Grupo de niñas yendo a la escuela andando, una de ellas va en bicicleta
13 de mayo de 2021

Sentando las bases para la igualdad de género

Cuando la nube de COVID-19 descendió sobre el mundo, mi familia se agachó, se mantuvo cerca y se comprometió a resistir la tormenta. Escuelas cerradas, deportes suspendidos, campamentos de verano cancelados. 1 año después, la tormenta aún no ha pasado y, pero sé que el tiempo de distanciamiento social terminará y que volverán a reunirse con sus compañeros de clase y amigos.

Pero este no es el caso de todos los niños. Para millones de niñas de todo el mundo, la COVID-19 ha puesto fin a su infancia y se han visto empujadas a un matrimonio precoz y forzado. Las evidencias muestran que la pandemia de COVID-19 tendrán como resultado estimado 13 millones de niñas más, forzadas a matrimonios tempranos durante la próxima década. Para cumplir con nuestro compromiso global de acabar con el matrimonio infantil precoz y forzado para 2030, debemos trabajar más rápido.

¿Por qué se obliga a las niñas a casarse antes de tiempo?

Hay cuatro razones principales por las que las niñas se ven obligadas a casarse antes de tiempo:

  • Desigualdad de género y valores patriarcales
  • Tradición
  • Pobreza
  • Pobreza 
  • Inestabilidad, conflictos y crisis humanitarias

A menudo, estas razones se superponen y, en esta época de COVID-19, se entrelazan con los desafíos del cierre de las escuelas, el aumento de los embarazos en la adolescencia, el cierre de mercados y la pérdida de puestos de trabajo.

Niña a contraluz apoyada en una ventana con rejas
Kabita, de 12 años y quiere ser médica algún día. Su padre era conductor de bitaxi antes de la pandemia, peo perdió su trabajo. La familia ha estado luchando para llegar a fin de mes desde entonces.

Bangladesh, por ejemplo, se encuentra entre los diez primeros países del mundo con las tasas más altas de matrimonio infantil. El 51% de las jóvenes en Bangladesh se casaron antes de los 18 años. Las niñas que se casan temprano tienen más probabilidades de dejar la escuela, tener embarazos precoces y de alto riesgo, estar desnutridas, sufrir violencia de pareja íntima y estar socialmente aislada. Aunque la práctica del matrimonio infantil es menos común ahora que en las generaciones anteriores, cumplir con la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de poner fin al matrimonio infantil para 2030 requerirá que el progreso sea 17 veces más rápido que el ritmo actual.

Desafiando las normas sociales

Si bien las actitudes están comenzando a cambiar lentamente hacia una mayor igualdad de género, las voces y la capacidad de acción de los adolescentes continúan restringidas. Las normas sociales impuestas desde hace años disuaden a las niñas de expresar sus opiniones o preferencias cuando se trata de la toma de decisiones o aspiraciones domésticas más allá de la esfera doméstica.

Durante la adolescencia, las restricciones sobre la elección personal y la movilidad se vuelven más estrictas porque los padres tratan de proteger la virginidad de su hija, al tiempo que protegen el honor familiar. Y el fuerte sesgo que viven los hijos en Bangladesh afecta negativamente los recursos invertidos en la nutrición y la educación de las niñas. Esto puede significar que a la hora de las comidas, los niños se sirven primero y más, y las niñas se sirven al final y con lo que queda. También puede significar que se dé prioridad a los niños en la escuela y que las niñas se queden en casa para hacer las tareas del hogar. Estos prejuicios hacen que los padres perciban a sus hijas como una carga económica y la posibilidad de casarlas siendo aún niñas, como un "activo" para negociar.

El auge de los Grupos de Niñas Empoderadas

En 2017, establecimos Grupos de Niñas Empoderadas en el distrito de Thakurgaon, Bangladesh. Estos grupos de poder femenino colocan a las adolescentes en el centro de nuestros esfuerzos para abordar la injusticia de género y promover la igualdad de género en las comunidades participantes.

