Hacer jabón para salvar comunidades de COVID-19

Jabón

Por Zipporah Karani y Dickson Kahindi, Departamento de Comunicaciones de World Vision Kenia. 

 

Al igual que la mayoría de las personas en Kenia, Catherine, residente del condado de Baringo, se sintió asustada cuando se anunció el primer caso de COVID-19.

Las noticias sobre el impacto devastador de  la enfermedad en la vida de las personas en Asia, Europa y Estados Unidos llegaron a los medios de comunicación. Y Catherine temía que solo fuera  cuestión de tiempo antes de que un destino similar sucediera en su comunidad. "Estaba asustada y preocupada por la enfermedad y por cómo podría afectar a las personas aquí" dice ella.

En los siguientes días, a medida que los casos de COVID-19 seguían aumentando en el país, Catherine escuchó con atención las medidas preventivas recomendadas para la enfermedad que se transmitían a través de varios medios de comunicación. 

Todos pusieron énfasis en la importancia de lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón para prevenir la propagación de la enfermedad. Se sorprendió al saber que un acto aparentemente tan simple tenía un poder inmenso al abordar COVID-19.

Sin perder la oportunidad de marcar la diferencia en la vida de las personas, comenzó a pensar en formas de apoyar a su comunidad a adoptar las prácticas de higiene recomendadas. 

Un jabón más accesible para las familias en esta zona rural

Catherine reunió a sus pares a través del Grupo de Mujeres Chomnyogh que dirige y tomó la decisión de aumentar la producción de jabón fabricándolo localmente para hacerlos accesibles a las familias.

"World Vision nos capacitó en la fabricación de jabón. Por lo tanto, hemos decidido utilizar esas habilidades para fabricar jabón, ya que ahora se necesita desesperadamente para combatir la enfermedad del coronavirus", afirma Catherine. 

Colectivamente, el grupo, compuesto por 30 mujeres, produce jabones líquidos y en barra que son económicos para muchas personas necesitadas. "Los miembros de la comunidad prefieren nuestro jabón, ya que dura más que otras marcas en el mercado", dice ella. 

El jabón que las mujeres venden de puerta en puerta, ha hecho que el producto sea fácilmente accesible para las personas. Anteriormente, tenían que caminar largas distancias, o incurrir en costos de transporte, para comprar jabón en tiendas ubicadas lejos de sus hogares. 

Esta mayor accesibilidad y asequibilidad del jabón en la comunidad ha aumentado la frecuencia de la limpieza de manos con jabón en muchos hogares de esta localidad. La demanda del producto también ha aumentado, ya que cada vez más personas la importancia del agua y el jabón en la prevención de COVID-19.

Esto ha hecho posible que las mujeres hagan una diferencia en la comunidad mientras general ingresos para mantener sus medios de vida.

"Como mujeres en este país, nunca pensamos que podríamos iniciar negocios. Pero a través de la capacitación y tutoría de World Vision, lo hemos logrado y hemos cambiado la vida de nuestras famias y comunidad". Dice Catherine.

 

El grupo de mujeres se encuentra entre los muchos beneficiarios del programa de medios de vida y resiliencia de World Vision que permite a los hogares generar ingresos para mejorar el bienestar de sus hijos y familias. A través de estos programas, compaginados con otros programas de  microfinanzas como ENSURE, World Vision ayuda a mujeres como Catherine, a lograr su independencia económica y formar a sus comunidades sobre la igualdad de derechos de género. 

Gracias a las aportaciones de nuestros socios y padrinos podemos apoyar iniciativas como esta. ¿Les ayudas?