La crisis en Kasai deja a miles de niños sin nada

Crisis en Kasai

Desde el verano pasado, al menos 3.300 personas ha perdido la vida y cientos de miles han huido de sus casas debido a la violencia que se ha desatado en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo.  World Vision comenzó a responder en el mes de agosto, con el objetivo de llegar a 146.000 beneficiarios, tanto en la región de Kasai, como a los que se ha refugiado en Angola; centrados en un primer momento en proveer alimentos y en la protección infantil. Trabajando con el Programa Mundial de Alimentos, hemos distribuido comida a 64.805 personas con inseguridad alimentaria en Kasai Central al inicio de las primeras distribuciones de alimentos en la región. 

Las familias reciben harina de maíz, judías, aceite y sal, suficiente para una dieta de 2100 kcal durante 30 días. En las últimas dos semanas de septiembre, nuestros equipos distribuyeron 8 toneladas de galletas de alta energía a niñas y niños pequeños y a madres embarazadas en las áreas más afectadas del territorio de Dibaya, donde seguimos distribuyendo alimentos.

La protección y la educación infantil siguen siendo un verdadero desafío. Hasta la fecha, 7 millones de niños han sido afectados por el conflicto (según datos de UNICEF) y muchos fueron reclutados por grupos armados locales. Ellos son las principales víctimas de la violencia, de riesgo de lesiones o muerte en combate. Recientemente, los niños desplazados expresan un profundo temor a regresar a casa, sintiendo que no serán aceptados de nuevo en sus familias y comunidades. Unos 150.000 niños en edad de asistir a la escuela primaria no tienen acceso a la educación en la provincia central de Kasai, tras los ataques confirmados en 400 escuelas, de las cuales al menos 260 fueron destruidas.

Los niños y niñas deben volver a la escuela lo antes posible

World Vision está trabajando con una ONG local, Cooperative Reveil de Kananga, para abrir seis Espacios Amigables para Niños. Éstos ofrecerán atención psicosocial a 10.000 niños y niñas desplazados, refugiados y otros niños afectados por el conflicto. El primer Espacio se está construyendo actualmente en Tshilumbu, a 11 km de Kananga. Además, estamos distribuyendo bolsas escolares a 15.124 niños en el norte y centro de Kazumba, como parte de una campaña de vuelta al cole, para alentar a los pequeños a inscribirse en la escuela después de regresar a casa, en coordinación con la División de Educación Provincial, así como con UNICEF y el programa local ACCELERE.

En octubre, hemos comenzado un proyecto educativo junto a UNICEF que se centrará en que 5.000 niños y niñas puedan ir a 15 escuelas en Luiza y Kamonia. Esto incluirá un fondo de rehabilitación para cada escuela, capacitación de instructores sobre resolución positiva de conflictos y estrategias psicosociales para niños, un fondo para pagar matrículas escolares y recuperar la escuela para los menores que no puedan pagar el cambio a escuelas secundarias, y la capacitación de docentes en medidas de protección.

Se estima que 710.000 personas han regresado a casa; en algunas áreas, hasta el 80% de la población. Sin embargo, están volviendo a la nada: sus hogares han sido destruidos, tienen que vivir en refugios improvisados, requieren urgentemente comida, refugio seguro y apoyo psicosocial.

No pueden recuperar sus vidas por ellos mismos. Necesitan ayuda.