Tres niñas sentadas en el suelo miran al libro que una de ellas sostiene
La líder de Grupo de Adolescentes Empoderadas dirige una sesión sobre temas de salud sexual y reproductiva.

Los Grupos de Niñas Empoderadas proporciona a las niñas habilidades para la vida y los medios para abordar los riesgos y vulnerabilidades a los que se enfrentan, incluido el matrimonio temprano, el embarazo y la deserción escolar.

Hasta ahora, 16 grupos han estado activos en la región durante los últimos tres años, brindando a 320 niñas un espacio dedicado para aprender y desarrollar sus habilidades de comunicación, confianza en sí mismas y pensamiento crítico.

Cuando comenzó la pandemia, queríamos tener una idea de cómo estos grupos estaban satisfaciendo las necesidades de las niñas: niñas que, cuando golpea la crisis, corren un mayor riesgo de casarse.

Salvar vidas y generar confianza

Encuestamos a las participantes del Grupo de Niñas Empoderadas, a sus padres y líderes del grupo sobre cómo funcionan los grupos y qué les han proporcionado a las niñas durante los últimos tres años.

Lo que encontramos fue increíble . Estos grupos están salvando la vida de las niñas gracias a:

  • Desarrollar su confianza, capital social y conocimiento sobre su salud y derechos sexuales y reproductivos.
  • Incrementar las redes sociales y la movilidad de las niñas.
  • Elevar su estatus y poder de decisión dentro de sus familias y comunidades.

Tanto las niñas como los padres hablaron sobre la importancia que los Grupos de Niñas Empoderadas han tomado durante los últimos tres años. Las hijas se han vuelto más informadas y hablan con confianza por sí mismas y los padres se han vuelto más receptivos a las opiniones y sugerencias de sus hijas. 

Las niñas han cambiado su actitud

Se han impedido practicas discriminatorias que amenazan su salud y sus derechos.

Las niñas que encuestamos han mejorado notablemente la confianza en sí mismas y dicen que se sienten más optimistas sobre ser una niña y sobre su futuro. Además, la unión como grupo ha animado a las niñas a desafiar las normas de género discriminatorias y promover prácticas de salud, nutrición e higiene en sus familias y comunidades.

Un grupo de niñas en forma de pirámide posan de diferentes maneras ante la cámara
Este Grupo de Niñas Empoderadas ha manejado casos de matrimonio infantil, trabajo infantil, trata, alcoholismo, violencia doméstica y muchos otros casos menores.

Los pequeños pasos se convertirán en grandes saltos

Las normas de género nocivas continúan sin ser cuestionadas en 282 aldeas adicionales de la zona. El matrimonio precoz es una práctica común en estos pueblos y sigue amenazando la salud y los derechos de los adolescentes. Todas las niñas de los Grupos de Niñas Empoderadas, los padres y el personal del proyecto con quienes hablamos, recomiendan que ampliemos este modelo a tantas aldeas como sea posible.

kakjfd
Jasmine de 11 años con su abuelo. Jasmine tiene una discapacidad y su abuelo tiene grandes esperanzas de que algún día se convierta en médica.

Las niñas de este estudio nos dijeron que contar con el apoyo de sus padres es fundamental para su éxito. Si bien existe un apoyo amplio, algunos padres aún albergan dudas relacionadas con los derechos de las niñas, la educación y el retraso en el matrimonio. Por ese motivo, el conocimiento y la creencia de los padres en el valor de los grupos, su participación, apoyo y capacidad deben ser alentados e incentivados para la sostenibilidad y el éxito continuos de la estrategia.

Y esto es lo que pretendemos hacer. Los Grupos de Niñas Empoderadas han tenido un éxito tan enorme que World Vision tiene la intención de reproducirlos como una mejor práctica y enfoque en otras áreas en las que trabajamos en todo el mundo. Los pequeños pasos se utilizan en los grandes saltos, y esta es una de las formas en que cumpliremos el Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin al matrimonio infantil para el 2030. Con tu ayuda, podemos hacerlo más rápido.

Más historias