Educar a los niños y las comunidades sobre los peligros de las minas

En 2017, el hermano de Aguar estaba trabajando en la cantera cuando recogió lo que pensó que era una piedra pequeña. Desafortunadamente fue una mina sin explotar que destruyó su mano.

Los legados de guerra describieron a los UXO como “armas explosivas (bombas, balas, proyectiles, granadas, minas terrestres, minas navales, etc.) que no explotaron cuando fueron empleadas y aún representan un riesgo de detonación”. “Mi hermano volvió a casa con la mano ensangrentada y suplicando ir al hospital”, recuerda Aguar. 

Cuando World Vision llevó a cabo su programa de Educación de Riesgo de Minas (MRE) apoyado por Unicef ​​en su aldea, Aguar estaba muy interesado. Se dio cuenta de lo importante que es informar sobre áreas potencialmente peligrosas e incidentes relacionados con minas terrestres para evitar accidentes como el que sufrió su hermano.

Décadas después el peligro continúa

"Durante la temporada de lluvias, los cambios en el paisaje obligan a que aparezcan viejos y recientes explosivos sin detonar, lo que puede atraer a los niños que a menudo los confunden con un juguete o artículos inofensivos", dice Vanessa Saraiva, Asesora Principal, Protección y Género de World Vision Sudán del Sur.

“Tales dispositivos amenazan la seguridad de los niños y sus familias e inhiben la libertad de movimiento. También impide la entrega de ayuda humanitaria", añade.

World Vision ha puesto en marcha un programa certificado por el Servicio de Minas de las Naciones Unidas para educar a los niños y las comunidades sobre los peligros de las minas y cómo evitarlas. Desde 2006, un informe indica que el 15% de los accidentes relacionados con minas y restos explosivos de guerra se han producido mientras los niños jugaban, lo que hace que las niñas y los niños sean susceptibles a riesgos, lesiones e incluso la muerte.