Mantener seguros a los niños refugiados durante los monzones

Mantener seguros a los niños refugiados durante los monzones

Los niños refugiados son posiblemente los niños más vulnerables del mundo, lo han perdido todo, están lejos de sus hogares sin posibilidad de tener una vida normal con acecso a sanidad y educación. Pero además, a esto debemos sumar que son especialmente vulnerables a sufrir violencia y abusos como matrimonio infantil, explotación sexual o trabajo infantil. Os contamos algunas de las medidas que llevamos a cabo para prevenir estas situaciones. 

Los niños en el campo de refugiados más grande del mundo en Bangladesh enfrentan menos riesgo de perderse o separarse de sus familias durante la actual temporada de monzones, gracias a las nuevas pulseras identificadoras distribuidas esta semana por World Vision.

Durante los monzones, los niños se pueden perder fácilmente mientras buscan refugio durante las tormentas, rachas de viento, inundaciones, deslizamientos de tierra y los ciclones en el campamento abarrotado y superpoblado de Cox's Bazar, Bangladesh. Para ayudar a prevenir esto, World Vision está distribuyendo brazaletes de identificación a 1,346 niños que asisten a sus nueve Espacios Seguros para niños, lo que los hace fácilmente detectables durante una emergencia.

En cada brazalete impermeable, se registra el número de identificación de World Vision del niño

Gracias a este sistema la información de contacto correspondiente a su familia se puede rastrear rápidamente en nuestra base de datos. Los brazaletes, proporcionados por UNICEF en asociación con World Vision, son parte de una campaña en todo el campamento para proteger a unos 250,000 niños refugiados preadolescentes que no tienen ningún documento de identificación.

"Mantener a los niños seguros es siempre nuestra primera prioridad", dice Jimmy Tuhaise, Director de Respuesta de Crisis de Refugiados de Bangladesh de World Vision. "Este sistema de rastreo nos ayudará a mejorarlo, especialmente durante la temporada del monzón".

Los monzones arrojaron casi 700 mm de lluvia en Cox's Bazar en las últimas dos semanas, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra en los campamentos. Se espera que más de dos metros y medio de lluvia caigan aquí durante junio, julio y agosto durante la temporada pico de los monzones.

Arche, de ocho años, es uno de los 55 niños que recibieron un brazalete esta semana en el espacio para niños de World Vision en Camp 19: "Ahora puedo jugar con mis amigos e ir al mercado", nos explica. "No tengo miedo de perderme. Me siento a salvo."

Taslima, uno de nuestros trabajadores el centro, dice que los niños están orgullosos de usar las pulseras. "Me dijeron que les gustaban las pulseras porque sienten que es como usar un reloj."