Ghana: los niños de la comunidad de Sabare necesitan ayuda urgente

 Ghana: los niños de la comunidad de Sabare necesitan ayuda urgenteSabare es una de las comunidades más pobres de la región de Zabzugu, al norte de Ghana. Es una comunidad dividida por un río al que acuden a diario niños y mujeres para recoger agua para las casas, lavar la ropa y dar de beber al ganado. Aunque en Sabare hay personal sanitario al que formamos, no hay un centro médico en el que poder atender a los enfermos. La situación se ha vuelto crítica en las últimas semanas porque la escuela a la que acudían los niños se ha derruido por culpa de las lluvias y ahora tienen que estudiar debajo de los árboles.

 En Sabare el principal problema es la falta de agua potable. Las familias acuden al mismo río para recoger agua para consumo propio y para dar de beber a los animales y eso les hace contraer graves enfermedades. En la mayoría de casos son los niños los que tienen que ir al rio a buscar agua, tienen que andar largas distancias y muchos días eso les hace perderse las clases. Las madres también sufren las consecuencias de ir a por agua porque tienen que llevar grandes bidones y además suelen cargar en la espalda con sus hijos más pequeños. Esta actividad las provoca fuertes dolores de espalda y problemas en las rodillas.La atención médica en Sabare no es adecuada porque aunque formamos a personal sanitario para que puedan atender los casos más urgentes, esto no es suficiente. La mayoría de las mujeres da a luz sin atención médica porque no hay suficientes matronas cualificadas. No hay un hospital en el que puedan permanecer ingresados los enfermos para su recuperación y poder atender sus necesidades. Hasta hace poco tiempo los niños tenían una escuela en la que poder estudiar, sin embargo, la época de lluvias de este año ha provocado fuertes inundaciones y ha destrozado la escuela. Ahora, los niños tienen que estudiar fuera bajo los árboles pero esto en Ghana no siempre es posible por las lluvias. En Sabare están ahora mismo en época de lluvias y esto impide a los niños estudiar si no tienen una escuela con techo y cuando llegue el calor tampoco podrán concentrarse.Gracias al programa de apadrinamiento, que llevamos a cabo en Ghana con la ayuda de los socios y padrinos, trabajamos para cambiar las condiciones en las que viven las familias. Apadrinando a un niño, tú también puedes ayudar a cambiarle la vida a un niño.Infórmate sin compromiso de cómo ayudar a los niños de Ghana