países, las empresas de telecomunicaciones ofrecen llamadas internacionales baratas a países como los Estados Unidos y México específicamente para atender a los trabajadores en el extranjero. En lugares como China, Myanmar y Mongolia, donde es común que los niños se queden con parientes o en pensiones durante los períodos escolares, los padres dependen de los teléfonos para conectarse con ellos.

"No todos los hogares de las zonas rurales de China disponen de líneas telefónicas fijas, pero casi todos los hogares tienen un teléfono móvil porque la red de telefonía móvil es accesible en casi todas partes", dice Mabel Tsang, de World Vision China. "Un buen número de padres trabajan fuera de la ciudad. Usan el teléfono para conectarse con los niños que dejan atrás".

Naranmandakh Badarch de World Vision Mongolia agrega: "También es común que los niños que viven lejos de casa o en un dormitorio de un internado durante el horario escolar tengan un teléfono.  Mongolia limita con China donde la mayoría de los productos y artículos son de China con precios muy baratos".

4. Los teléfonos móviles permiten a los niños aprender en línea

Incluso antes de la COVID-19, Internet se ha convertido en una herramienta de aprendizaje cada vez más importante para los estudiantes de todo el mundo, incluyendo el mundo en desarrollo. En países como la República Dominicana y El Salvador, es común que los niños que no tienen acceso a un ordenador en casa utilicen paquetes de Internet baratos en el teléfono móvil de sus padres para hacer sus tareas. Reconociendo que esta es una tendencia creciente, World Vision ofrece formación especial para niños y padres sobre seguridad cibernética en la mayoría de los países en los que opera el apadrinamiento de niños.

"En la mayoría de las comunidades de la República Dominicana en las que trabajamos, los teléfonos pertenecen a la madre o al padre del niño, pero éste los utiliza para hacer los deberes", dice Sharon Rodríguez de World Vision Latino América. "Dado que los niños en sus comunidades no tienen acceso a ordenadores con internet para hacer sus tareas, sus padres pueden comprar paquetes de internet ilimitados que cuestan sólo $US1 por un día completo".

5. Los teléfonos móviles da a los niños sentimiento de pertenencia

Los niños que crecen hoy en día se dan cuenta rápidamente de que casi todo el mundo tiene un teléfono móvil. Para los adolescentes que luchan constantemente contra el estigma social de no tener siempre el uniforme adecuado, o los libros escolares que necesitan; de avergonzarse de que sus compañeros sepan dónde viven o lo que hacen sus padres para trabajar ,no poder llamar a un amigo o conectarse en los medios sociales puede exacerbar su aislamiento social. Los padres ven a sus hijos enfrentarse a este desafío, y como les gusta hacer todo lo posible para proporcionarles ropa o zapatos que ayuden a sus hijos a encajar, a menudo también hacen lo posible para proporcionarles un teléfono móvil.

"En nuestro contexto, la mayoría de las personas, incluidos los niños, tratan de comportarse de manera que su pobreza no sea tan obvia... los teléfonos móviles son artículos que les otorgan una especie de igualdad con sus pares", dice Kate Kobaidze de World Vision Middle East y Europa. "La mayoría de los teléfonos son de segunda mano, son de marcas más baratas y de menor precio, pero tienen las principales características que la gente utiliza en su mayoría: acceso a Internet, cámara y pantalla táctil".

Sharon Rodríguez añade: "El pensamiento general de las personas en condiciones vulnerables en Brasil, por ejemplo, es este: Si un móvil o un teléfono inteligente es un excelente aparato para que las personas ricas hagan su vida más fácil, más rápida, más protegida y mejor, entonces también debería estar disponible para mí y mis seres queridos".